Marxismo de derechas

Foro abierto a simpatizantes y militantes de IU para debatir y opinar sobre la actualidad política y los temas que nos interesan.
Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 11 Jul 2019, 09:29

La educación pública fomenta la integración y la diversidad, pero por experiencia propia, la primaria funciona bien pero la secundaria tiene carencias en ese sentido. Y no, no es culpa del pobre profesor que se curra los temarios y hace lo que puede. Pero bueno, es otro tema...

El caso es ¿Qué propone Peterson? ¿Privatización con cheque escolar o quitar la obligatoriedad educativa? Pregunta seria, pues tengo interés en cual sería su alternativa. Sin segundas.

Zizek es capaz de aplastar el liberalismo de Peterson con su rollo hegeliano. Zizek es un yugoslavo, que se volvió liberal por oposición a la Liga de Comunistas de Yugoslavia, y al final se ha vuelto marxista otra vez. Eso le hace un personaje valioso por si mismo.

Kaneda
Enterrado en el Kremlin
Mensajes: 3353
Registrado: 07 Abr 2007, 21:01
Ubicación: Asturias

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Kaneda » 11 Jul 2019, 12:02

Procedo a abrir hilo sobre Zizek y Peterson aquí:

http://foroiu.com/viewtopic.php?f=20&p=953777#p953777

Sobre Fusaro un artículo publicado en CTXT.es que está bien:
Fusaro como síntoma

Alba Sidera
CTXT

El nuevo fascismo, el que tiene éxito, y por tanto el que debería alarmar, es el que sabe apropiarse de Gramsci y Marx

En Italia tenemos la sensación de que desde fuera nos miran mucho pero nos entienden poco. Nos pasó con Silvio Berlusconi, predecesor de Donald Trump en tantas cosas. Mientras aquí sufríamos sus políticas y, sobre todo, su capacidad para controlar el marco mental colectivo a través del monopolio mediático, su imagen exterior a menudo se reducía a la caricatura de un viejo verde. Y lo es, pero también ha sido quien ha pactado con la mafia y ha embarrado de corrupción todo lo público; quien ha elevado a categoría de orgullo nacional ser menefreghista y furbo –qué me importa la colectividad, lo que cuenta es tener dinero y ser más vivo que los demás–. Y, por supuesto, es el padre de todos los nuevos populistas de derecha y extrema derecha: sin su apadrinamiento, Matteo Salvini no hubiera podido reconvertirse en ultranacionalista italiano y aún estaría atrapado en el micromundo de la Padania –una entidad que tiene de real lo mismo que Tabarnia.

Con el Movimiento 5 Estrellas (M5E) pasó lo mismo. Coincidir en el tiempo con Podemos hizo que erróneamente se les comparase. Tienen poco que ver. “En España, quien más se nos asemeja es Ciudadanos”, dijo un diputado grillino . El M5E es un partido-empresa, y su fundador y propietario, el excéntrico multimillonario Beppe Grillo, lo define como “ni de derechas ni de izquierdas, ni fascista ni antifascista”. Y, lógico, Grillo tendió los brazos a los neofascistas de CasaPound. “He visto su programa y tenemos muchas cosas en común, si quieren unirse al Movimiento los acogeremos con los brazos abiertos”, dijo allá en 2013. A los autodefinidos como “fascistas del tercer milenio” les gustó tanto que, entre una paliza en grupo a un inmigrante y otra, colgaron un banner en su web con la frase. Pero una vez llegaron al poder, tocó mojarse, y la supuesta ambigüedad se desvaneció: los grillini votaban y pactaban con la derecha. Su líder político, Luigi di Maio, quien definió las ONG de salvamento marítimo como “taxistas del mar al servicio de las mafias”, incluso ha elogiado la política económica de Rajoy.

El pacto entre el M5E y la Liga de Salvini (un Frente Nacional a la italiana) era lo más natural del mundo. Pero solo hubo dos personajes que presionaron públicamente para que se llevase a término. Uno era Steve Bannon, que había venido a Italia como asesor de la campaña de Salvini. El otro era un aspirante a Steve Bannon: Diego Fusaro. En realidad, Fusaro podría haber quedado más satisfecho, ya que su propósito era que el partido posfascista Fratelli d’Italia también entrase en el gobierno. “¡Qué bonito sería un gobierno de las tres fuerzas populistas!” dijo. No es, pues, que “algunos salvinistas no están en desacuerdo con sus ideas”, como se decía en la entrevista que se publicó en El Confidencial: es que él mismo apadrinó el Gobierno de Salvini.

Por ello en Italia extrañó mucho la presentación que se hizo de Fusaro, y que indujo evidentemente a un error a la hora de situar al personaje. Aquí se le conoce como “el filósofo de los talk-show”, un chico siempre bien vestido, telegénico, que se toma muy en serio a sí mismo, de voz aguda y actitud pedante, que se pasa día y noche repitiendo su mensaje contra la izquierda y el antifascismo y a favor de la política migratoria del Gobierno en cualquier rincón donde le inviten.

En la entrevista que le realizó el periodista Esteban Hernández, aparte de los típicos juegos de prestidigitación argumental, habla de su proyecto: el “populismo soberanista, socialista, patriótico, antiglobalista e identitario”. ¿Han presenciado alguna vez una reunión de neofascistas en Italia? Pues si lo hacen, oirán exactamente las mismas palabras. De haber asistido al último congreso nacional de CasaPound, además, podrían haberlas escuchado de boca del mismo Fusaro, que fue el ponente estrella y el más aplaudido.

Fusaro, que fue muy precoz (a los 22 ya publicaba), ha ido perfeccionando su discurso reaccionario con los años. A principio de 2014 hizo su primer intento de participar en un acto de CasaPound. Pero, listo como es, lo canceló asegurando, hiperbólico y fantasioso como de costumbre, ¡que la izquierda lo había amenazado de muerte si iba! Ahí inició su relato victimista. “Yo estoy convencido de que hay que dialogar con los fascistas”, dijo entonces en otro acto. “Los que no quieren dialogar con los fascistas son los que van de antifascistas cuando en realidad no hay fascistas [justo tras hablar de ellos] para disimular que no son anticapitalistas”. Es su mantra.

Actualmente Fusaro mantiene una rúbrica muy apreciada por los neofascistas en el demencial periódico orgánico de CasaPound, Il Primato Nazionale, un panfleto lleno de fake news e insultos contra inmigrantes, personas gitanas, feministas y colectivos antifascistas, donde es fácil encontrar citas y elogios a Mussolini. Un artículo del 25 de abril firmado por la redacción se titula: “Mussolini y el puente tendido a los socialistas contra el capital”. Explica que los socialistas antifascistas no supieron apreciar el gesto del generoso Duce de unirse a la lucha contra el capital. Este es su relato: quieren seducir a la izquierda. Como hicieron Mussolini y Hitler.

Pero la izquierda no aprende. Considerar que en la extrema derecha y en el neofascismo no hay cabezas pensantes es un grave error. Las hay, y saben detectar los puntos débiles de sus adversarios. Que la izquierda europea que ha gobernado se ha sometido a los mercados y que poco se diferencia ya de la derecha moderada conservadora o liberal es un hecho. Como lo es que la izquierda se ha apoltronado, alejándose de las calles y dejando campo abierto a que estos espacios los ocupara la extrema derecha.

Las periferias italianas están llenas de militantes de CasaPound que hacen voluntariado, recogen alimentos solo para italianos, abanderan el ecologismo y el civismo y limpian los parques, aprovechando para criminalizar la drogodependencia y montar comités para echar de los barrios a inmigrantes, refugiados o personas de etnia gitana. Son neofascistas que de noche amenazan y agreden a colectivos vulnerables mientras de día intentan ir de enrollados. En sus sedes tienen un busto de Mussolini al lado de un póster del Che Guevara. Reivindican a Gramsci y a Pasolini. El nuevo fascismo, el que tiene éxito, y por tanto el que debería alarmar, es este. El que, como viene haciendo desde hace cuarenta años la extrema derecha, sabe apropiarse de Gramsci y Marx. El que consigue confundir a la izquierda, hacerla dudar de sí misma.

La extrema derecha en Europa tiene hoy por hoy dos grandes objetivos. Ambos se encuentran en el eje del discurso de Fusaro. Uno es contraponer los derechos sociales a los civiles: si los trabajadores sufren malas condiciones laborales es porque la izquierda solo se ocupa de los derechos de las mujeres y la comunidad LGTBI. El siguiente paso es suprimir estos derechos. El segundo objetivo es contraponer los últimos (inmigrantes) a los penúltimos (clase trabajadora). “Vienen a robarnos el trabajo” y “la inmigración es un complot de las élites para sustituir a los europeos blancos y cristianos por africanos musulmanes”. ¿Pero defienden los intereses de los trabajadores cuando tienen el poder? En Italia se ha demostrado que no. Por cierto, a quienes orbitan alrededor de la extrema derecha no les oirán hablar nunca de sindicatos, de trabajadores autoorganizados. Di Maio y Salvini coinciden en que “los sindicatos son un obstáculo y no defienden a los trabajadores”.

El tratamiento que ha recibido en España ha sorprendido al propio Fusaro, que ni de lejos ha vivido algo parecido en Italia ni en ningún otro país. Él mismo publicó un vídeo en YouTube para hablar del éxito que había tenido la entrevista, dar las gracias al “valiente periodista” y pavonearse de que Alberto Garzón lo hubiese tenido en cuenta. Y se lamentaba, en el tono victimista habitual, de que la “izquierda fucsia arcoiris” le tilde de fascista. “¿Cómo pueden?”, se preguntaba. “¿No ven que hago referencias a Gramsci, al Che Guevara (patria o muerte), Pasolini y a la democracia socialista?”, decía, sin ningún pudor.

La reacción de la izquierda española ante Fusaro ha sido muy sintomática. El diagnóstico es confusión aguda y bajísima autoestima. Si la extrema derecha te adelanta, copiarla es siempre un mal negocio. Lo hizo la izquierda en Italia, se la comieron con doble ración de patriotismo y ¡fuera buenismo! Porque, como enseñó el maestro Berlusconi, cuando compras su marco mental es que ya te han vencido. ¿Y si en vez de eso la izquierda volviese a hacer de izquierda, sin complejos?

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 11 Jul 2019, 12:27

El artículo tiene puntos positivos y alguno que no comparto.

Eso de que la derecha triunfa porque la izquierda no se preocupa de temas materiales... Es una parte, pero no es ni de lejos el todo. La izquierda, IU en concreto, se ha sumado al posmodernismo de barbijaputa o Irantzu Varela en el caso de EH Bildu. Y eso no ayuda en nada. Apoyar a personajes que dicen odiar al varón, que banalizan sus problemas cuando no lo desprecian, que dicen que el hombre vive en una "jaula de oro" y otros discursos que pasan al irracionalismo -el porno crea manadas o "las niñas no se pueden enamorar del malote de la clase" y otras absurdeces de lo personal es político.- pues es normal que el trabajador -no solo el industrial, también el teleoperador- no se implique de todo en el tema.

Otra cosa distinta es que todo sea culpa de Podemos e IU. Aquí hay un sistema burgués que lanza campañas de desinformación sobre la izquierda, aunque sea reformista. Y no lo digo por las notas de El Confidencial o El Independiente sobre errejonistas, sino por algo mucho más amplio ¡Es irrealizable! ¡La Unión Soviética! ¡Madrid Central colapsa la ciudad! -que por cierto, soy partidario de Madrid Central pero los argumentos errejonistas para defenderlos en plan "vamos a morir todos" son muy muy flojitos" ¡Eso lo han hecho en Grecia y Tsipras la ha llevado a la ruina! -?-.

Claro, hemos pecado, pero el ser humano es pecador. Tenemos que redimirnos, pero de lo que corresponde. IU y Podemos no tienen la culpa de Vox, o al menos no son los mayores culpables ni de lejos. Pero asumir tesis de muchos de sus militantes que escapan al más elemental sentido común ¿En que sentido ayuda campañas para debatir sobre la apropiación cultural de Rosalía o casos de denuncias falsas como el de Juana Rivas -esto es ya contraproducente directamente-?

Pero en cualquier caso Fusaro es un flipado que piensa que Salvini es más peligroso para el capital que el programa de Syriza o IU original antes de los roces con la UE, lo cual es absurdo.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 11 Jul 2019, 12:38

Por otro lado, el discurso de "necesitamos inmigrantes para pagarnos las pensiones y recoger fresas porque nosotros no queremos" es profundamente racista. Es antirracista, por ejemplo, acoger a los ahogados del mediterráneo y a los refugiados, ofrecer alternativas laborales igualitarias a quienes lo necesiten y no tengan alternativa. Es racista "no queremos trabajar en está mierda, que vengan los negros ¡Quiero una jubilación de oro!"

Luego, viene mucha población preparada para vivir el sueño europeo. No suelen ser los más pobres. Que la mano de obra no cualificada se quede en su país mientras la cualificada viene a recoger fresas... Le veo lagunas en tanto a su antirracismo.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 12 Jul 2019, 10:08

https://ctxt.es/es/20190710/Firmas/2718 ... dueles.htm

Sin compartir la crítica de Rendueles al "antifeminismo" creo que este artículo es interesante.

El habla de, en este orden, patriotismo, familia, trabajo, ruralidad y seguridad.

Sobre el primer punto: El patriotismo puede y debe de ser compatible con la solidaridad internacional. Nosotros somos el pueblo español y quedemos decidir sobre nuestra nación, que es un constructo social, pero uno objetivo y no subjetivo. No somos sociopatas. Y eso no quiere decir que no recojamos a quien lo necesite o no seamos solidarios con otros pueblos, a diferencia de Salvini o Le Pen. Por ejemplo: Cuba y la Venezuela de Chávez.

Sobre el segundo punto: La familia es bien. España es un país familiar y debe beber de esa tradición que es buena, solidaria y sacrificada. Lo que tenemos que hacer es reivindicar la familia para todo el mundo. Ni discursos carcas de familia tradicional ni discursos antinatalistas y promulgar una cultura soltera hedonista -con tolerancia y todo el respeto a quien decida llevar está vida, pero sin promoverla activamente como hacen algunos medios de comunicación de izquierda-.

Sobre el tercer punto: Somos un país con paro estructural. Hay que generar empleo. El trabajo garantizado no me parece mal en ese sentido. Y comparto la crítica respecto a la izquierda frente a los autónomos. La derecha miente cuando dice que los autónomos son emprendedores que levantan la economía, por eso mismo la clase asalariada y la mayoría de los autónomos comparten escasez material. Hay que estrechar una alianza. Pero el agravio, a diferencia de Rendueles, me parece algo a explotar. No contra los inmigrantes, sino contra la UE y el sistema económico de la troika.

Sobre el cuarto punto: La izquierda tiene problemas en lo rural. No tengo problemas en decir que no conozco las problemáticas concretas en este ámbito. Pero la izquierda debería, por ejemplo, haber hecho una campaña mucho más ruidosa contra el libre comercio con Sudáfrica o Mercosur, y no limitarse al TTIP, diciendo que no necesitamos naranjas o vacuno extranjero por nuestra buena tierra para el cultivo y nuestra industría ganadera. Se podrían haber enlazado ambas ideas. Además de servicios públicos y proximidad, pero eso ya se defiende -otra cosa es que llegue el discurso-.

Y sobre la seguridad: Pienso que no hay graves problemas, pero tampoco hay que negar el fenómeno de los narcopisos o que hay una sensación de inseguridad muy grave en grandes ciudades. Barcelona es el gran ejemplo y Ada Colau no ha asumido el debate. Ada Colau niega el problema y punto y eso no es bueno, aun sabiendo que hay intereses que lo sobre dimensionan. Hay que poner una solución a fenómenos de este tipo, por minoritarios que sean. Porque si la población los siente como tales en Barcelona, aun exagerados, está claro que algo de fondo hay.

Kaneda
Enterrado en el Kremlin
Mensajes: 3353
Registrado: 07 Abr 2007, 21:01
Ubicación: Asturias

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Kaneda » 12 Jul 2019, 12:51

A mí me genera muchas dudas éticas todas las posturas que no sean "apertura total de fronteras".

Comprendo que la libre circulación de personas por el mundo pueda no ser económica o políticamente viable, pero creo que es muy difícil oponerse a ello desde el punto de vista ético.

¿Cuál es la justificación ética de que no pueda un señor nacido en Nigeria fijar su residencia en Oviedo? No sé...no la veo, todo me acaba llevando a un "oiga es que si el nigeriano se instala en Oviedo va a parasitar nuestras rentas porque necesitará ayuda": ah, espera, que nuestros alegatos a favor de "la redistribución de la riqueza" no funcionan si el nigeriano se planta a vivir en Oviedo...no sé, no sé...

(Además yo que no defiendo que haya un derecho de la peña a poder limitar aún más los derechos de movimiento sobre determinado territorio -véase que me opongo a la independencia de Cataluña entre otros motivos por ese: por la lesividad de levantar una nueva frontera...-; no sé, sería una contradicción muy grande oponerme a que el nigeriano se instale en Oviedo si le da la gana).

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 12 Jul 2019, 13:21

Éticamente no hay pegas, claro. El problema es que el capital no funciona con ética y las fronteras abiertas las utilizaría en su beneficio -Mano de obra baratica para reducir sueldos patrios-. Como obviamente, también lo haría con las cerradas.

No hay buena salida en el sistema del capital. Y ese es el tema.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 18 Ago 2019, 14:33

https://elestado.net/diego-fusaro-izqui ... -arcoiris/

El Estado, medio que aquí conocemos, entrevista a Fusaro. Y este propone a Bolivia como modelo plurinacional para España. Bolivia no es un estado federal, sino unitario y centralizado, pero que reconoce distintas personalidades nacionales de carácter indígena.

El problema que me planteo al leer esto es que Bolivia es un caso de estado de mucha población indígena. Yo creo que España es plurinacional, pero no del mismo modo que Bolivia. Los catalanes no son indígenas ni los charnegos descendientes de una colonia. Además habría que contar con la población inmigrante, nacionalizada o no, y su identidad. Pero tal vez algo se podría aprender del modelo boliviano, aunque lo veo un caso distinto.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 18 Ago 2019, 19:06

Ivan el Rojo escribió:Uh... ¿la Consitutción Boliviana reconoce el derecho de las comunidades indígenas a independizarse del Estado Boliviano? Porque en Bolivia lo que se reconoce a los indígenas es la capacidad de ejercer su derecho a la autodeterminación mediante la constitución de autonomías. Es decir exactamente lo mismo que ya tenemos en España. Pero no he leído en ningún sitio que se reconozca a los indígenas la capacidad de ejercer ese derecho para independizarse del Estado Boliviano.
La diferencia existe en que la autonomía de los indígenas no es territorial, sino étnica. Es una diferencia relevante. Por eso me asalta la duda ¿Reconocer a los catalanes como miembros de una nacionalidad y/o etnia sin territorio catalán permitiendo a un charnego ser español y no catalán aun viviendo en L'Hospitalet? ¿O a un catalán residente en Castilla?

Pero creo que se refiere a aceptar regionalismo y a su vez ser patriota y punto. Pero eso más o menos, salvo Cataluña y Euskadi, más o menos se asume.
En España solo tenemos tres salídas a la situación actual:
1- Reconocer a los partidos nacionalistas el derecho a independizarse, el cual ejercerían poniendo fin al Estado Español tal y como lo conocemos.
2- Decir que hasta aquí hemos llegado y que no hay mas ni lo habrá.
3- La solución italiana, que es que los partidos nacionalistas pasen a controlar la política estatal y por tanto ya no les interese independizarse.
La 3 es la más factible, se quiera o no.

Kaneda
Enterrado en el Kremlin
Mensajes: 3353
Registrado: 07 Abr 2007, 21:01
Ubicación: Asturias

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Kaneda » 06 Sep 2019, 15:10

Fusaro sobre la polémica en España por la entrevista en El Confidencial (respuesta publicada en "El Viejo Topo"):
Me gustaría responder rápidamente a dos de los ataques que recibí tras mi entrevista en “El Confidencial” . Dos ataques que me han impresionado por su hostilidad casi personal.


El primero proviene de una independentista catalana que responde al nombre de Alba Sidera Gallart, la cual ha escrito un artículo donde esencialmente, en tono venenoso y, obviamente, sin examinar ninguna de las tesis que defiendo en mis libros y en la entrevista misma, se echa a gritar sin ningún comportamiento argumentativo diciendo que soy un fascista y que soy el caballo de Troya de la extrema derecha; obviamente, es el clásico quod erat demonstrandum, la forma clásica de demonizar al interlocutor para no tener que enfrentarlo. Se difama como fascista y, puesto que con los fascistas no se discute, se evita tener en cuenta la tesis o las tesis que nuestro interlocutor defiende. Una táctica tan antigua como el mundo, que sirve esencialmente para proscribir en lugar de refutar; esta es la prueba de la pobreza del debate de ciertas izquierdas fucsias que, además de haber traicionado a Marx y Gramsci, también han traicionado a Sócrates y al diálogo filosófico, prefiriendo el equivalente de la porra de los fascistas que hoy es la difamación, la demonización y el silenciamiento. Obviamente, a la señora en cuestión –que defiende la independencia catalana y, por lo tanto, ella también lleva adelante una forma de soberanismo identitario contra la globalización y contra el Estado nacional español, en este caso– ni siquiera se le ocurre comprender que sus mismas tesis podrían ser atacadas de la misma forma que las mías. Es decir, por llevar a cabo un discurso de identidad cultural y de soberanía contra la desoberanización globalista y contra los poderes representados en este caso por el Estado español. Básicamente, si los demás defienden la identidad no es bueno, mientras que si la defendemos nosotros está bien hecho. De modo que ella puede defender tranquilamente la identidad catalana y difamar a todos los demás pueblos que defienden la suya. Naturalmente, la hostilidad del artículo requeriría que interviniéramos con la misma hostilidad, pero nos saldríamos fuera de toda conversación filosófica, en la que ya no estamos, y nos asentaríamos en el puro insulto y en el grito. Puesto que no estamos interesados en este aspecto, nos limitamos a señalar lo que ya hemos dicho: que no somos fascistas, no somos de extrema derecha, simplemente no estamos alineados con las izquierdas fucsias que se creen las únicas que tienen el derecho de hablar y difamar como fascista a todo lo que no está dentro de su plano sub-cultural. De modo que, para ellas, también Gramsci y Marx serían esencialmente fascistas. Certificamos que naturalmente no somos ni fascistas ni de derechas, somos simplemente discípulos críticos de Marx y de Gramsci y seguimos llevando adelante su discurso. El problema es que el discurso de Marx y Gramsci es exactamente lo que combaten las izquierdas aliadas del capital cosmopolita y de la internacionalización bancaria y financiera; de las que las izquierdas fucsias son las muletas.


En cuanto al otro crítico, que se llama Steven Forti y es de origen italiano, él también ha intervenido en varias ocasiones con un tono polémico, obviamente sin siquiera examinar ninguna de las tesis que yo defiendo. Este último repitió en varios artículos, como la polemista anterior, que soy fascista y de extrema derecha, que apoyo al gobierno de Salvini, que estoy totalmente alineado con la derecha porque me refiero constantemente a la soberanía nacional. Pues bien, quiero aclarar que no estoy en absoluto alineado con el gobierno de Salvini, del que critico, por ejemplo, el uso de Margaret Thatcher como referente, que yo considero como el enemigo número uno de las clases trabajadoras. Por ejemplo, del gobierno de Salvini critico duramente la política exterior: una política exterior que apoya a Bolsonaro en Brasil. Bolsonaro no es un soberanista populista, sino un títere, un Siervo de Washington ultraliberal. Fusaro critica a Salvini y a la política exterior salviniana también por el apoyo que le da a Israel: un Estado canalla desde el punto de vista de Fusaro, un Estado imperialista aliado de la monarquía del dólar, y luego, por supuesto, Fusaro critica incondicionalmente la política exterior de Salvini sobre el caso de Venezuela. Salvini apoyó a Guaidó, el golpe de estado organizado en Washington; Fusaro, en cambio, apoya totalmente primero a Chávez y luego a Maduro como experiencias de un patriotismo socialista antiglobalista y antiatlantista, por lo que, desde este punto de vista, estoy absolutamente en contra de la política exterior de la Liga. Si bien reconozco que, peor que el gobierno ‘amarillo-verde’ (el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga) populista y soberanista, solo hay todo lo demás, principalmente las izquierdas fucsias que son las principales aliadas de la Unión Europea, del capital atlantista, y así sucesivamente. Además, quiero señalar al señor Steven Forti, que dice que soy fascista porque recupero la soberanía nacional, le quiero decir socráticamente lo siguiente: estimado señor Forti, ¿qué Estado, qué experiencia de comunismo en el siglo veinte se ha dado fuera del Estado soberano nacional? ¿Acaso no fue el Chile de Allende un Estado soberano nacional? ¿Acaso no fue también la Unión Soviética una forma de ‘socialismo en un solo país’, como se le llamó? ¿Las democracias socialistas escandinavas no se realizaron en el marco de los Estados soberanos nacionales? Y el lema de Fidel Castro y Che Guevara ‘patria o muerte’ en Cuba ¿acaso no fue el emblema no del fascismo, sino de un socialismo patriótico con una identidad y una base antiglobalista? El mismo Evo Morales en Bolivia, con el programa de las nacionalizaciones, ¿acaso no es una experiencia gloriosa de socialismo patriótico? Obviamente, el señor Forti no contestará porque prefiere gritar como hacen los niños miedosos en la oscuridad, prefiere tacharme de fascista en lugar de analizar mis tesis. Pero, al fin y al cabo, los elementos que he mencionado aquí son la prueba de lo que he venido defendiendo durante algún tiempo, es decir –para permanecer en el ámbito español– como dice Don Quijote: si nos ladran, Sancho, es porque cabalgamos. Y estas reacciones descompuestas de las izquierdas fucsias son la prueba de lo que, en resumidas cuentas, ya sabíamos desde hace tiempo: ‘el mensaje es inadmisible cuando el destinatario es irreformable’. Y, aún más, no puede haber cabida para la reflexión crítica en cierta izquierda que no quiere discutir estas tesis, porque si las discutiera debería cuestionar o, como diría Husserl, hacer ‘epoché’ sobre sí misma y criticar todo lo que ha sido en los últimos 30 años. Porque, seamos sinceros, en los últimos 30 años toda victoria de las izquierdas ha sido una derrota de las clases trabajadoras. Las rotundas derrotas de la clase obrera ocurrieron cuando en Italia estaba D’Alema, cuando en Francia estaba Mitterrand con sus políticas de austeridad, cuando en Inglaterra estaba Tony Blair. Por lo tanto, como pueden ver, hay algo equivocado en el paradigma de la izquierda. Mi tesis es que el paradigma de la izquierda es ahora, de hecho, un paradigma totalmente inclinado hacia el cosmopolitismo liberal, que ha abandonado la causa de los derechos sociales –los derechos de la comunidad y del trabajo– para adherirse a los derechos civiles, como se les llama, que son, en realidad, los caprichos individualistas de consumo de las clases dominantes, que quieren todos los derechos que pueden comprarse concretamente. En resumidas cuentas, estamos ante una especie de aplanamiento integral del ‘citoyen’ sobre el ‘bourgeois’, como diría Marx, es decir, del ciudadano sobre la figura del consumidor, como diríamos hoy más correctamente. Por lo tanto, las izquierdas terminan siendo el brazo cultural y político de la derecha financiera liberal.


Quiero agradecer a Manolo Monereo, uno de los comunistas históricos españoles, por el interés que ha demostrado defendiendo mis tesis, esta es la prueba de que el verdadero comunismo, el de Marx y Gramsci y de quienes los siguen fielmente, no puede dejar de aprobar una posición centrada en los derechos sociales y en la soberanía nacional como base del bienestar y de la defensa del trabajo contra los mecanismos diabólicos del capital cosmopolita. También agradezco a Pablo Iglesias de Podemos por haber abordado estos temas varias veces. Por último, le doy las gracias a Daniel Bernabé, quien ha escrito un hermoso libro sobre los derechos civiles como camuflaje de los izquierdistas que han renunciado a los derechos sociales, sobre cómo se fragmenta a la clase trabajadora. Un libro muy bonito publicado por la editorial Akal que he leído y me ha impresionado mucho por la lucidez de su análisis.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 06 Sep 2019, 23:22

Iván, estoy bastante de acuerdo contigo, suscribo al 100% lo de Salvini, pero te voy a añadir algún maticillo.
Ivan el Rojo escribió: En toda la refutación de Fusaro, todo el rato veo una única idea fuerza: Que EEUU es el Mal y todo lo que sea alinearse contra él es positivo. Es decir, sigue anclado en el paradigma de la Guerra Fría, como si China, Rusia o Irán fueran mejores para las clases populares que EEUU, cuando en realidad es al revés.
A mí Irán me repele porque es una teocracia infame y Rusia me parece que tiene una buena fama no asociable a la realidad. Por cierto, Rusia Unida que es el partido de Putin está bajando mucho en las encuestas y ha perdido algún Oblast con los comunistas y los liberal-demócratas -extrema-derecha-. Pero en China la desigualdad ha bajado y los sueldos han subido y los derechos laborales, lejos de canones europeos, ha mejorado. Son peligrosos, pero más que por sus derechos laborales o civiles -donde dentro de lo que cabe, ganan a la URSS- porque son muy nacionalistas. El Chinese First es que riéte tú del American First. Ya deslocalizan empresas en Etiopía como hacían con China. Destruirían Europa si pudieran, aunque más sutilmente que los americanos... No son mucho de bombas y su pragmatismo, típico del pensamiento asiático oriental, es brutal.

2) Su crítica al "cosmopolistismo liberal" es una falacia intelectual. No existe ninguna contradicción entre defender los derechos civiles y defender los derechos sociales. Si algo nos debería haber enseñado el "Socialismo Real" del Siglo XX, es que eso de sentir alergia por las libertades políticas y pasarse por el forro las libertades individuales solo conduce a un callejón sin salida. Que a la defensa de los derechos civiles se le haya ido la olla y haya degenerado en la defensa del infantilismo y la inmadurez mas absoluta, no significa que haya que abandonar la defensa de los derechos civiles. Al revés, es mas necesario que nunca recuperar la defensa de los derechos civiles desde una perspectiva racional.
Es cierto lo que dices. La respuesta al feminismo y multiculturalismo más alocado es la modernidad. No es lo más efectista a corto plazo pero lo único efectivo a largo. De la URSS se culpa a Gorbachov, pero la cleptocracia corrompida de Brezhnev y su cuadrilla -a veces más esa cuadrilla que el propio Brezhnev- fue lo que condeno al régimen. Gorbachov fue torpe, pero que unos mínimos mecanismos de participación real estallara el sistema por los aires decía mucho del sistema. Pero no sé si Fusaro se refiere tanto a eso. No he leído su artículo último, pero siempre me pareció que se refería más a las alocadas cosas que mencionas que otra cosa. No creo que Fusaro proponga una dictadura.
3) Que alguien defienda la "soberania nacional" no le convierte en alguien necesariamente mejor para las clases trabajadoras. Franco empezó siendo un defensor de la "soberanía nacional", y cuando la quiebra económica del Régimen le obligó a salir de la autarquía y convertirse en un títere de EEUU, las cosas empezaron a ir mejor para todos los españoles. Supongo que para Fusaro, el Franco de la Autarquía era preferible al Franco de los Tecnócratas del Opus que dejó a EEUU llenar España de bases militares a cambio de dinero para reactivar la economía y que los españoles pudieran volver a hacer tres comidas al día.
Cierto. Y es que el argumento más sólido para la independencia nacional es la dignidad, que no un gobierno elegido por otros ciudadanos decida por ti. No, ni la independencia nacional hace tus decisiones mejores ni las hace más oportunas para el pueblo "independiente" ni un gobierno nacional es por definición social. Sudáfrica tiene independencia nacional y acabaron con el Apartheid, pero sigue hecha un desastre económico, político y social. Y Bolivia en cambio, va bien economicamente y prospera bastante.

Kaneda
Enterrado en el Kremlin
Mensajes: 3353
Registrado: 07 Abr 2007, 21:01
Ubicación: Asturias

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Kaneda » 07 Sep 2019, 00:18

Ivan el Rojo escribió: No existe ninguna contradicción entre defender los derechos civiles y defender los derechos sociales. Si algo nos debería haber enseñado el "Socialismo Real" del Siglo XX, es que eso de sentir alergia por las libertades políticas y pasarse por el forro las libertades individuales solo conduce a un callejón sin salida. Que a la defensa de los derechos civiles se le haya ido la olla y haya degenerado en la defensa del infantilismo y la inmadurez mas absoluta, no significa que haya que abandonar la defensa de los derechos civiles. Al revés, es mas necesario que nunca recuperar la defensa de los derechos civiles desde una perspectiva racional.
De acuerdísimo. A mayores tal y como concibo el universo de "los derechos", sería deseable que los llamados "derechos sociales" cristalizasen en "derechos civiles": que llegue el día en que tengamos derecho al trabajo por el mero hecho de ser ciudadanos, que llegue el día en que todas esas cosas que hemos conquistado con huelgas y barricadas a las cuales llamamos "derechos sociales" queden grabadas en piedra en las instituciones del Estado y en las normas internacionales. Que "derecho a trabajar" sea tan universal y esté tan garantizado como el "derecho civil" a comprar y vender mercancías o a contratar servicios.
Ivan el Rojo escribió:la defensa de los derechos colectivos empieza por el reconocimiento de la libertad individual. Solo como individuos libres e iguales podemos asociarnos y defender los derechos de la comunidad. Lo contrario es despotismo ilustrado, que fracasó en el siglo XVIII y volvió a fracasar en el siglo XX.
Tan de acuerdo que me gustaría suscribirme a tu boletín de noticias. ¿No estarás por casualidad a favor también de cargarnos el "dinero fiat" y volver al patrón oro? Porque en ese caso incluso te pagaría una cuota.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 07 Sep 2019, 10:53

El Banco Central Europeo y el euro con un patrón oro suena de puta madre... Pero el BCE es una panda de... De que nunca podrían hacer nada que no gustase a Alemania. Y el patrón oro no le gustaría a Alemania, le quitaría mucho poder del BCE que tiene con el dinero fiat.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 08 Sep 2019, 09:57

Esto va a parecer un OT porque no tiene nada que ver con fusaradas... Pero parece que el derechista Felipe se ha reconciliado con el marxismo

https://elpais.com/elpais/2019/09/06/id ... QY22SEeV18

Hay que ser marxistas antes que socialistas.

Menchevique
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 4008
Registrado: 04 Oct 2014, 21:06

Re: Marxismo de derechas

Mensaje por Menchevique » 08 Sep 2019, 12:21

Ivan el Rojo escribió:Isidoro haciendo su postureo habitual, con profecías apocalípticas de a euro el kilo y lugares comunes ya trillados hasta la extenuación. Nada nuevo ni interesante.

La única gracia está en que hable de que se están "rompiendo las reglas" el único presidente democrático de España bajo cuyo gobierno se practicó el terrorismo de Estado. Pero claro, cuando el Partido Demócrata USA o la Socialdemocracia europea rompe las normas, entonces no hay problema, claro.

Yo es que creo que son cosas que le ha leído a otra gente más inteligente que él. Porque algo de razón sí que tiene, lo que pasa es que son cosas que yo he leído antes, mejor detalladas y más propositivas. Felipe es un listo, pero no un genio. Pero para su suerte Aznar, ZP y Sánchez no llegan ni a listo :mrgreen: Casi me parece que el más listo acabará siendo Rajoy, después de Felipe.

Lo del terrorismo de estado es genial porque por si solo desenmascará todos los argumentos de Podemos contra las cloacas y un gobierno progresista que les haga frente. El PP tiene algo de cloacas, claro -policía patriótica- pero nada que ver con IsidoroX.

Responder