Santiago Carrillo

El título lo dice todo.
Avatar de Usuario
ReVoluCioN!
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 2416
Registrado: 23 Mar 2005, 03:30

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor ReVoluCioN! » 19 Sep 2012, 15:09

"Ha sido una figura de la que muchos hemos aprendido en nuestros principios políticos", asegura Cayo Lara, acompañado de todos lis diputados de Izquierda Plural y del secretario general del PC, José Luis Centella
El que es revolucionario puede vivir donde quiera.
Cuando yo caiga, que empuñe otro mi arma y mi coraje y que no se olvide de vengarme también
La esclavitud no fue abolida, sólo se puso en nómina.

Avatar de Usuario
Ivan el Rojo
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 10452
Registrado: 19 Ago 2007, 04:38

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Ivan el Rojo » 19 Sep 2012, 16:59

ReVoluCioN! escribió:"Ha sido una figura de la que muchos hemos aprendido en nuestros principios políticos", asegura Cayo Lara, acompañado de todos lis diputados de Izquierda Plural y del secretario general del PC, José Luis Centella


Si, ese es el principal problema del PCE y de IU. Que la (in)cultura política institucionalizada durante la larga dirección de Santiago Carrillo, sigue estando muy vigente.
La violencia no es la respuesta; es la pregunta. La respuesta es SI.
Siempre, detrás de un extremista, se esconde un oportunista. (V.I. Lenin)
¡Cuantos errores cometió la URSS, pero cuanto la echo de menos! (Eric Hobsbawm)

Avatar de Usuario
Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3514
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Patrick Florent » 19 Sep 2012, 18:04

javi_komu escribió:
No tengo nada que lamentar, no me apena el fallecimiento de Carrillo, lo siento por su familia pero nada más, fue un traidor a las ideas comunistas, impulsó el revisionismo más asqueroso que asoló el PCE, fue uno de los principales impulsores del modelo capitalista que actualmente padecemos en España tras las transición y de paso liquidó al histórico PCE, lo siento por quien sienta su pérdida siendo comunista, lo siento porque no conoce la historia de nuestro partido y de la lucha obrera en España.

Enrique Líster


Espero que el compañero estaba de coña con esto...

Existe la tentación - yo la tengo - de hacer una revisión crítica de Carrillo, tanto de su papel frente al PCE desde 1960 a 1982 (e incluso antes), como de su evolución posterior. Pero dado que, como comunista, lo último que quiero ser es mezquino, y tomando en cuenta que muchos camaradas del PCE, sobre todo entre los veteranos - serán capaces de mostrarse mil veces más leales al ex secretario general del partido de lo que él mismo ha sido hacia el partido y su militancia, creo que por ahora es mejor permanecer callado, más aún cuando lo primero que hará la derechona cavernícola es sacar algún "especial" sobre Paracuello y el carácter "criminal" del comunismo. Otros, entre los más oportunistas del campo burgués, se acordarán mejor del Carrillo "artífice de la reconciliación entre los españoles", de la "transición democrática" y esas cosas. En todo caso, la ropa sucia se lava en casa y por mi parte, que se le ponga la Bandera Roja del Partido encima del féretro antes de su incineración, se tuvo tiempo para ser críticos antes, y se tendrá después...

"El capitalismo puede llegar a destruir a la especie humana."
Santiago Carrillo (1915-2012)

Saludos comunistas
PV
Última edición por Patrick Florent el 19 Sep 2012, 21:41, editado 2 veces en total.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

nunglo
Currando en trabajos basura
Mensajes: 298
Registrado: 01 Sep 2011, 01:26
Ubicación: Ancha es Castilla (y León)

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor nunglo » 19 Sep 2012, 18:32

Como ha dicho más de uno, le tengo más respeto que afecto. Una figura con sus luces y sus sombras. Más de lo segundo que de lo primero, sobre todo desde el 78. Pero en fin, a ver que hubiésemos hecho en esas circunstancias, que a toro pasado se ve muy claro todo.
He leído que se le expulsó del PCE, eso es falso. Se fue él del partido, cuando le echaron del comité central por torpedear a la dirección.
"Recordad que la vida es verde y la teoría gris" - Lenin

Avatar de Usuario
Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3514
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Patrick Florent » 19 Sep 2012, 21:55

Aunque yo haya dicho que prefiero no pronunciarme por ahora, otros lo hacen, y con razón, de una manera que también comparto:

Santiago Carrillo. La muerte y la memoria.
Alberto Arregui, Miembro de la Presidencia Ejecutiva Federal de IU

Debo reconocer que sólo una vez en mi vida he celebrado la muerte de una persona; la del dictador. En general los individuos desempeñan un papel limitado en la historia y uno de los méritos del materialismo histórico es comprender que, salvo excepciones, son los procesos históricos quienes crean a los personajes y no al revés. Personalizar conduce a errores, sin embargo muchos personajes históricos son el símbolo de una época, o de una política.

Tampoco comparto la extendida costumbre de celebrar las supuestas virtudes de los recién fallecidos, por el mero hecho de que acaban de morir. Este parece ser el caso de Santiago Carrillo, hoy cubierto de alabanzas mientras busca a Caronte, con un cigarro en la boca en lugar del óbolo. No es difícil adivinar que tras esos panegíricos, lo que se está ensalzando es la política de Carrillo, de la dirección del PCE, y la del PSOE por tanto, en los años 70.

No participo del coro, más bien voy a desafinar: yo vinculo a Carrillo con el lado más oscuro y más nefasto de la historia de la izquierda en el Estado español. Es cierto que no todo es mérito suyo, sería un error garrafal utilizarlo de pim-pam-pum arrogándole la responsabilidad de lo que fueron decisiones compartidas por la mayoría aplastante de la dirección del Partido Comunista de España en la llamada Transición Democrática.

Don Santiago colaboró, con otros muchos, a descafeinar en todo lo posible las huellas del marxismo en el movimiento comunista. Su libro “Eurocomunismo y Estado” (*) es un compendio de la conversión del viejo partido vinculado al mal llamado “socialismo real” en partido socialdemócrata. Deudor de Bernstein, sustituye la lucha de clases por el adoctrinamiento, y el concepto marxista del Estado por el demócrata burgués. “El camino, dentro aún de esta sociedad, antes incluso de llegar al gobierno las fuerzas socialistas, es una acción enérgica e inteligente por la democratización del aparato del Estado. El punto de partida para ésta, reside precisamente en lograr que la ideología burguesa pierda la hegemonía sobre los aparatos ideológicos” (Eurocomunismo y Estado, pg. 67).

Su triunfo fue que, aunque abandonó el PCE, dejó sus ideas detrás y hoy las doctrinas socialdemócratas, acerca del Estado y rechazando el marxismo, expuestas en aquella obra (al tiempo que el PCE, bajo su dirección, la de Pasionaria y otros muchos, renunciaba formalmente al “leninismo”) son las que empapan la política de los dirigentes del PCE. Tanto es así que, incluso hoy, cuando su militancia joven comprende lo nefastos que fueron los pactos secretos con el gobierno franquista de la monarquía que desembocaron en la Constitución de 1978, el PCE, oficialmente, sigue alabando aquella dejación de las posiciones de la izquierda.

Sí, dejación era aplaudir a los grises cuando cargaban en las manifestaciones, aceptar la bandera “nacional”, la monarquía, la renuncia al derecho de autodeterminación de los pueblos…la conciliación de clases, el olvido de la memoria histórica en aras a una “reconciliación” unilateral, dejando hasta hoy los cadáveres en las cunetas, ninguna depuración de los cuerpos represivos y del ejército de la dictadura (pensemos en la UMD), los derechos intactos de la iglesia… Y, por supuesto, no sólo no se tocó el poder económico que había respaldado a Franco sino que se corrió en su ayuda con los Pactos de la Moncloa.

¡Qué poca memoria! Pero no era sólo el secretario general, fue la mayoría del Comité Central del PCE quien respaldó su pacto con Suárez en la Pascua de 1977 que supuso el abandono de ideas esenciales de la izquierda antifranquista. “En estos días, no en estos días, en estas horas puede decidirse si se va hacia la democracia o si se entra en una involución gravísima” (Don Santiago dixit). Ni un solo voto en contra en el Comité Central, sólo 11 abstenciones. Parapetados tras la bandera de los vencedores, se hicieron la foto de los vencidos, abandonaron cualquier lucha por un proceso constituyente como el que hoy piden, sin ir más lejos, los propios militantes del PCE e IU.

El mismo Carrillo diría después: “Suárez -y al fondo el Rey-, de un lado, y el PCE de otro, hemos sido artífices principales de la estabilidad del régimen democrático” (Memorias de la Transición, pg. 56)

El PCE era un gran partido, y en la Transición, después de una lucha heroica de su militancia en la dictadura, quebró la espina dorsal de sus bases, obligando a una renuncia que se aceptó por disciplina, pero que redujo las bases del partido a cenizas. Que hoy el partido comunista sea sólo un pálido reflejo de lo que era en la transición, lo debe, en gran medida a la política de la dirección encabezada por Carrillo pero que, no olvidemos, estaba compuesta por otras gentes que apoyaron lo que él representaba.

En estos momentos, una generación de jóvenes se encuadra en el PCE y busca transformar la sociedad. Quienes nos consideramos comunistas sin partido, vemos en ese esfuerzo una esperanza. Pero me permito decirles una cosa: no será volviendo la cara e ignorando la política de abandono del marxismo, de pactos con la burguesía y con la monarquía llevadas a cabo por los dirigentes del partido que encabezaba Carrillo, como encontrarán el camino. La historia, se repetiría, entonces como tragedia, ahora sólo sería una patética farsa, que comienza elevando a los altares a los responsables de una sombra de claudicación que nos cubre todavía.



Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Kantinflash
Niña inquieta
Mensajes: 23
Registrado: 12 Nov 2011, 14:01

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Kantinflash » 19 Sep 2012, 22:09

Descanse en paz. Hay que reconocer su importancia en nuestra historia reciente, aunque se trate de un personaje con claroscuros. Sin duda, ahora las fuerzas vivas del régimen ensalzan su figura porque desempeñó un papel clave en la consolidación de la monarquía postfranquista y el entierro de la memoria republicana del país durante estas tres décadas.

PD: dejo un enlace con lo que pudiera ser uno de dichos claroscuros

http://www.panzertruppen.org/heer/infan ... adero.html

Avatar de Usuario
Wisdorm
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3818
Registrado: 03 Sep 2011, 17:51
Ubicación: Galicia
Contactar:

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Wisdorm » 19 Sep 2012, 22:19

nunglo escribió:Como ha dicho más de uno, le tengo más respeto que afecto. Una figura con sus luces y sus sombras. Más de lo segundo que de lo primero, sobre todo desde el 78. Pero en fin, a ver que hubiésemos hecho en esas circunstancias, que a toro pasado se ve muy claro todo.
He leído que se le expulsó del PCE, eso es falso. Se fue él del partido, cuando le echaron del comité central por torpedear a la dirección.


Se fue y lo echaron. Ambas cosas
Mi blog personal sobre política: http://unrojoporelmundo.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
Ence
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 5245
Registrado: 08 Dic 2008, 23:40

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Ence » 20 Sep 2012, 12:26

Es que prohibieron fumar en la sede..
"En Zamora, la encrucijada del Mundo, encontrarás lo que buscas. Sí"

Que no, que no, que no nos representan.

ismael
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 2377
Registrado: 24 Dic 2010, 19:41
Ubicación: Madrid

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor ismael » 20 Sep 2012, 13:37

Ence escribió:Es que prohibieron fumar en la sede..


:lol: :lol:
Si sacrificamos nuestros derechos con frecuencia, estamos enseñando a los demas a aprovecharse de nosotros
"Si la clase trabajadora supiera de política igual que de fútbol sería invencible". (Cayo Lara)

Avatar de Usuario
enemicus
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6358
Registrado: 10 Mar 2005, 01:47
Ubicación: Aúpa

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor enemicus » 20 Sep 2012, 13:49

nunglo escribió:He leído que se le expulsó del PCE, eso es falso. Se fue él del partido, cuando le echaron del comité central por torpedear a la dirección.


Fue una expulsión de facto...hecha por métodos "diplomáticos" por una cuestión de estrategia de cara a la sociedad. Sencilla y llanamente se dijo que Carrillo se situaba fuera de la política y organicidad del PCE.

Todos nos entendemos y sabemos cómo funcionan los aparatos :lol: :lol: :lol:

Saludos.
Tercera Información
¿Dónde milito? ¡¡ En el MFLA ¡¡

Avatar de Usuario
enemicus
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6358
Registrado: 10 Mar 2005, 01:47
Ubicación: Aúpa

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor enemicus » 20 Sep 2012, 13:50

Yo me quedo con lo escrito por la hija de Julián Grimau, entre otras cosas.

EL ENTERRADOR ENTERRADO.
Carmen Grimau / El Mundo

Yo no hablaré del político fallecido, pero sí de su forma ética de hacer
política. Porque Santiago Carrillo representó ante todo la forma
más despótica y despiadada de ejercer la política. Encarnó el prototipo
arrogante de los dirigentes con plenos poderes para disponer de
la vida y la muerte de los otros. Siempre en la cúpula. Alejado del peligro
de la clandestinidad. Hoy muere, el gran vencedor, el que enterró
a todos los camaradas. A los que traicionó, también. Todos sus
hombres han muerto. Él inició el comunismo y lo enterró un siglo
más tarde. Su perseverancia es lo más espectacular y lo más siniestro
del personaje. Acabó reinando sobre los cadáveres que fue acumulando
sin que de su boca saliera el menor sentimiento de culpabilidad.
Hizo ver la luz donde sólo había tinieblas. Puso cara a la pesadilla
que describiera Arthur Koestler.

Santiago Carrillo fue el experimento más logrado del NKVD. Desde
que Codovilla lo visitara en la Cárcel Modelo de Madrid, poco antes de
las elecciones de febrero del 36, el joven Carrillo era ya el elegido para
liderar el destino de los militantes comunistas.

«¿Quién rige los destinos de los hombres?», se preguntaba Vassili
Grossman. Buena pregunta. Desde luego, entre 1944 y 1976, los destinos
de los clandestinos comunistas estuvieron en manos de Santiago
Carrillo. Salvo la incursión puntual en el Valle de Arán en 1944 –que le
proporcionaría el poder absoluto sobre el aparato del Partido–, no volvió
a entrar clandestinamente a España hasta el 7 de febrero de 1976,
y lo hizo subido en un Mercedes y con peluca picassiana. El barbero
de Picasso hizo un trabajo histórico. Personalmente, no he conocido a
ningún clandestino que pasase la frontera con esa escenificación tan
teatrera. Los clandestinos que conocí siempre me parecieron seres
transparentes que, si podían, se fundían con el asfalto de las calles que
pisaban. Recuerdo a hombres sobrios, desprendidos e inquietos. Sin
un duro en el bolsillo para ellos o sus familias y que luchaban por algo
en lo que creían. Fueron los portadores de una filantropía abnegada y
severa. Pero eso ya lo escribí en la revista Leer de José Luis Gutiérrez.

La peluca, que tanta gracia hizo a sus señorías, formó parte de una
táctica, sumamente calculada, de éxito y de aplauso póstumo a la par.
En 1976, sabe que ha llegado el momento del envite crucial. Es sólo
cuestión de meses. Su despiadado egocentrismo lo mantiene alerta.
Quiere ser el único protagonista. Por ello, el 8 de diciembre, increpa al
prestigioso clandestino Simón Sánchez Montero con un ¿es que me
queréis sustituir? Recela también de la popularidad de Marcelino Camacho.
La tensión se palpa. Y el acto final tendría lugar el día 22 con
su detención. Fue la gran ceremonia pactada: ocho días en la enfermería
de Carabanchel. Pagó un precio muy módico. El 31 de diciembre tomaba
las uvas en libertad.

Ya sé que escribo a contrapelo. Algún día, tal vez, se conozcan todas
sus traiciones. Es sabida de sobra hoy su cobardía al no querer nombrarlas.
El apasionante libro de José Luis Losa –Caza de rojos– da buena
prueba de ello. Nadie puede sobrevivir a semejante responsabilidad
si no alberga en su cerebro lo más abyecto: la carencia absoluta de conciencia.
Santiago Carrillo vivió como un alto funcionario de carrera política.
Fue un burócrata tenaz e implacable que consiguió aguantar impertérrito
50 años de reunión permanente. Un dirigente cuyo centro
estratégico se situó siempre en un despacho acolchado con informes.
Fue un enragé de los informes. Un fanático del control. Un internacionalista
sin don de idiomas. Fernando Claudín, con gracejo vindicativo,
dejaría caer una evidencia: «Carrillo no se apeó del coche con chofer
desde el 45». De funcionario revolucionario a funcionario de las Cortes:
de coche del Partido a coche oficial de diputado.

La realidad dejó de existir fuera de las palabras codificadas. Y los informes
fueron para él más carne que la carne misma de los clandestinos.
Valían más. Valían todo. Vassili Grossman perfiló a un prócer del
partido soviético que bien podría haber sido Carrillo: «Fue de esos que
no tuvieron ni siquiera la oportunidad de comportarse vilmente durante
los interrogatorios, ya que no les interrogaron. Tuvieron suerte, no
les arrestaron». Carrillo se reinventó a sí mismo en la mentira. Su habilidad
camaleónica siempre me ofendió. Me estremeció su perseverancia
en ser la voz del augur, legitimada siempre con la sangre de los
otros. No citaré a ninguno para no olvidarme de nadie. Gregorio Morán
habló de dos elementos confluentes en el tacticismo del dirigente:
su amnesia oportunista y la exoneración de toda responsabilidad propia.
«Somos colectivamente responsables de las insuficiencias y debilidades
en nuestro trabajo». Todos fueron culpables. Menos él.

Pero yo, hoy, en el día de la muerte de Santiago Carrillo, sólo veo el
silueteado de los clandestinos que no pudieron regresar de la utopía
mortal de aquellos años de espejismo revolucionario. Y el rostro entumecido
y los ojos negros de mi padre, Julián Grimau, esperando que el
tercer tiro de gracia acabara con su vida. Porque hicieron falta tres tiros
de gracia para matarle. Diferencia.
Tercera Información
¿Dónde milito? ¡¡ En el MFLA ¡¡

Avatar de Usuario
enemicus
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6358
Registrado: 10 Mar 2005, 01:47
Ubicación: Aúpa

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor enemicus » 20 Sep 2012, 13:52

Para mí este tipo ha sido de lo peor del comunismo español que a su vez representaba lo mejor del comunismo español, a la militancia del partido del antifranquismo.

Saludos.
Tercera Información
¿Dónde milito? ¡¡ En el MFLA ¡¡

Avatar de Usuario
Ojeda
Viviendo en 30m, con pareja y bebé en ca
Mensajes: 797
Registrado: 21 Oct 2010, 15:59
Ubicación: República Democrática de Sevilla Oriental

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Ojeda » 20 Sep 2012, 17:41

Patrick Vandeweyer escribió:Aunque yo haya dicho que prefiero no pronunciarme por ahora, otros lo hacen, y con razón, de una manera que también comparto:

Santiago Carrillo. La muerte y la memoria.
Alberto Arregui, Miembro de la Presidencia Ejecutiva Federal de IU

Debo reconocer que sólo una vez en mi vida he celebrado la muerte de una persona; la del dictador. En general los individuos desempeñan un papel limitado en la historia y uno de los méritos del materialismo histórico es comprender que, salvo excepciones, son los procesos históricos quienes crean a los personajes y no al revés. Personalizar conduce a errores, sin embargo muchos personajes históricos son el símbolo de una época, o de una política.

Tampoco comparto la extendida costumbre de celebrar las supuestas virtudes de los recién fallecidos, por el mero hecho de que acaban de morir. Este parece ser el caso de Santiago Carrillo, hoy cubierto de alabanzas mientras busca a Caronte, con un cigarro en la boca en lugar del óbolo. No es difícil adivinar que tras esos panegíricos, lo que se está ensalzando es la política de Carrillo, de la dirección del PCE, y la del PSOE por tanto, en los años 70.

No participo del coro, más bien voy a desafinar: yo vinculo a Carrillo con el lado más oscuro y más nefasto de la historia de la izquierda en el Estado español. Es cierto que no todo es mérito suyo, sería un error garrafal utilizarlo de pim-pam-pum arrogándole la responsabilidad de lo que fueron decisiones compartidas por la mayoría aplastante de la dirección del Partido Comunista de España en la llamada Transición Democrática.

Don Santiago colaboró, con otros muchos, a descafeinar en todo lo posible las huellas del marxismo en el movimiento comunista. Su libro “Eurocomunismo y Estado” (*) es un compendio de la conversión del viejo partido vinculado al mal llamado “socialismo real” en partido socialdemócrata. Deudor de Bernstein, sustituye la lucha de clases por el adoctrinamiento, y el concepto marxista del Estado por el demócrata burgués. “El camino, dentro aún de esta sociedad, antes incluso de llegar al gobierno las fuerzas socialistas, es una acción enérgica e inteligente por la democratización del aparato del Estado. El punto de partida para ésta, reside precisamente en lograr que la ideología burguesa pierda la hegemonía sobre los aparatos ideológicos” (Eurocomunismo y Estado, pg. 67).

Su triunfo fue que, aunque abandonó el PCE, dejó sus ideas detrás y hoy las doctrinas socialdemócratas, acerca del Estado y rechazando el marxismo, expuestas en aquella obra (al tiempo que el PCE, bajo su dirección, la de Pasionaria y otros muchos, renunciaba formalmente al “leninismo”) son las que empapan la política de los dirigentes del PCE. Tanto es así que, incluso hoy, cuando su militancia joven comprende lo nefastos que fueron los pactos secretos con el gobierno franquista de la monarquía que desembocaron en la Constitución de 1978, el PCE, oficialmente, sigue alabando aquella dejación de las posiciones de la izquierda.

Sí, dejación era aplaudir a los grises cuando cargaban en las manifestaciones, aceptar la bandera “nacional”, la monarquía, la renuncia al derecho de autodeterminación de los pueblos…la conciliación de clases, el olvido de la memoria histórica en aras a una “reconciliación” unilateral, dejando hasta hoy los cadáveres en las cunetas, ninguna depuración de los cuerpos represivos y del ejército de la dictadura (pensemos en la UMD), los derechos intactos de la iglesia… Y, por supuesto, no sólo no se tocó el poder económico que había respaldado a Franco sino que se corrió en su ayuda con los Pactos de la Moncloa.

¡Qué poca memoria! Pero no era sólo el secretario general, fue la mayoría del Comité Central del PCE quien respaldó su pacto con Suárez en la Pascua de 1977 que supuso el abandono de ideas esenciales de la izquierda antifranquista. “En estos días, no en estos días, en estas horas puede decidirse si se va hacia la democracia o si se entra en una involución gravísima” (Don Santiago dixit). Ni un solo voto en contra en el Comité Central, sólo 11 abstenciones. Parapetados tras la bandera de los vencedores, se hicieron la foto de los vencidos, abandonaron cualquier lucha por un proceso constituyente como el que hoy piden, sin ir más lejos, los propios militantes del PCE e IU.

El mismo Carrillo diría después: “Suárez -y al fondo el Rey-, de un lado, y el PCE de otro, hemos sido artífices principales de la estabilidad del régimen democrático” (Memorias de la Transición, pg. 56)

El PCE era un gran partido, y en la Transición, después de una lucha heroica de su militancia en la dictadura, quebró la espina dorsal de sus bases, obligando a una renuncia que se aceptó por disciplina, pero que redujo las bases del partido a cenizas. Que hoy el partido comunista sea sólo un pálido reflejo de lo que era en la transición, lo debe, en gran medida a la política de la dirección encabezada por Carrillo pero que, no olvidemos, estaba compuesta por otras gentes que apoyaron lo que él representaba.

En estos momentos, una generación de jóvenes se encuadra en el PCE y busca transformar la sociedad. Quienes nos consideramos comunistas sin partido, vemos en ese esfuerzo una esperanza. Pero me permito decirles una cosa: no será volviendo la cara e ignorando la política de abandono del marxismo, de pactos con la burguesía y con la monarquía llevadas a cabo por los dirigentes del partido que encabezaba Carrillo, como encontrarán el camino. La historia, se repetiría, entonces como tragedia, ahora sólo sería una patética farsa, que comienza elevando a los altares a los responsables de una sombra de claudicación que nos cubre todavía.




+1. Lo peor, Carrillo seguir actuando para "domesticar" a la izquierda hasta los 97. Si hubiera cambiado, intentado reparar sus acciones y declararse en "rebeldía"; Yo le hubiese "perdonado".
¿Ser virus ó terapia?, esa es la cuestión.
Fdo. erchapu

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Aprendizjov » 21 Sep 2012, 19:51

La opinión de Javier parra la veo bastante acertada...

Santiago Carrillo, coherente “hombre de Estado”, buen antifascista, mal camarada

“Si hubiéramos consultado a los militantes no habríamos hecho esos virajes”, decía Santiago Carrillo refiriéndose a la época de la llamada “Transición” en el documental que TVE emitía pocas horas después de su muerte en Madrid, a los 97 años de edad. Una frase reveladora de lo que supusieron esos virajes para los comunistas de acero que habían atravesado 40 años de oscuridad y lucha clandestina en el interior, jugándose vida en cada cada calle, en cada esquina, en cada reunión.

Con Santiago se va un trozo de la historia viva de nuestro país; 97 años a sus espaldas comportándose en cada momento como “Hombre de Estado”, lo que le dio la importancia política que tuvo Lo demuestra la bandera rojigualda que acompaña su féretro. Fue un “Hombre de Estado” durante la República asediada, un hombre de Estado – de un Estado robado y en el exilio – durante buena parte del franquismo, convirtiéndose en la cabeza visible de un Partido que encauzó y capitalizó los anhelos de libertad y democracia en España. Fue un “Hombre de Estado” durante la transición convirtiéndose en el orgullo también de centros, derechas moderadas y Borbones, por haber renunciado al socialismo, a la República y hasta a la bandera, en favor de una nueva situación en la que años después se demostró que nada había cambiado y que el Caudillo lo había dejado todo “atado y bien atado”. Y murió como un hombre de Estado, con un aplauso unánime en el Congreso de los Diputados al conocer la noticia de su muerte.

Santiago Carrillo fue el Secretario General de un gran Partido Comunista, pero no el Gran Secretario General del Partido Comunista, y tampoco el que Pablo Iglesias en el diario Público haya calificado como “el último Secretario General”, o el “Secretario general que condenó irremediablemente a la mediocridad a todos los secretarios generales que llegaron después”, Julio Anguita incluido.

Carrillo fue un buen antifascista, lo demostró con su actividad política durante la guerra, durante los años de dictadura y durante la “Transición”, incluyendo el día del Golpe de Estado de Tejero del 23-F en el que tuvo la dignidad y la valentía de no esconderse debajo del escaño a pesar de los disparos de la Guardia Civil. Lo demuestra también el odio visceral de la ultraderecha y de los militares franquistas hacia su figura. Eso, hay que reconocérselo.

Sin embargo, su coherencia como “hombre de Estado” inevitablemente tenía que entrar en contradicción con los principios comunistas del Partido del que fue Secretario General durante 20 años, y éstas acabarían por estallar cuando en aras de una transición pacífica y controlada se renunciase a dichos principios y además se hiciera a espalda de los militantes, tal y como Carrillo reconociese en la mencionada entrevista.

El estallido de las contradicciones fue doloroso para el Partido Comunista de España, que vivió episodios oscuros, de purgas, expulsiones, escisiones e intentos por destruir a la organización. Los comunistas que vivieron esa época recordarán el día en que acudieron a sus sedes y los “carrillistas” habían cambiado las cerraduras y se quedaron con buena parte del patrimonio del Partido.

Si hubiera que definir el “carrillismo” podríamos decir de él que es la actuación “casi unipersonal” a espaldas de la organización, saltándose cualquier democracia interna y la opinión de los militantes, en favor del Estado. La pregunta es, ¿con Carrillo ha muerto el “carrillismo”? No lo creo.

Carrillo fue coherente como “hombre de Estado” pero no como comunista, y tampoco como leal camarada en un Partido de iguales, al menos en la teoría.

Se va un coherente “hombre de Estado”, un buen antifascista, pero un mal camarada.

Descanse en paz.

http://javierparra.eu/?p=1169

Supongo que se referirá a este documental: http://www.rtve.es/noticias/20120918/sa ... 5824.shtml

Avatar de Usuario
Ivan el Rojo
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 10452
Registrado: 19 Ago 2007, 04:38

Re: Murió Santiago Carrillo a los 97 años de edad

Mensajepor Ivan el Rojo » 21 Sep 2012, 22:15

Hace mal Javier Parra al criticar a quien ha sido su maestro y mentor, del cual ha heredado toda su práctica política.

Aunque bueno, Carrillo, al menos, jamás aceptó ocupar un cargo institucional en un gobierno del PP.

Cuanta razón tenía Lenin, con aquello de que detrás de un extremista, hay siempre un oportunista.
La violencia no es la respuesta; es la pregunta. La respuesta es SI.
Siempre, detrás de un extremista, se esconde un oportunista. (V.I. Lenin)
¡Cuantos errores cometió la URSS, pero cuanto la echo de menos! (Eric Hobsbawm)


Volver a “Historia Política”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado