El muro de Berlín

El título lo dice todo.
compacto
Joven sintiendo la llamada de la natural
Mensajes: 89
Registrado: 21 Abr 2006, 21:08

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por compacto » 11 Nov 2009, 21:27

La caida del Muro y de todo el bloque sovietico me da que pensar que algo no se estaría haciendo bien cuando nadie lloró su perdida en esos paises, cuando a pesar de las penurias que han pasado muchos desde la desaparición del socialismo real no miran atrás.

Me da que pensar que nadie saltara del oeste al este o que el estado se sostuviera no por la voluntad de la mayoría sino por la estructura del propio estado y sus cuerpos de seguridad.

¿De verdad creeis que funcionaban?. Yo no. Ni económica, ni socialmente ni hacian al ser humano mas igual ni más libre. Es evidente que los valores de los que vivian en el campo socialista no eran mejores que los nuestros mas allá de las consignas y las proclamas oficiales.

Cuando veo la derrota del socialismo infligida por quienes levantaban la bandera del socialismo lo que intento es analizarla para extraer alguna enseñanza para no caer en los mismos errores, y no repetirlos. Porque si eso era el socialismo, prefiero esta democracia capitalista. Está claro que la próxima vez habrá que hacerlo mejor.

Ence
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6113
Registrado: 08 Dic 2008, 23:40

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Ence » 11 Nov 2009, 21:49

compacto escribió:La caida del Muro y de todo el bloque sovietico me da que pensar que algo no se estaría haciendo bien cuando nadie lloró su perdida en esos paises, cuando a pesar de las penurias que han pasado muchos desde la desaparición del socialismo real no miran atrás.
¿Por qué das por sentado que no miran atrás?. Claro que lo hacen. Die Linke en Alemania está cosechando unos resultados electorales extraordinarios en los estados de la antigua RDA, mientras que la mayoría de los países del este conservan partidos herederos de la época socialista fuertes, empezando por la propia Rusia, donde el Partido Comunista está ganando apoyos y obteniendo los mejores resultados desde el año 2000. Es además algo bien conocido y estudiado el sentimiento de nostalgia por la gloria pasada en todos esos países.
compacto escribió:Cuando veo la derrota del socialismo infligida por quienes levantaban la bandera del socialismo lo que intento es analizarla para extraer alguna enseñanza para no caer en los mismos errores, y no repetirlos. Porque si eso era el socialismo, prefiero esta democracia capitalista.
Esto es lo negativo de pertenecer a la nobleza proletaria de los países imperialistas, que se acaba uno creyendo que el capitalismo es esto, sin ver que nuestra prosperidad relativa se asienta en el colonialismo, saqueo y explotación de la mayor parte del mundo.

Salud
"En Zamora, la encrucijada del Mundo, encontrarás lo que buscas. Sí"

Que no, que no, que no nos representan.

Dandaros
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1586
Registrado: 21 Mar 2009, 12:37

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Dandaros » 11 Nov 2009, 23:18

Ay algo que no entiendo Ivan. Si lo de la URSS estaba bien, cómo es que unos líderes se pudieron hacer capitalistas y tumbar todo. No me digas las barbaries del capitalismo, ni lo malo que es que ya lo sé, pero dejando eso a parte critica a la urss ¿no?. No sé no entiendo como un sistema que se basa en una democracia mucho más grande que la que tenemos puede ser tumbado por unos líderes que se vuelven capitalistas. Si hubiera funcionado bien por mucho dirigente capitalista, las bases que no lo son, deberían poder tumbarlo. Eso no pasó.

Piensa con nuestro país, crees que porque ZP se vuelva comunista va a conseguir cambiar nuestro sistema capitalista, no. ¿Por qué? Porque hay poderes que se lo impedirían. Segun narras tú mismo en la URSS no hubo nada que pudiese detener a unos dirigentes que ya no creían en lo que sí creían las bases. Además las bases no estaban organizadas como para enfrentarse a los dirigentes y detener esos cambios..

Si unos líderes podían transformar un país socialista en uno capitalista sin que les pasara nada, ese socialismo era malillo ¿no?
“No digáis que el movimiento social excluye al movimiento político. No hay jamás movimiento político que, al mismo tiempo, no sea social" K. Marx

El PSOE es el remedio homeopático contra el capitalismo

Dunántúl
Currando en trabajos basura
Mensajes: 430
Registrado: 30 Nov 2007, 15:28
Contactar:

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Dunántúl » 11 Nov 2009, 23:25

La verdad es que me asombra como en la misma izquierda que se supone anticapitalista, mucha gente tiene completamente asumido el discurso dominante sobre la URSS o los países comunistas, que es totalmente falso e interesado.
algo no se estaría haciendo bien cuando nadie lloró su perdida en esos paises
que algo no se estaba haciendo bien es verdad, pero eso de que nadie lloró su pérdida, dejémoslo. En casi toda la antigua URSS se echa de menos la URSS y se considera una catástrofe su caída. Pero no sólo en la URSS, casi todos los años se hacen en Hungría, Eslovaquia o en otros países (menciono a esos dos por que los conozco muy bien) encuestas sobre el asunto y hay bastante gente que añora el comunismo (por ejemplo en Hungría oscila entre el 60-70% de la población, dependiendo de cada encuesta, en Eslovaquia también, con la salvedad que en este último país el año pasado la misma empresa que hizo la encuesta intentó hacer un estudio para demostrar que los encuestados estaban equivocados... y demostraron que hasta el 2007 era verdad que se vivía mejor en el socialismo, pero que el 2008 el nivel de vida de Eslovaquia superó el que había en 1989)....incluso en Rumanía, el político mejor valorado de la historia rumana es... Ceaucescu (según una encuesta del centro Soros de hace un par de años)... etc, etc, etc... y claro esto son encuestas que por supuesto son todo lo discutibles que uno quiera, pero te aseguro que es verdad y que los que vivieron la época comunista la echan de menos (llevo viviendo ya bastantes años en antiguos países de la Europa excomunista).
Me da que pensar que nadie saltara del oeste al este
¿qué nadie saltaba de oeste a este? sí que había gente que se fue a vivir del oeste a este, no tenían que "saltar" porque no no era necesario, entre otras cosas porque no había un gobierno favoreciendo las salidas ilegales de ciertos países (¿no sabes que las embajadas occidentales eran las primeras que ponían impedimientos para que ciudadanos de Europa del Este marcharan legalmente a Europa Occidental y que favorecían en cambio que salieran como disidentes? deberías saberlo porque es lo mismo que hacen con Cuba)... anda que no había gente de América Latina, por ejemplo, viviendo en los antiguos países comunistas. Por supuesto no se les hacía la campaña publicitaria que se hacía a los otros (desde luego en el uso de la publicidad los comunistas sí que hemos fallado).
¿De verdad creeis que funcionaban?
Me gustaría saber como funcionaría la economía de Europa Occidental si los EEUU hubieran sido arrasados en la Segunda Guerra Mundial, hubieron muerto 20 millones de americanos y tuvieran en frente a una URSS rica e indemne, y además te encontraras con que tus "aliados" son los países más pobres de Europa (joer, parece que algunos os creeis que en Rumanía antes de la llegada del comunismo se vivía como en Alemania)...

Por cierto, de verdad lo que no funciona es la Ucrania capitalista, el Báltico capitalista, la Rusia capitalista. En una encuesta que salió publicada el otro día, el 70% de los húngaros pensaba que la situación económica durante el comunismo era mejor que la actual (el 8% piensa lo contrario!!). Además lo curioso es que debería funcionar mejor el capitalismo, a fin de cuenta ahora estos países son amiguitos de los más ricos. Lo curioso es que el estado capitalista se gasta mucho menos dinero en su población y resulta que son países cada vez más pobres...

Funcionar funcionaban, con sus problemas, claro está, no hay milagros, pero funcionaban aceptablemente. Desde luego funcionaban mucho mejor que el capitalismo en esos mismos países.
Ni económica, ni socialmente ni hacian al ser humano mas igual ni más libre
¿? pues sí, eran sociedades mucho más igualitarias que las actuales, por favor háblale de la libertad a un mendigo (es solo un ejemplo) que no tiene ni casa y come en en centros de beneficiencia (eso donde hay, porque no lo hay en todos los países) por que la empresa en la que trabajaba fue vendida a unos capitalistas que lo primero que hicieron fue cerrarla. Y esto no es un caso aislado sino bastante habitual. Por supuesto los capitalistas tienen ahora mucha libertad, yo diría que completa, pero ¿un obrero? Háblale de la libertad a alguien que tiene que tener dos trabajos o tres para poder sobrevivir (caso bastante habitual).

Por lo demás, chapó por Iván, da gusto leerlo.

Un saludo

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Patrick Florent » 12 Nov 2009, 00:30

“Es curioso que los troskos vendan la caida de la URSS como la confirmación de las verdades de Trotski, cuando precisamente Trotski decía que era imposible que se reinstaurara el Capitalismo en la Unión Soviética. Trotski predijo que el estalinismo caería pero para ser sustituido por el verdadero socialismo. La realidad es que el "estalinismo" cayó para ser sustituido por el capitalismo salvaje.” (Ivan el Rojo)

Primero, decir que comparto bastante el contenido del mensaje con el que abres el hilo, aunque solo cuentes una parte del asunto. Pero sí, con todo aquello que queda simbolizado en “la caída del Muro”, los habitantes de la URSS y resto de de los paises del Este fueron de “Guatemala” a “Guatepeor”, no cabe ninguna duda, como no cabe ninguna duda de que la economía nacionalizada y planificada (aún burocráticamente) constituía un progreso respecto al capitalismo.

Sin embargo, respecto a Trotsky, te equivocas, y para ver hasta donde, te recomiendo la lectura de La Revolución Traicionada” (1936) en la que Trotsky prevé diferentes posibilidades para el futuro de la URSS. Una revolución política que restableciera la democracia obrera y abriese la puerta al genuino socialismo, es decir libre de trabas burocráticas, era una de ellas, sin lugar a duda la deseada por el revolucionario ruso.
Pero también advertía que si la burocracia se quedaba en el poder por un periodo de tiempo prolongado, inevitablemente trataría de consolidar sus privilegios apoyándose en formas burguesas de propiedad. Es la segunda posibilidad la que al final se impuso, porque, en el momento en que se hizo posible la revolución política (que no social) no hubo ningún partido marxista de masas para encabezar un movimiento de este tipo.

A continuación, y para ilustrar la posición de los trotskystas sobre el tema, pego el artículo que le acaba de dedicar Alan Woods al tema de los “20 años de la caída del muro”
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Señor Q
Joven sintiendo la llamada de la natural
Mensajes: 97
Registrado: 10 May 2009, 21:04

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Señor Q » 12 Nov 2009, 00:36

A Iván :plas: . Me parece genial el texto que has hecho. A mí también me cabrea todo el tinglado propagandístico que han montado sobre el tema.

Yo, personalmente y desde mi posición absolutamente condicionada por haberme criado donde lo he hecho, considero que los países del Este eran dictatoriales. Unas dictaduras a veces terribles con la oposición interna.

Pero leyendo el tema, he estado pensando sobre la disyuntiva de si sería mejor vivir en la España actual o en la Unión Soviética en los "buenos tiempos".

Desde un punto de vista personal, si ahora mismo me teletransportase tal y como soy, en ambos lugares estaría en la oposición. En la oposición al sistema, pero por diferentes razones.

En España, como país capitalista, me encuentro en la oposición sobre la economía (anticapitalista que es uno) y, en menor medida, sobre cuestiones políticas.

En la URSS, como dictadura, me encontraría en la oposición política (demócrata que es uno) y, en menor medida, sobre cuestiones económicas (no entiendo nada sobre economía, pero me parece que una socialización autoritaria no es la clave para la democracia económica, tal como aparece difusamente en mi utopía mental).

Sin embargo, y aquí viene la clave, creo que me sería más fácil conseguir mi "revolución personal" en la URSS que en España, ya que una transformación política es mucho más sencilla que una económica.

Por ello, y teniendo en cuenta que es una simple quimera plantearse esta cuestión, creo que sería preferible vivir en la Unión Soviética de entonces que en la España actual (descontando que el Rusia no entienden la cultura mediterránea de salir a la calle a tomar unas copitas :yeltsin: ).

Un saludo.

P.D. Ya que estamos de efemérides, hoy se cumplen 92 años del final de la Primera Guerra Mundial.

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Patrick Florent » 12 Nov 2009, 00:53

La caída del Muro de Berlín: 20 años después

Alan Woods
Marxist.com

9 de noviembre de 2009

El año 2009 es un año de muchos aniversarios, incluido el asesinato de Luxemburgo y Liebknecht, la fundación de la Internacional Comunista y la Comuna Asturiana. Ninguno de estos aniversarios ha encontrado eco en la prensa capitalista. Pero hay un aniversario que no olvidarán: el 9 de noviembre de 1989, cuando se abrió la frontera que separaba Alemania Occidental de Alemania Oriental.

La caída del Muro de Berlín ha pasado a la historia como un sinónimo del colapso del "comunismo". En los veinte años que han pasado desde aquellos acontecimientos trascendentales, hemos presenciado a escala mundial una ofensiva ideológica sin precedentes contra las ideas del marxismo. No hace mucho incluso se presentaba como el fin de la historia. Pero desde entonces la rueda de la historia se ha movido varias veces.

El argumento utilizado desde ese momento, que el sistema capitalista era que la única alternativa para la humanidad, ha demostrado estar vacío de contenido. La realidad es muy diferente. En el veinte aniversario del colapso del estalinismo, el capitalismo se encuentra en su crisis más profunda desde la Gran Depresión. Millones se enfrentan a un futuro de desempleo, pobreza, recortes y austeridad.

Esta violenta campaña anticomunista se intensificó durante este período. La razón no es difícil de comprender. La crisis mundial del capitalismo está provocando un cuestionamiento general de la "economía de mercado". Se ha reavivado el interés en las ideas marxistas, algo que alarma a la burguesía. La nueva campaña de calumnias es un reflejo de ese miedo.

Caricatura de socialismo

Lo que fracasó en Rusia y Europa del Este no fue el comunismo ni el socialismo, de ninguna manera tenía nada que ver con lo defendido por Marx o Lenin, sino que se trataba de una caricatura burocrática y totalitaria. Lenin explicó que el movimiento hacia el socialismo requiere el control democrático de la industria, la sociedad y el Estado por el proletariado. El genuino socialismo es incompatible con el dominio de una elite burocrática privilegiada, que inevitablemente irá acompañado de una corrupción colosal, nepotismo, despilfarro, mala gestión y caos.

Las economías nacionalizadas planificadas de la URSS y Europa del Este consiguieron resultados asombrosos en los terrenos de la industria, la ciencia, la sanidad y la educación. Pero como Trotsky pronosticó ya en 1936, el régimen burocrático finalmente socavó la economía nacionalizada planificada y preparó el terreno para su colapso y el regreso del capitalismo.

En los años ochenta la URSS tenía más científicos que EEUU, Japón, Gran Bretaña y Alemania juntos, y fue capaz de conseguir los mismos resultados que occidente. En terrenos vitales de la productividad y niveles de vida la Unión Soviética estaba rezagada de occidente. La razón principal era la carga colosal que la burocracia imponía a la economía soviética, los millones de funcionarios codiciosos y corruptos que dirigían la Unión Soviética sin el control de la clase obrera.

El dominio sofocante de la burocracia finalmente llevó a una abrupta caída de la tasa de crecimiento en la URSS. Como resultado, la Unión Soviética se quedó rezagada de occidente. Los costes de mantener niveles superiores de gasto militar y el mantenimiento de su control de Europa del Este representaban muchas tensiones para la economía soviética. El surgimiento de un nuevo líder soviético, Mijail Gorbachov, en 1985, marcó un cambio importante en la situación.

Gorbachov representaba al ala de la burocracia soviética que entendía la reforma desde arriba para preservar el régimen en su conjunto. Sin embargo, la situación se deterioró aún más con Gorbachov. Esto inevitablemente llevó a una crisis que tuvo un efecto inmediato en Europa del Este, donde la crisis del estalinismo se exacerbó con la cuestión nacional.

Fermento en Europa del Este

En 1989 se extendió una oleada de rebelión de una capital a otra, derrocando uno por uno a los regímenes estalinistas. En Rumania, Ceaucescu fue derrocado por una revolución y enviado ante el pelotón de ejecución. Un factor clave del éxito de las insurrecciones populares fue la crisis en Rusia. En el pasado Moscú envió al Ejército Rojo para aplastar la insurrección en Alemania Oriental (1953), en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). Pero Gorbachov entendía que esta opción ya no era posible.

Las huelgas de masas en Polonia al inicio de la década de los años ochenta fue una expresión prematura del callejón sin salida del régimen. Si este magnífico movimiento hubiera estado dirigido por auténticos marxistas, podría haber preparado el terreno para una revolución política, no sólo en Polonia, sino en toda Europa del Este. Pero en ausencia de esta dirección, el movimiento fue desviado por elementos contrarrevolucionarios como Lech Walesa.

Al principio, los estalinistas polacos intentaron controlar el movimiento mediante la represión, pero al final Solidaridad tuvo que ser legalizado y se le permitió participar en las elecciones parlamentarias del 4 de junio de 1989. Lo que siguió fue un terremoto político. Los candidatos de Solidaridad ganaron todos los escaños por los que se pudieron presentar. Esto tuvo un efecto profundo en los países vecinos.

En Hungría, Janos Kadar, en una anticipación de lo que estaba por llegar, ya había sido destituido un año antes, en 1988, como secretario general del Partido Comunista y el régimen había adoptado un "paquete democrático" que incluía elecciones. Checoslovaquia pronto se vio afectada y el 20 de noviembre de 1989 el número de manifestantes reunidos en Praga pasó de los 200.000 del día anterior al medio millón. El 27 de noviembre hubo una huelga general de dos horas.

Estos dramáticos acontecimientos representaron un importante punto de inflexión en la historia. Durante casi medio siglo, después de la Segunda Guerra Mundial, los estalinistas habían gobernado Europa con puño de hierro. Eran monstruosos estados de partido único, apoyados por un poderoso aparato de represión, con ejército, policía y policía secreta, con informadores en cada bloque de apartamentos, escuela, instituto, fábrica o centro de trabajo. Parecía casi imposible que pudieran triunfar insurrecciones populares frente al poder de un estado totalitario y su policía secreta. Pero en el momento de la verdad estos regímenes aparentemente invencibles demostraron ser gigantes con pies de barro.

Alemania Oriental

De todos los regímenes de Europa del Este, la República Democrática Alemana (RDA) era el más industrializado y avanzado tecnológicamente. El nivel de vida, aunque no tan alto como en Alemania Occidental, era bueno. Había pleno empleo y todos tenían acceso a vivienda barata, medicina y educación gratuitas y de gran calidad.

Sin embargo, el gobierno de un estado totalitario de partido único, con su omnipresente policía secreta (la infame Stasi), con su ejército de informadores, la corrupción de los funcionarios y los privilegios de una elite, eran una fuente de descontento. Antes del levantamiento del Muro de Berlín en 1961, unos 2,5 millones de alemanes orientales habían emigrado a Alemania Occidental, muchos a través de la frontera entre el este y el oeste de Berlín. Para detener esta hemorragia de personas el régimen construyó el Muro de Berlín.

El muro y las demás fortificaciones a lo largo de los 1.380 kilómetros de frontera compartida por Alemania Oriental y Occidental consiguieron parar el éxodo. Esta medida probablemente ayudó a impulsar el crecimiento económico en la RDA. Pero provocó sufrimientos y penalidades para las familias que fueron divididas y fue un regalo propagandístico para occidente, que lo presentó como otro ejemplo de la "tiranía comunista".

A finales de los años ochenta la situación en la RDA era explosiva. El viejo estalinista Erich Honecker se oponía de manera implacable a la reforma. Su régimen incluso prohibió la circulación de publicaciones "subversivas" procedentes de la Unión Soviética. El 6 y 7 de octubre, Gorbachov visitó Alemania Oriental para celebrar el cuarenta aniversario de la República Democrática Alemana, y presionó a la dirección alemana oriental para aceptar la reforma. Es citado con las siguientes palabras: "Wer zu spät kommt, den bestraft das Leben" (El que llega demasiado tarde es castigado de por vida).

Pero el pueblo alemán oriental ya estaba en una rebelión abierta. Comenzaron a extenderse como setas los movimientos de oposición. Entre ellos estaba Neues Forum (Nuevo Foro), Demokratischer Aufbruch (Despertar Democrático) y Demokratie Jetzt (Democracia Ahora). El mayor movimiento de oposición se creó a través del servicio eclesiástico protestante de Leipzig, Nikolaikirche, la Iglesia de San Nicolás, donde cada lunes después del servicio se reunían fuera ciudadanos exigiendo un cambio en Alemania Oriental. Pero estos movimientos eran confusos y políticamente ingenuos.

Una oleada de manifestaciones de masas recorrió todas las ciudades de Alemania Oriental, el movimiento adquirió particularmente fuerza en Leipzig. Cientos de miles de personas participaban en estas manifestaciones. El régimen entró en crisis y llevó a la destitución del líder estalinista de la línea dura Erich Honecker, y a la dimisión de todo el gabinete. Bajo la presión del movimiento de masas, el nuevo líder del partido, Egon Krenz, convocó elecciones democráticas. Pero las reformas propuestas por el régimen llegaban demasiado tarde y eran muy pocas.

Los líderes "comunistas" consideraron el uso de la fuerza pero cambiaron de opinión (con la pequeña presión de Gorbachov). Los acontecimientos estaban descontrolados. En los días siguientes se podría hablar casi de anarquía: las tiendas estaban abiertas a todas horas, el pasaporte de la RDA era un billete gratuito para el transporte público. En palabras de un observador: "en general en aquellos días había más excepciones que reglas". El poder estaba en la calle, pero nadie lo recogió.

Frente a una revuelta de masas, el aparentemente todopoderoso estado alemán colapsó como un castillo de naipes. El 9 de noviembre de 1989, después de varias semanas de malestar, el gobierno alemán oriental anunció que todos los ciudadanos de la RDA podían visitar Alemania Occidental y Berlín Oeste. Esta fue la señal para un nuevo estallido de las masas. Espontáneamente, multitudes de alemanes orientales saltaron y cruzaron el muro, uniéndose a los alemanes occidentales del otro lado.

Contrarrevolución


El Muro de Berlín se convirtió en un símbolo y un foco para todos que representaba todo aquello odiado en el régimen de Alemania Oriental. La demolición del muro comenzó espontáneamente. En las siguientes semanas se derribaron pequeñas partes del muro. Más tarde se utilizó equipamiento industrial para derribar casi todo lo que quedaba. Existía una atmósfera de celebración, un ambiente de euforia, se parecía más a un carnaval que a una revolución. Pero eso es lo que sucede en las primeras etapas de cada gran revolución, empezando con 1789.

En noviembre de 1989 la población de la RDA estaba dominada por sentimientos emotivos, un sentimiento de liberación, acompañado de un sentir general de exaltación. Era como si toda la nación estuviera experimentando una borrachera general y por tanto estuviera abierta a sugestiones e impulsos repentinos. El derrocamiento del viejo régimen demostró ser más fácil de lo que todos habían imaginado. Pero una vez derrocado ¿qué pondrían en su lugar? Las masas que habían conseguido el derrocamiento del régimen, sabían muy bien lo que no querían, pero no tenían una idea clara de lo que querían y nadie les ofreció una alternativa.

Todas las condiciones objetivas para la revolución política estaban presentes. La gran mayoría de la población no quería la restauración del capitalismo. Querían socialismo, pero con derechos democráticos, sin la Stasi, sin burócratas corruptos y sin un estado dictatorial de partido único. Si hubiera existido una verdadera dirección marxista, eso podría haber llevado a la revolución política y el establecimiento de una democracia obrera.

Sin embargo, la caída del Muro de Berlín no llevó a la revolución política sino a la contrarrevolución en forma de unificación con Alemania Occidental. Esta demanda no era una característica dominante al principio de las manifestaciones. Pero dada la ausencia de un programa claro por parte de la dirección, se fue introduciendo poco a poco hasta ocupar un papel central.

La mayoría de los líderes de la oposición no tenían un programa claro, ni política o perspectiva, más allá de un deseo vago de democracia y derechos civiles. Como sucede en la naturaleza, la política también aborrece el vacío. La presencia de un estado capitalista poderoso y próspero al otro lado de la frontera jugó un papel determinante en la ocupación de ese vacío existente.

El canciller de Alemania Occidental, Helmut Kohl, era un representante agresivo del imperialismo. Utilizó el soborno más vergonzoso para convencer al pueblo de Alemania Oriental para que aceptara la unificación inmediata, ofreciendo el intercambio de ostmarcos por marcos sobre la base de la paridad. Pero lo que Kohl no le dijo a la población de Alemania Oriental fue que la unificación significaría no tener los niveles de vida de Alemania Occidental.

En julio de 1990 se eliminó el obstáculo final para la unificación alemana cuando Gorbachov aceptó renunciar a las objeciones soviéticas a una Alemania unificada dentro de la OTAN, a cambio de una ayuda económica alemana sustancial para la Unión Soviética. La unificación concluyó formalmente el 3 de octubre de 1990.

Las masas engañadas

La población de la RDA fue engañada. No le dijeron que la introducción de la economía de mercado significaría desempleo de masas, cierres de fábricas y la destrucción virtual de partes importantes de la base industrial de la RDA, ni el aumento generalizado de los precios, y la desmoralización de un sector de la juventud o que ellos serían considerados ciudadanos de segunda clase en su propio país. No le dijeron estas cosas y se encontraron con ellas a través de una experiencia amarga.

La reunificación precipitó el desastroso colapso del PIB de Alemania Oriental, con caídas del 15,6 por ciento en 1990 y un 22,7 por ciento en 1991, culminando con un declive de un tercio. Se perdieron millones de empleos. Muchas fábricas orientales fueron compradas por sus competidores occidentales y después cerradas. Desde 1992, Alemania Oriental ha experimentado cuatro años de recuperación, después siguió el estancamiento.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el PIB per cápita de la RDA era ligeramente superior a la media alemana, Alemania Oriental era más rica que otros países de Europa occidental. Pero veinte años después de la unificación los niveles de vida en Alemania Oriental están por detrás de occidente. El desempleo dobla los niveles de occidente y los salarios son significativamente inferiores.

El desempleo en la RDA prácticamente era desconocido. Pero la población activa descendió en 3,3 millones de personas desde 1989 a 1992. El PIB real de Alemania Oriental apenas ha aumentado de su nivel de 1989 y el empleo languidece al 60 por ciento de su nivel de 1989. Actualmente, el paro en Alemania en su conjunto es aproximadamente un 8 por ciento, pero la cifra en Alemania Oriental es un 12,3 por ciento. No obstante, algunos cálculos oficiales sitúan el desempleo en un 20 por ciento y entre los jóvenes incluso un 50 por ciento.

Las mujeres, que consiguieron un alto grado de igualdad en la RDA, como en otros países de Europa del Este, han sufrido mucho. Los datos del German Socio-Economic Panel de mediados de los años noventa indican que el 15 por ciento de la población femenina oriental y el 10 por ciento de la masculina estaban desempleados.

En julio de 1990 el "canciller de la unidad", Helmut Kohl, prometió: "En un esfuerzo conjunto pronto transformaremos [las regiones alemanas orientales] Mecklenburg-Vorpommern y Sajonia-Anhalt, Brandemburgo, Sajonia y Turingia, en territorios florecientes". Quince años más tarde, un informe de la BBC admitía que las "estadísticas son desoladoras". A pesar de una inyección de capital estimada en 1,25 billones de euros, la tasa de paro en el Este aún era del 18,6 por ciento en 2005 (antes de la recesión actual) y en muchas regiones supera el 25 por ciento.

Halle, en Sajonia-Anhalt, que fue un importante centro de la industria química con más de 315.000 personas, ha perdido casi una quinta parte de sus ciudadanos. Antes de que cayera el Muro de Berlín en 1989, el "triángulo químico", Leuna-Halle-Bitterfeld, daba empleo a 100.000 personas, ahora sólo quedan 10.000. Gera tenía grandes empresas textiles y de defensa, y algunas minas de uranio. Han desaparecido y lo mismo ha sucedido con la mayoría de empresas estatales desde 1989.

El PIB oriental per cápita pasó del 49 por ciento del nivel occidental en 1991, al 60 por ciento en 1995, desde ese momento la convergencia ha dejado de avanzar. La economía crecía aproximadamente un 5,5 por ciento al año, pero no estaban creando muchos nuevos empleos. Como resultado el Este se está vaciando. Desde la unificación aproximadamente 1,4 millones de personas se han trasladado al oeste, la mayoría de ellos jóvenes y personas con estudios. La emigración y la escarpada caída de la fertilidad han provocado un declive anual de la población oriental desde la unificación.

Es una suprema ironía de la historia que veinte años después de la unificación la gente abandone Alemania Oriental, no para huir de la Stasi, sino para escapar del desempleo. Por supuesto, a algunos les ha ido bien. El informe de la BBC dice: "Grandes casas burguesas, muchas llenas de agujeros de bala de la Segunda Guerra Mundial hasta 1989, las han restaurado devolviéndolas a sus días de gloria".

El marxismo revive

Como muchos otros alemanes orientales, Ralf Wulff dijo que estaba encantado con la caída del Muro de Berlín y ver cómo el capitalismo sustituye al comunismo. Pero la euforia no duró mucho. "Bastaron un par de semanas para darse cuenta de que lo que significaba la economía de libre mercado", decía Wulff. "Es el materialismo y la explotación rampantes. Se pierde el ser humano. No teníamos comodidades materiales pero el comunismo aún tenía mucho a su favor". (Reuters).

Hans-Juergen Schneider, un veterano ingeniero de 49 años de edad lleva en paro desde enero de 2004. Ha enviado desde entonces 286 solicitudes de trabajo, sin éxito. "La economía de mercado no puede resolver nuestros problemas", dice, "las grandes empresas están arrebatándonos los beneficios sin aceptar ninguna responsabilidad". No es el único. Una encuesta publicada por Der Spiegel decía que el 73 por ciento de los alemanes orientales creen que la crítica del capitalismo hecha por Carlos Marx es aún válida.

Otra encuesta publicada en octubre de 2008 en la revista Super Illus decía que el 52 por ciento de la población del Este piensa que la economía de mercado es "inepta" y "destartalada". El 43 por ciento preferiría un sistema económico socialista, porque "protege a las pequeñas personas de las crisis financieras y otras injusticias". El 55 por ciento rechazaba los rescates por parte del Estado a la banca.

Entre los jóvenes (18 a 29 años), que nunca vivieron en la RDA o lo hicieron brevemente, el 51 por ciento quería el socialismo. La cifra para los adultos entre 30 y 49 años de edad era del 35 por ciento. Pero para los que tenían más de 50 años era el 46 por ciento. Estos datos se confirman con las docenas de entrevistas a ciudadanos corrientes del Este. "Leíamos sobre los ‘horrores del capitalismo' en la escuela, realmente tenían razón. "Carlos Marx estaba en lo cierto", dice Thomas Pivitt, un trabajador de tecnología de la información de 46 años de edad en Berlín Oriental. El Capital se convirtió en un best-seller para el editor Karl-Dietx-Verlag, en 2008 vendió 1.500 ejemplares, el triple de 2007 y desde 1990 ha aumentado en cien veces.

"Todo el mundo pensaba que nunca más se demandaría ‘El Capital' ", dice el director general Joern Schuetrumpf a Reuters. Incluso banqueros y directores ahora leen El Capital para intentar comprender lo que nos están haciendo a nosotros. "Marx definitivamente tiene razón", dijo.

La crisis del capitalismo ha convencido a muchos alemanes, tanto en el Este como en Occidente, de que el sistema ha fracasado. "Yo pensaba que el comunismo era una mierda pero el capitalismo es aún peor", decía Hermann Haibell, un herrero de 76 años jubilado. Las pequeñas personas como yo tenemos que pagar por este caos financiero con impuestos más altos debido a la codicia de los banqueros".

Incluso más significativo que las encuestas de opinión fueron los resultados de las recientes elecciones alemanas. El Partido de la Izquierda registró un avance significativo, consiguiendo casi el 30 por ciento del voto en el Este. Ahora en el Este los partidos burgueses no tienen la mayoría. Eso demuestra claramente que la población de Alemania Oriental no quiera el capitalismo sino el socialismo, no la caricatura burocrática totalitaria de socialismo que tenían antes, sino el genuino socialismo democrático, el socialismo de Marx, Engels, Liebcknecht y Luxemburgo.

Londres, 19 de octubre de 2009.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Dr Z
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1944
Registrado: 11 Mar 2005, 22:39
Ubicación: Imeprio Faraonico-Gallardoniano de Madrid
Contactar:

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Dr Z » 12 Nov 2009, 01:04

Dunántúl escribió:
Por lo demás, chapó por Iván, da gusto leerlo.

Un saludo
Más bien da gusto a los dos.
El liberalismo y todas su variantes no son mas que un cáncer social a extirpar.

FRIKIS NO ESTO NO ES EL ZOO.

jsti
Adolescente buscando su sitio
Mensajes: 166
Registrado: 17 Sep 2006, 16:37
Ubicación: Madrid

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por jsti » 12 Nov 2009, 01:09

Muy interesante el texto, Ivan. Mi felicitación.

Echo en falta referencias a muchas cosas que dices... que supongo que buscando por Internet se encontrarán, pero a veces puede la vaguería xD
En especial sobre el problema étnico del Báltico ¿podrías concretar un poco?


Y bueno, ya sobre el tema soviético, llevo tiempo pensando que desconozco en gran medida cómo funcionaba al URSS y demás países de la órbita. Cuando puedo intento preguntar a gente que vivió en esos países, pero no deja de ser una visión muy limitada de todo. ¿Alguna recomendación sobre qué leer/ver/etc para poder conocer el funcionamiento de la URSS con un mínimo de objetividad?

Dandaros
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1586
Registrado: 21 Mar 2009, 12:37

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Dandaros » 12 Nov 2009, 01:30

Patrick Vandeweyer escribió:La caída del Muro de Berlín: 20 años después

Me ha gustado y como esto va de aplausos. Por colgarlo :plas: :plas: :plas: :plas: :aplausos: :aplausos: :plas: :plas: :aplausos: :aplausos: :mrgreen:
“No digáis que el movimiento social excluye al movimiento político. No hay jamás movimiento político que, al mismo tiempo, no sea social" K. Marx

El PSOE es el remedio homeopático contra el capitalismo

Dandaros
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1586
Registrado: 21 Mar 2009, 12:37

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Dandaros » 12 Nov 2009, 01:35

Oye ivan podrías responder a mi mensaje anterior a este último, por favor.
“No digáis que el movimiento social excluye al movimiento político. No hay jamás movimiento político que, al mismo tiempo, no sea social" K. Marx

El PSOE es el remedio homeopático contra el capitalismo

Ender

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Ender » 12 Nov 2009, 01:55

Dandaros escribió:No sé no entiendo como un sistema que se basa en una democracia mucho más grande que la que tenemos puede ser tumbado por unos líderes que se vuelven capitalistas. Si hubiera funcionado bien por mucho dirigente capitalista, las bases que no lo son, deberían poder tumbarlo. Eso no pasó.
Es que la URSS no cayó de un día para otro. Aquí está el truco y el engaño del capitalismo.

Podeis pensar lo que querais y me podeis tachar de lo que os venga en gana, pero uno se da cuenta de que el socialismo no se acabó en 1989, ni en 1991. Estas dos fechas son sólo la culminación de un proceso largo, lento y sutil, que fue encaminado a ursurpar las empresas estatales y públicas de la URSS. EN el caso de otros paises fue muchisimo más descarado, las empresas y fábricas socialistas fueron directamente vendidas al capitalismo por lo que hoy sería un misero céntimo de euro o ni eso, y luego, la mayoría fueron demolidas y destruidas.

En la URSS lo que decidieron los dirigentes fue apropiarse lentamente de esas empresas. Cada dirigente que pasó por la URSS a partir del XX congreso, se dedicó a acentuar lentamente este plan, a escondidas, mientras de cara a la gente seguían proclamando los ideales comunistas y bla bla bla. O a veces ni eso, ya ha comentado Ivan que Yeltsin tuvo que hacer pucherazo. Esto hay artículos y libros por internet que lo explican, no hace falta irse a Rusia a ver los archivos para hacerse una idea de que iba la cosa....

Estas cosas van a si, el estado abandonó el movimiento obrero y volvió a dividir a los rusos en clases sociales. Hoy en día sigue existiendo un partido comunista en Rusia que se hace eco de la vieja historia, de las políticas de Stalin, de la democracia del proletariado,...¿y que?

De la misma forma yo te podría decir, ¿por qué si en españa hubo una república antes de la guerra civil y el franquismo, después de la dictadura no hemos vuelto a la república?. ¿Por qué no nos sublevamos?

Es que no es tan facil colega...además, se te escapan mogollón de factores coyunturales...

Dandaros
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1586
Registrado: 21 Mar 2009, 12:37

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Dandaros » 12 Nov 2009, 02:06

Ender escribió:..

No digo que sea fácil, no digo que haya sido sencillo. Que a la gente le quitan algo y lo recupera en nada. Quiero decir que el sistema no era bueno si llegó a ese punto. Dices que poco a poco, de forma oculta defendían el comunismo pero que en realidad estaban desmantelándolo. Eso quiere decir que la gente les creía, como ahora podemos creer a cualquier politicucho que nos diga "todos vamos a ser ricos". No había un mecanismo de transparencia que pudiese hacer evidente esas mentiras y triquiñuelas de las que hablas, ni tampoco tuvo que habr una buena organización de masas que pudiese parar todo eso. No sé si me explico bien.

Creo que lo podría resumir en que si los ciudadanos soviéticos tenían más poder en su sociedad del que tenemos nosotros ahora, deberían poder haber visto eso, haberlo parado. No es como mm allende que llega al poder en un país capitalista, el ejército también venía de la ideología comunista. Es como si ahora el nuevo dirigente del PCE empieza a volverse socioliberal y todos vamos detrás de él. En teoría los del PCE, que son comunistas, que no son socioliberales le deberían poder parar los pies. Si los dirigentes pueden hacer y deshacer sin que se entere la sociedad mm no lo veo como un sistema profundamente democrático..

Bueno y ya digo yo que de revolucionario no tengo un pelo, para que no me lo diga nadie.
“No digáis que el movimiento social excluye al movimiento político. No hay jamás movimiento político que, al mismo tiempo, no sea social" K. Marx

El PSOE es el remedio homeopático contra el capitalismo

Ender

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Ender » 12 Nov 2009, 02:20

Dandaros escribió: No digo que sea fácil, no digo que haya sido sencillo. Que a la gente le quitan algo y lo recupera en nada. Quiero decir que el sistema no era bueno si llegó a ese punto. Dices que poco a poco, de forma oculta defendían el comunismo pero que en realidad estaban desmantelándolo. Eso quiere decir que la gente les creía, como ahora podemos creer a cualquier politicucho que nos diga "todos vamos a ser ricos". No había un mecanismo de transparencia que pudiese hacer evidente esas mentiras y triquiñuelas de las que hablas, ni tampoco tuvo que habr una buena organización de masas que pudiese parar todo eso. No sé si me explico bien.
Con total claridad. Pero te has vuelto a dejar un elemento coyuntural fundamental para comprender porqué el partido bolchevique tuvo que abandonar el marxismo leninismo: La guerra.

Sin este factor tan importante y decisivo, las cosas hubieran ido por otros caminos. Tu me hablas como si nada hubiera pasado, como si en una era de normalidad de repente las cosas se empezaran a torcer sin causa ni motivo. Y todo tiene un motivo.

Puede que incluso hubiera problemas antes de la guerra. Pero ya no llego a tanto....para eso hay que urgar hasta la estructura básica de la URSS, los soviets.

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ESTOY HASTA LOS COJONES DE LA CAÍDA DEL MURO

Mensaje por Patrick Florent » 12 Nov 2009, 02:25

“Me parece bastante correcto, salvando los dos errores típicos que para mi tiene el trotskismo (no reconocer el punto de ruptura entre Stalin y Jruchov, y la soberbia típica de "los trotskistas fuimos, somos y seremos siempre la Polla, aunque en 70 años desde la muerte de Trotski no hayamos conseguido absolutamente nada").” (Ivan el Rojo)

El “punto de ruptura entre Stalin y Jruchov” es lo que plantea la teoría del “(neo)revisionismo”, la conocemos pero no la compartimos, es la manera que tienen los que aceptan la tesis de la degeneración burocrática de la URSS (visto lo visto, es difícil de mantener lo contrario desde ’89-’91) pero quieren salvar el “buen periodo” del estalinismo. Jruchov, por su parte, le echó la culpa de todo los excesos y barbaridades del régimen a su antecesor, pero la llamada “desestalinización” nunca se convirtió en un cambio real en la estructura del régimen, porque la burocracia no iba a liquidarse a sí misma, de allí la necesidad de una revolución política que nunca llegó.

“Salvando esas dos cosas y su exageración sobre el alcance del burocratismo (la mayoría de los funcionarios de la URSS eran honestos. El abuelo de mi mujer trabajaba en el Kremlin y no tenía mas que un piso de 70 metros cuadrados, un coche de 20 años y una pequeña casita en el campo... su padre era catedrático y decano de la Facultad de Matemáticas y cuando se casó le asignaron un piso de 40 metros cuadrados y nunca tuvo coche)”

Habría como unos 14 millones o más de funcionarios miembros del PCUS en la URSS, pero la burocracia tampoco iba a ser una “casta” (por no darle el rango de clase) homogénea, el propio Trotsky señalaba que entre las capas más bajas y la cúpula había la misma diferencia que entre un gran capitalista de occidente y un tendero, por “privilegios” se hace sobre todo referencia a los altos funcionarios. También hay que tener en cuenta que los diferenciales de salarios con los obreros fueron creciendo con el tiempo hasta llegar a los extremos del periodo de Breznev. De hecho, creo que tras el colapso del PCUS, fueron los miembros de la “baja burocracia”, si puedo llamarlos así, los que resucitaron el PCFR, mientras que los Yeltsin y cia lo empezaron por ilegalizar.

Eso si, no coincido con su valoración de Gorbachov como el que "representaba al ala de la burocracia soviética que entendía la reforma desde arriba para preservar el régimen en su conjunto". Era algo mas. Gorbachov ya representaba a un bloque de "apparatchiks" que no deseaban seguir manteniendo el socialismo y que ya querían introducir directamente el capitalismo en la URSS. Y para ver esto basta con leer a Gorbachov, creo que entre tanta confusión de conceptos como utiliza, se puede ver bastante claro. La diferencia con los de Yeltsin era, como dije, que unos iban a por la voladura controlada, y los otros a por la voladura incontrolada.

Esto parte de la idea que “mantener el régimen en su conjunto” es lo mismo que “mantener el socialismo” o lo que sea que fuera el régimen, pero si lo miras bien, los chinos han “mantenido el régimen en su conjunto”, con el “PC” al frente...restableciendo el capitalismo.

También hecho en falta un poco de autocrítica por parte del trotskismo.


Hombre, no cuentes con Alan Woods para asumir la política de los Mandel y cia, a los que ya criticaba duramente hace cuarenta años, considerándolos como una mezcla de sectarismo y oportunismo...
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Responder