Stalin

El título lo dice todo.
KLAUDIA

El hilo sobre STALIN

Mensajepor KLAUDIA » 01 Ago 2007, 07:37

LOS MUERTOS DE STALIN

Prefiero así.

No pienso rebajarme a debatir con gentuza de IU, ni con trotskistas ni con oportunistas ni con fascistas.

AHI OS QUEDAIS.
Última edición por KLAUDIA el 08 Ago 2007, 16:52, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
AntiHeroe
Living la vida loca
Mensajes: 517
Registrado: 16 May 2007, 10:37
Ubicación: Madrid

Mensajepor AntiHeroe » 01 Ago 2007, 19:45

Interesante...

Avatar de Usuario
CAMAS
Adolescente buscando su sitio
Mensajes: 179
Registrado: 01 Feb 2007, 01:38
Ubicación: CAMAS
Contactar:

Mensajepor CAMAS » 02 Ago 2007, 21:59

No he podido leer todo el texto amigo, pero como contrapunto, pondré un libro muy interesante que para un troskista es muy interesante, al igual que para cualquier comunista; el libro se llama "Prisionera de Stalin y Hitler", y está escrito por la sufridora, es decir, por Margarete Buber-Neumann, la cual, nunca dejó de ser comunista, pero si juró contar las atrocidades de Stalin, que no tiene nada que ver con la obra de Lenin ni con la sucesiba URSS... pero claro está, el imperio utiliza esa era de terror para cargar contra todo lo que huela a izquierda, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡hasta meten en el mismo saco al PSOE!!!!!!!!!!!

A continuación, pondré un comentario; eso es lo malo de estos foros, que no puedes dejar de leer; sobre le libro y sobre el tito stalin:



FUNDACIÓN
ANDREU NIN








Margarete Buber-Neumann
La comunista alemana que Stalin entregó a Hitler
Pepe Gutiérrez-Álvarez

Después de recuperar El vértigo el impresionante relato de Eugenia Ginzburg sobre los campos de concentración estalinistas (1), la colección que dirige Antonio Muñoz Molina para Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores efectúa una nueva entrega con otro testimonio de los supervivientes que con el título de Prisionera de Stalin y Hitler escribió Margarete Buber-Neumann. Se trata de una edición igualmente prologada por el propio escritor empeñado según sus propias palabras en “ofrecer los testimonios de los que estuvieron allí, para que se deje de especular y se analice, de verdad, qué es lo que pasó en este periodo de la historia. Algo que en Europa se hace desde hace tiempo, pero que en España cuesta, porque aquí nunca se revisa nada" (una reflexión cuyo hilo retomaré más abajo). Aunque el autor de Beltenebros ha querido precisar que cuando ha subrayado el desconocimiento existente sobre dichos testimonios se refería antes que nada al suyo propio, lo cierto es que estas ediciones -magníficas por lo cuidadas- suelen ser presentadas como “descubrimientos”, como piezas ocultadas por la imnipresencia de una izquierda cómplice.
La historia de Margarete Buber-Neumann (Postdam, 1901-Francfort, 1989) es la de una militante comunista que hasta entonces no se había cuestionado el significado del estalinismo, antes al contrario, participaba en él con toda su buena fe de militante probada que había viajado como funcionaria de la Internacional. Perteneciente a una familia de clase media, debe su primer apellido al más ilustre de todos los Buber, Martin (2), el célebre autor de Camino de Utopía, con cuyo hijo había estado casada y con el que había tenido dos hijos. Afiliada al Partido Comunista alemán en 1926, donde pronto alcanzó una notoriedad, sobre todo por su relación con uno de sus líderes más reputado, Heinz Neumann (Berlín,1902-Moscú, 1937), que le dará su segundo apellido. La historia de ambos se confunde... Heinz era lo que en términos leninistas clásicos se entiende por un auténtico “profesional de la revolución”, un militante a toda prueba que desarrolla actividades de extraordinario valor en el más absoluto anonimato, un profesional riguroso que por ejemplo merece el respeto del exigente León Trotsky que en uno de sus más importante trabajos, La Internacional Comunista después de Lenin (3) pondrá en solfa a todo su equipo dirigente, y lo cita sin cuestionarlo, posiblemente porque lo creía recuperable.
Heinz, que fue conocido por numerosos seudónimos (Gruber, Octavio, “Octavio Pérez, Karl Bieler, etc), pertenecía también a una familia burguesa. Estudió Filología en Berlín y siendo estudiante ingresó tempranamente en partido comunista de Alemania (1920). Pronto destacó como colaborador en la prensa del partido, y trabajó al lado de sus más importante dirigentes de entonces como Heinrïch Brandler y August Thalheimer, que serían desde la segunda mitad de los años veinte contrarios a su rusificación-estalinización desarrollada con el “nombre artístico” de “bolchevización”, término que escondía la pérdida total de una independencia que le llevó a protagonizar toda clase de debates en la Internacional. Como delegado alemán, Heinz tomó parte tanto en IV Congreso de la Komintern en 1922, (el último marcado por la fuerte presencia de Lenin y Trotsky) así como en el V (1924) y en el VI (1928). Igualmente fue el principal representante comunista alemán ante la más altas instancias de la Internacional (CEIC) entre 1925 y 1927, año en el que fue enviado a China junto con V. Lominadse como consejero del CC del partido comunista de China. Como tal sobresalió junto con Lominadzé en el desencadenamiento de la Comuna de Cantón (11-14 de diciembre de 1927), formando parte del ”soviet” dirigente que seguía las directrices del Komintern, y que acabó trágicamente en una derrota histórica, que fue determinante para el curso ulterior de la revolución china (4). A principios de los años treinta existía alrededor de Neumann una leyenda, y como tal evocaban su nombre algunos comunistas ilustrados de la época como el madrileño Quique Rodríguez que lo reconocía como uno de los autores de la obra colectiva La insurrección armada (5), una de las más emblemáticas del llamado “tercer periodo”, de carácter izquierdista con el que tanto se identificó Neumann.
Heinz regresará nuevamente a Alemania con el objetivo de ayudar a Ernest Thäelmann, y aplicar la política del “tercer periodo” de Stalin. Convencido partidario de la línea oficial, Neumann jugó con toda su buena fe un papel destacado en la estalinización del partido alemán entre 1928 y 1931. Luego será uno de portavoces del partido como diputado en el Reichstag de 1930 hasta1932, mientras mantiene su cargo en el Komintern. No obstante, como era de esperar más tarde o más temprano, un comunista con pensamiento propio como Neumann, tuvo que comenzar a criticar la política de Thäelmann (el verdadero “hombre de Stalin” en el partido), por lo que fue destituido de sus puestos de dirección, y llamado a Moscú en 1932. Dado que sus críticas se atienen en lo fundamental a la situación alemana, Heinz y Margarete son enviados a trabajar en España (1932-1933) con la dirección kominteriana del PCE, actividad sobre la que más tarde Margarete ofrecerá su testimonio en su libro sobre el Komintern.
Detenido en Suiza a finales de 1934, Hitler pedirá al gobierno suizo la extradición a Alemania (26.12.1934). Por su parte, Neumann solicitó asilo político en la URSS y lo obtuvo a finales de 1935 gracias a la intervención expresa Stalin. Por una propuesta del viejo bolchevique Piatnitsky (6), Neumann fue incluido en la delegación del CEIC a Brasil en calidad de consejero político del líder comunista Luis Carlos Prestes que preparaba una rebelión contra la dictadura de Getulio Vargas (7). Junto con su esposa Margarete recibió una preparación especial, a tal efecto (1935). En julio de 1935 recibió los documentos necesarios y las instrucciones de Piatnitsky, e incluso escribió un folleto sobre Prestes con el seudónimo “Octavio Pérez”, el mismo que había utilizado en España. Sin embargo, tras la caída de Piatnitsky, los planes sobre Brasil fueron cancelado. Neumann era ya un sospechoso por su probada independencia de criterio y en su radicalidad antinazi (Margarete lo describe en España obsesionado por leer todo lo que llegaba desde Alemania) en un momento en que Stalin preparaba el terreno de un pacto con Hitler. No tardó en ser detenido y fusilado bajo la acusación de “trotskista” y de “conspirar contra la revolución” (26.4.1937). De hecho, se trataba de una muerte anunciada.
Cuando emprendieron el viaje a Moscú en mayo de 1935, Heinz no se llamaba a engaño. Sabía lo que estaba ocurriendo, y le había comentado a Margarete "Quizá vayan a detenerme en Leningrado". A su llegada al. hotel Lux de Moscú, pudo vislumbrar como el clirnax de sospecha y detenciones que se había apoderado reinaba en la URSS se había extendido también entre los emigrados. En este ambiente, el contar con una página de desavenencia era prácticamente un certificado de muerte. "En Moscú, la atmósfera era asfixiante", escribirá Margarete que sobrevivirá pero que conocerá su particular descenso a los infiernos.
Margarete a la que Arthur Koestler define en sus Memorias como “una mujer de baja estatura de cabello negro, vivaz y alegre”, era la fiel compañera de Heinz, pero no un cuadro político recocido y la dejaron. Durante meses estuvo vagando de una prisión a otra, investigando sobre el destino de Heinz junto con centenares de esposas y madres desesperadas, que no entendían para nada lo que estaba ocurriendo. Poco a poco, en un ambiente de incertidumbre total –las víctimas eran por lo general antiguos revolucionarios, pero carecían de un perfila tan definido como el que poseían las victimas del nazismo-, escuchando cómo las noticias sobre la desaparición de amigos y conocidos, algunos de ellos estalinistas probaos, como ella misma que hasta entonces no se había cuestionado. Sus únicas pertenencias estaban reunidas en una maleta guardada bajo la cama, dispuesta para cuando los agentes de la NKVD vinieran a por ella. Su ingenuidad era tal que cuando por la noche del 27 al 28 de abril de 1937 vinieron a por ella, no se asustó "en absoluto", estaba persuadida de que tenía que haber un malentendido. Los siguió en un lujoso Ford, camino del centro penitenciario de Lubianka. En su libro anota: "Mi reloj luminoso y el pensamiento de que en mucho tiempo no volvería a ver aquello fueron las últimas impresiones de libertad".
La pesadilla sin embargo, no había más que comenzar. La comitiva la conduciría hasta las largas colas existentes ante las puertas de las oficinas de las prisiones en Moscú que disponía el traslado de los prisioneros hasta los campos de trabajo en Siberia. Allí las condiciones de vida eran estremecedoras, pero a Margarete le quedaba conocer todavía otra vuelta de tuerca. El Pacto de No Agresión con el que los firmantes se repartían Europa oriental, (que Stalin creyó, y que Hitler utilizó para ganar tempo) entre la Alemania nazi y la URSS estalinista, sellada por Molotov y Ribbentrop de 1939 (8) contenía una cláusula que lo hacía más repulsivo si cabe. Era la que dictaminaba el regreso a su país de origen de los comunistas alemanes detenidos en las prisiones soviéticas. En el régimen nazi no había confusión, y para los comunistas no tenían otra alternativa que no fueran los campos de exterminios, en el caso de Buber-Neumann, el destino era Ravensbrück.
El valor del testimonio de Margarete radica en su minuciosidad en la descripción un mundo complejo, de un abismo por el que desfilan numerosos personajes como la anciana prisionera que se alegra de llegar a la prisión moscovita tras su paso por Siberia, siguiendo con el caso de la vigilante jefe de Ravensbrück, Langefeld, que reniega de Auschwitz como un más allá de la crueldad que le había tocado protagonizar. A lo largo de sus páginas desfilan figuras tan siniestras como la del doctor Rosenthal y su amante (la prisionera Gerda Quernheim), que se dedicaban al asesinato sistemático de mujeres embarazadas y niños, aunque finalmente acabaron detenidos por robar las piezas dentales de oro de sus víctimas. Personajes e historias que se entrecruzan con las algunas militantes comunistas que negaban el terror estalinista, o como Erika Buchmaim, que "había interiorizado la teoría fascista del exterminio". Aquel fue su trágico destino hasta que consiguió su liberación en abril de 1945. en sus páginas finales escribe "Yo había pensado en todas las posibilidades de una salvación; la huida ante los rusos con ayuda de las polacas, la desaparición en el revuelo que se originase después de que escaparan las SS, pero nunca pensé en ser puesta en libertad".
Con una voluntad militante, y con la capacidad de observación de una buena periodista, Margarete lo observaba y lo registraba todo, incluso llegó a hacerse necesaria para sus compañeras, vivir historias de una intensa humanidad como se desprende de líneas como las siguientes: “Siempre encontré seres que me necesitaban, nunca me faltó el regalo de la amistad y de las relaciones humanas”.
La obra de Margarete está justamente considerada como un clásico en su género. Apareció en Alemania y Suecia en 1948 y se tradujo al francés en 1949, mientras que la primera traducción en castellano (firmada por Luis García Reyes) data de 1967 en la colección Libro Documento para Ediciones GP que “distribuía” la popular Plaza&Janés. En el catálogo de GP se podían encontrar diversos best-seller, algunos de ellos famosas adaptaciones para la gran pantalla como son los casos de Gigi de Colette, Cinco mujeres marcadas de Ugo Pirro, Que el cielo la juzgue de Ben Ames Willians, ¿Arde París? de Lapierre&Collins. No se trataba por lo tanto de una empresa “testimonial”, todo lo contrario. Era una editorial de las que llegaban a los kioskos, se leía pródigamente en las oficinas y en los metros. Entre sus divulgadotes hay que reseñar los Testigos de Jehová perseguidos por el nazismo, a los que les dedica unas páginas muy emotivas.
En Francia el libro tuvo una repercusión especial ya que Margarete una intervención muy impactante en el famoso proceso que los comunistas franceses –con la misma buena fe que ella había mantenido hasta su detención- contra el funcionario soviético Víctor Kravchenko en 1947. El estalinismo estaba perdiendo la aureola que había logrado con la victoria del pueblo ruso contra la invasión nazi, y la confusión que reinaba entre los intelectuales parisinos era considerable. De un lado estaba la derecha que se preparaba para la “guerra fría”, y que había hecho famosa la imagen del bolchevique en el cuchillo en la boca escondido bajo la cama. Del otro, una izquierda dividida entre los que creían que al criticar a la URSS se torpedeaba al movimiento obrero, y los que estimaban que (como confirmaría el tiempo) más daño le podía hacer mantener una mentira que ya había sido denunciada desde finales de los años veinte por escritores de la talla crítica de Panait Istrati (Hacía la otra llama), Boris Souvarine (Stalin), Víctor Serge (De Lenin a Stalin) y André Gide (Regreso de la URSS). Había dificultades para probar la veracidad de las acusaciones que Kravchenko arrojaba contra el sistema soviético, por eso el testimonio de Margarete podía inclinar la balanza.
Una de las personas más emblemáticas que asistió a su descargo fue Simone de Beauvoir que estuvo acompañada por Sartre en una audiencia. En su diario, la autora de El segundo sexo, escribió: “Cualesquiera que fuesen sus mentiras y su penalidad” (de Kravchenko), “y aunque la mayor parte de sus “testigos” fuesen tan sospechosos como él, de sus declaraciones surgía una verdad: la existencia de campos de trabajo. Lógico, inteligente, confirmado además por muchos hechos, el relato de la señora [Buber-Neumann) arrancaba la convicción.” Y añade “El testimonio de Margarete fue conmovedor y he salido atormentada por él”. Una ferviente estalinista de entonces, Dominique Desanti (y autora de otra historia de la Internacional comunista que publicó Anagrama en los años setenta), escribiría: “Pero si Margarete Buber-Neumann me hizo vacilar un momento, ni un solo instante he creído que lo que contaban todos los testigos fuese verdad...” Otra persona a quien ese proceso hizo vacilar fue Edgar Morín, pero que permanecería algún tiempo leal al partido hasta que pasó a animar las ediciones de Minuit y la revista Arguments, y que añadiría por su parte: “Sentía no obstante en esa época, aunque ignorase las prácticas de exterminación sistemática, que había demasiadas víctimas concentracionarias para que sólo los excesos o los abusos pudieran explicarlo” (9).
En la misma colección apareció su no menos impresionante evocación de Milena, la amiga de Kafka, una biografía complementaria a la suya. Como explica la propia Margarete, el relato de su paso por los campos nació a partir de su amistad con esta avanzada periodista comunista judía cuyo nombre completo era Milena Jesenská, y que cuenta con una popularidad añadida por haber sido la novia de Franz Kafka, la destinataria de las impresionantes Cartas a Milena. Ambas estuvieron en el mismo campo de concentración y hoy se conocen las famosas "Cartas a Milena", gracias a Margarete Buber-Neumann. Milena murió en brazos de Buber-Neumann. En Prisionera de Stalin y Hitler, ésta narra cómo lo que le ayuda a sobrevivir en su doble condición de huida es la promesa que le hizo a su amiga Milena, "la mujer hermosa, libre, heroica, que había resistido contra los alemanes en Praga, y logrado que se salvaran las cartas que le había dirigido a principios de los años XX aquel escritor judío desconocido, Frank Kafka", escribe certeramente Muñoz Molina en prólogo del libro. Cuando Milena murió en 1944, el primer pensamiento de Margarete fue” Ahora la vida carece de sentido”.
Fue Milena quien le propuso que escribiera sobre su trágica experiencia. "En su fantasía creó una obra sobre los campos de concentración de las dos dictaduras en la que hablaría de las llamadas a recuento, las marchas en columna y la degradación de millones de seres a la esclavitud; una dictadura en nombre del comunismo y la otra por el bienestar de los tiranos", escribirá Margarete en su libro que ha sido reeditado por Tusquets. Con todo lo que les une existe empero una doble diferencia a favor de la Milena: primero) siempre fue adversaria del estalinismo; segundo) murió siendo una revolucionaria...(10)
La mejor documentación sobre esta doble vertiente en la trayectoria de Margarete se puede encontrar en dos obras cuyas que abordan su itinerario amoroso-militante, De Potsdam a Moscú, e Historia del Komintern. La revolución mundial (Ed. Picazo, Barcelona. Desconozco la primera, pero leí la segunda en una traducción de Rolando Hanglin del mismo año que la edición alemana, 1975). En este caso, lo biográfico y lo histórico se combinan. Sin embargo, una y otra cosa no brillan a la misma altura. De su parte testimonial cabe extraer un tono vivo y apasionante. Aquí Margarete no puede ocultar su entusiasmo y fervor, ni su apasionada relación amorosa-militante. Describe su vida cotidiana con una mirada fresca, los revolucionarios que conoce nunca dejan de ser personas de carne y hueso, con sus grandezas y medianías. Cabría quizás destacar su vivida descripción del conflicto suicida que enfrentó a socialdemócratas (anticomunistas que preferían atenerse a la legalidad antes de luchar) y comunistas (que aseguraban que la socialdemocracia era el “enemigo principal”, y que ya ajustarían las cuentas con los nazis), es rica en detalles de la vida cotidiana.
Empero, su capítulo español (11) resulta bastante extraño amén de representativo de las limitaciones de la mirada política de Margarete. De entrada porque su cronología resulta cuanto menos confusa, mezcla acontecimientos, y aunque no lo diga, da la impresión de que tuvo que tener problemas con el castellano. También resulta sorprendente su preocuparon (sin duda una reflexión ulterior, o sea del momento del redactado) por la “cuestión religiosa” en España, y su descripción del anticlericalismo de las autoridades que desembocan en una acusación contra el sectarismo de la República así como con una aséptica referencia al general Franco, un detalle que cuadra con su anticomunismo y su evolución ideológica hacia cierta democracia-cristiana.
Hay pues dos Margarete, la comunista de buena fe que cree en Stalin hasta que la evidencia le cae encima y la anticomunista autora de este extraño testimonio con pretensión de historiadora. Desde esta última perspectiva, todo resulta embrollado, carente del más mínimo rigor. Cita a personajes históricos sin reseñar sus fuentes, así muchas de las palabras que llega a atribuir a Lenin resultan muy poco fiable, entre otras cosas porque las fechas que da son imposibles, por la sencilla razón de que el líder bolchevique ya había sido enterrado (un detalle que carece de la menor relevancia en la nueva historia oficial anticomunista). Más que de una historia, se puede hablar de una vehemente requisitoria para demostrar que el comunismo fue una aberración, además siempre y en todas sus facetas. El Komintern fue un mero invento de Lenin para dar rienda suelta a sus ambiciones; un Trotsky que le grita a los insurrectos de Kronstadt, “!Os cazaré como faisanes¡” (una versión del “Tirad a la barriga” de Azaña en Casas Viejas); Rosa Luxemburgo estuvo siempre y totalmente en contra de los bolcheviques, Stalin es pues, una consecuencia directa de la revolución de Octubre de 1917, y en todo esto no hay mucho que discutir. Ni de verdad.
Ya se sabe, el comunismo es intrínsecamente perverso. No deja de ser curioso que dicha “continuidad” fuera tabla de ley para los que creyeron en Stalin, como la propia Margarete Buber-Neumann que como si se tratara de una virgen atraviesa el cristal de la historia sin tocarlo ni mancharlo. Este giro es harto representativo de los comunistas arrepentidos, sobre todo para los que apenas si conocieron su fase revolucionaria, y para los que se habituaron a argumentar en clave estaliniana, y es el que conecta con los comentarios que podemos leer en Muñoz Molina, en lo diarios y en páginas web en las que -de paso- la descalificación total del “comunismo” se combina con reflexiones sobre la no-viabilidad del “Estado del Bienestar”, y es que una cosa lleva normalmente a la otra. El enfoque es siempre el mismo, la medida del comunismo se impone desde el estalinismo (posiblemente también su mayor negación, no menos de lo que Franco pudo ser del cristianismo), y se níngunea todo un comunismo de oposición, existente tantas veces dentro incluso de la mitificación estaliniana como prueban los mismos Heinz y Margarete.
Una forma de estalinismo invertido sobre el que sigue vigente las observaciones de Isaac Deutscher efectuadas en su célebre e insuperable Herejes y renegados (12)
Esto explica el hecho de que a pesar de ofrecer un testimonio sobre las actividades de Heinz Neumann, este libro no haya pasado precisamente como una aportación imprescindible, ni tan siquiera significativa, a la historia del Komintern. Ninguna de las monografías reconocidas sobre la Tercera Internacional la mencionan, lo cual no deja de resultar chocante ya que cuanto menos ofrece información de primera mano sobre las vicisitudes sobre Neumann, uno de sus profesionales más importante que, por citar un solo ejemplo, tuvo un papel destacado en diversos momentos históricos como o durante la crisis revolucionaria china de 1927 o en España republicana, y sin embargo, nadie parece haberle prestado la menor atención (13).
En el lanzamiento del libro, el enfoque escogido por Antonio Muñoz Molina -su introductor y de alguna manera recuperador y “avalador” de este seria de obras, siempre desde un ámbito político que podemos situar perfectamente en la derecha anticomunista, no hay más que repasar los artículos que publicaba en El País del cual -según Haro Teglen- salió por la derecha.
Partiendo del hecho primordial de que "Margarete fue víctima del pacto de no agresión que firmaron Hitler y Stalin en 1939. Un acuerdo que, en entre sus muchos artículos, acordaba la entrega a Alemania de aquellos ciudadanos del país que hubieran escapado del nazismo buscando refugio en la Unión Soviética...”, el subrayado lo establece en la siguiente consideración: “...Algo de lo que en España todavía se habla poco". Considera "escandaloso" que este tema en España sea "muy desconocido". Y como ilustración ofrece su propio ejemplo: "Puedo hablar en primera persona porque a mí me ha costado un disgusto tratar este tema y me han tachado de reaccionario. Todo el mundo está dispuesto a reconocer que los campos de exterminio nazi fueron horribles, pero si hablas del Gulag del estalinismo, todavía hoy te dicen que no es lo mismo".
Para el autor de Sefarad (novela en la que ya amalgamaba las víctimas del “holocausto nazi y comunista” en un cielo conservador exento de nubes), trata de reparar una injusticia ya que aunque “no es igual, porque los nazis mataban en nombre de la raza y los otros en nombre de la felicidad de un Estado?". Este matiz no contradice empero la existencia de una simetría a cuyo conocimiento contribuye poderosamente la obra de Buber-Neumann. Cierto es pues que existe una diferencia fundamental entre los dos regímenes. Mientras que "en que la persecución nazi se concentraba en perseguir a lo otro, a lo diferente, ya sea judío, extranjero, gitano u homosexual; mientras que los enemigos del sistema soviético, son sus propios ciudadanos". Por otro lado, "el sistema nazi está pensado para el exterminio, mientras que el soviético es un sistema esclavo y de control social".
Sobre la base de datos que me ofrece la nuera del socialutópico Martin Buber y luego señora Neumann –un representante de lo mejor del comunismo alemán-, se me ocurren las siguientes acotaciones:

1. Ciertamente, en España se habla poco del pacto Molotov-Ribbentrop, pero menos se habla de otras cosas por ejemplo de la connivencia franquismo-nazismo, de la matanza de comunistas en Indonesia (nuestros gobiernos democráticos han mantenido excelentes relaciones con el régimen de Suharto), o del crecimiento del hambre en un mundo en el que aumenta la concentración de las riquezas (según datos de la ONU), ¿y alguien ha leído a Muñoz Molina sobre algunas de estas cosas u otras parecidas?;
2. No fueron únicamente los “soviéticos” (¿dónde estaban los soviets en un país donde todo estaba desestructurado y todo dependía del “máximo líder?) los que pactaron con los nazis, y aunque nadie hable de ello conviene recordar el apoyo que contó (como Mussolini) por parte de la derecha conservadora europea y norteamericana...hasta que comenzaron a bombardear Gran Bretaña, por otro lado, como ilustra el propio caso de Margarete, los comunistas fueron las primeras víctimas de dicha pacto;
3. Stalin pudo llegar a ser personalmente mucho peor que Hitler, de hecho su dictadura fue muchísimo más personal, sin embargo esto no impidió que –por citar un solo ejemplo-, que el pueblo ruso se batiera contra los nazis a vida o muerte o que los comunistas fueran el principal baluarte de la resistencia antifascista, una paradoja que o se puede explicar únicamente con una comparación del horror totalitario...
4. Por otro lado, el exterminio de la vieja guardia bolchevique y el “Gran Terror” tenían un doble objetivo para Stalin, de un lado salvaguardar su poder absoluto sin necesidad de debatir ni de temer ninguna oposición, pero de otra demostrar a las potencias “democráticas” que la revolución ya estaba más que enterrada, y que la URSS era una garantía para el orden internacional, y así lo demostró también durante la guerra española empleando la “ayuda soviética” para desactivar la revolución;
5. El nazismo fue la expresión política del miedo a la revolución (socialista y por lo mismo democrática) de las clases dirigentes y amplios sectores de la clase media, y su objetivo primordial fue la destrucción del más poderoso movimiento obrero de Europa, amén de competir con los vencedores de la “Gran Guerra” (sobre la que tampoco se quiere hablar, Enrique Krauze la atribuye vagamente ¡a “los nacionalismos”!) en la expansión imperialista...La URSS representaba una revolución grotescamente deformada, como muchas otras que se quedaron aislada, por ejemplo la única revolución antiesclavista protagonizada por los mismos esclavos, la haitiana;
6. Margarete fue una militante comunista al menos entre 1925 y 1937, y su destino se explica como parte de la gran tragedia de una generación...¿Cuándo era comunista se la podía comparar con un SS o con un Serrano Súñer cualquiera?;
7. Es posible que los disgustos que la ha provocado a Muñoz Molina sus ejercicios de simetría parcial (o sea en una única dirección), no sean solamente porque hay viejos estalinistas aquí y allá, a lo mejor es también por su enfoque, extrañamente coincidente con los propios de la escolástica neoliberal;
8. Cabría preguntarse hasta donde alcanzó el desengaño de Margarete que, si nos atenemos a los criterios desarrollados por Muñoz Molina en el caso de Evgenia Ginzburg, fue mitad víctima, mitad verdugo; más, porque fue una estalinista mucho más involucrada que Evgenia, una militante provinciana;
9. Y para acabar: el hecho de que Muñoz Molina permaneciera ajeno a este tipo de aportaciones no significa que no tuvieran un eco significativo en su día, ni mucho que desde la izquierda más crítica no se le prestara la atención debida, por ejemplo esta izquierda fue la que publicó la obra de Panait Istrati en...1929.
PRESENTE Y COMBATIENDO COMANDANTE CHE GUEVARA

Avatar de Usuario
AntiHeroe
Living la vida loca
Mensajes: 517
Registrado: 16 May 2007, 10:37
Ubicación: Madrid

Mensajepor AntiHeroe » 02 Ago 2007, 23:26

Esta claro que Stalin y su regimen instaurado produjo muertes directas políticas (represaliados, depuraciones, purgas, etc...) y muertes indirectas (por hambre, por accidentes, etc...)

Pero igualmente los provoca EEUU, los produjo Hitler o cualquier regimen u gobierno.

Ponerse a discutir sobre si mató 100 millones o medio millón me parece algo irrelevante.

Lo que habría que debatir es si el sistema que introdujo Stalin funcionó realmente o no es algo que se debiese repetir. E igualmente habría que preguntarse si lo que proponía Trosky funcionaría en la actualidad....

Sobre ese punto podríamos seguir discutiendo, no las muertes

Shúrik
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1929
Registrado: 07 Feb 2007, 21:51

Mensajepor Shúrik » 03 Ago 2007, 00:35

He leído el informe y conforme más leía más alucinaba.

No voy a entrar en guerra de cifras, porque no poseo ni los medios ni los conocimientos para cotejar personalmente los archivos (sí, esos que durante el período de la URSS estaban CERRADOS para todo el mundo, claro ejemplo de la transparencia informativa que caracterizaba el mundo soviético -sí, ya sé que ahora saldréis con la cantinela de la defensa ante la agresión externa y bla, bla, bla, el mismo discursito que sigue obviando que el final de la URSS no vino de afuera sino de ADENTRO, del mismo pueblo al que se había aleccionado y adoctrinado durante más de 70 años privándole de todo lo que el Régimen no cocinara previamente). A pesar de ello y de que los estudiosos rusos rebajan la cifra de muertos a 450.000 muertos, ahí queda el dato 450.000 víctimas de la "justicia" estalinista, 450.000 muertos, la gran mayoría por "contrarrevolucionarios" aunque se nos insista que en dichos "centros de reeducación por el trabajo" (al estilo nazi) también había delincuentes comunes. Muertos estos también por la causa por tanto.

Gran parte del estudio trata de desacreditar la idea de los "millones" de muertos mediante el análisis de ciertos personajes. Parece que desacreditando a unos cuantos a sueldo del capitalismo se persigue la idea de eliminar la realidad del brutal régimen de "justicia" que imperaba durante al estalinismo. Cierto que los datos están manipulados y exagerados, pero eso no evita que los gulags existiesen, que los presos por contrarrevolucionarios se contasen por millones y que los muertos, ya sea debido por la ejecuciones, por las falta higiénicas o alimentarias o por lo inadecuado de las instalaciones fuese escandaloso.

Me parece muy acertado lo que dice en el siguiente texto:
La Unión Soviética era un país que recientemente había dejado el feudalismo y la herencia social en lo que respecta a los valores humanos eran muchas veces un peso para la sociedad. En el sistema anterior con los Zares, los trabajadores eran obligados a vivir en una profunda miseria y la vida humana no tenía mucho valor. Robos y crímenes violentos eran penados con una violencia sin límites. Las insurrecciones en contra de la monarquía terminaban habitualmente en masacres, con condenados a muerte y penas largas de prisión.
Cualquiera que haya estudiado un poco de Historia de Rusia sabe que todo esto es cierto, lo que se le ha "olvidado" a nuestro articulista es mencionar el hecho que los dirigentes soviéticos siguieron dando similar trato a los pueblos eslavos. Ejemplos claros los tenemos en la manera de liquidar la sublevación de los marineros de Kronstadt, de "solucionar" el asunto de los kulak ucranianos o de la deportación en masa de los pueblos caucásicos (no rusos evidentemente) por presunta colaboración con los nazis. Por no hablar de los métodos de la policía política, del racismo hacia los pueblos no eslavos, o del trato que recibió la población alemana (especialmente las mujeres) durante la "liberación" del territorio alemán.

Otro texto a resaltar:
Otro factor a tener en cuenta es que la URSS, un país que en los años 30 tenía una población de 160/170 millones de habitantes, estaba fuertemente amenazada por potencias extranjeras.
Esto es radicalmente FALSO. En los años 30 la URSS no estaba amenazada por nadie. ¿A qué potencias extranjeras se refiere Japon, China, Reino Unido, la aislacionista Norteamérica?. Siguen con el victimista discurso de TODOS están contra mí, que penita que doy...

A continuación dice que el principal problema provenía de la Alemania Nazi (recordemos que Hitler asumió el grado de Canciller en 1934 encontrándose al frente de un país atomizado y muy debilitado como resultado de la Paz de Versalles y del crack del 29) para, a continuación ponernos una frase de Stalin ¡de 1931!. Ese gran político que era Stalin que no dudo en pactar con Hitler en 1939 avivando el inicio de la IIWW, ese gran estratega que desoyó los numerosos informes que le avisaban del inminente ataque nazi a su país permitiendo que la embestida teutona desarmara por completo su línea de defensa, ese insignie líder que, abrumado por la grandeza del desastre fruto de su torpeza, estuvo durante los primeros y críticos días de la invasión germana "desaparecido", ése elemento ya preveeía en 1931 lo que se les venía encima a los soviéticos... o eso es lo que deduce este sesudo escritor.

A continuación para tratar de demostrar que la cantidad de personas recluidas (siempre con el optimista porcentaje que nos da del 2,5%) no era excesivo nos lo compara con los USA de los años 90. ¡Bonita manipulación!, igualmente podía comparar los niveles de riqueza, de avance tecnológico y de bienestar en general de la URSS de los años 30 con los USA de los 90, o comparar el porcentaje de población reclusa en los USA en los años 30.... Yo me pregunto porque no compara ese porcentaje con su propio país, con Suecia. Claro aquí la patraña quedaría plenamente demostrada, porque hablar pestes del capitalismo para a continuación querer mostrarnos el paraíso capitalista como ejemplo de justicia social y penitenciaria queda como que muy feo.

En el siguiente punto trata de achacar el porcentaje de muertes (seguimos hablando del optimista estudio que él avala sin más) a la falta de antibióticos :?, y para tratar de justificar ese dato nos dice que en el período de más muertos, coincidente con la Gran Guerra Patriótica, también murieron 25 millones en la sociedad "libre". O lo que es lo mismo, vivir en un campo de concentración tenía el mismo riesgo de muerte que estar en el frente de combate o bajo la ocupación nazi, ahí sí que le avalo la comparación.

Tema kulaks: Primero nos dice que 1,8 MILLONES de personas fueron condenadas al exilio. Curioso cuando justo debajo nos habla de que en 1927 había 10 millones de kulaks que, según él, "vivían en la abundancia". Yo me pregunto ¿dónde se habrán metido los 8,2 millones que faltan? ¿se los tragaría la tierra?.
Segundo punto: ¿Porqué a los kulaks se les condena al exilio?. Pues simplemente porque querían seguir haciendo lo que el Régimen Soviético les permitía desde los tiempos de la NEP, desde los tiempos de Lenin. Y claro, el régimen estalinista no se andaba con miramientos ni sutilezas: expropiación de todos sus bienes sin indemnización alguna en base a un supuesto "bien común". Porque como se distribuía luego ese bien común es materia de otro estudio. Es explicativo el siguiente párrafo:
Hubo talvez injusticias en esta enorme lucha de clases que incluyó a 120 millones de personas en el campo soviético. Pero ¿podemos acusar a los pobres y oprimidos en su lucha por una vida que valga la pena de vivir? ¿Podemos acusarlos de no ser civilizados o no tener clemencia en sus juicios durante su lucha para que sus hijos no fuesen analfabetos con hambre?
Yo me permitiría contestar que SÍ, que se puede acusar al pobre y oprimido si en esa lucha se vale de la opresión y la injusticia, se puede acusar al analfabeto si para salir de su analfabetismo no trata de mejorar él sino de empeorar al resto, que la injusticia y la barbarie no adelanta a una sociedad sino que la atrasa. La opresión, la injusticia, el asesinato no lo justifica nada, ni siquiera que el asesino o el opresor sea un hambriento o analfabeto. Nos ha jodido Mayo con las flores...

Y digamos ¿Cuándo fue la clase explotadora de los Kulakos civilizada o clemente para con los campesinos pobres durante los años de la explotación?
Efectivamente, ahí le has dao, como los otros eras malos pues nosotros peores, que para cojones a nosotros (más y con más armas, claro) no nos gana nadie.

En el punto de "Las depuraciones de 1937" las paranoia ya es total. Primero nos dice que, tras la toma del poder por el Partido bolchevike numerosas personas ingresaron en el Partido Comunista, pero por lo visto no todas con la "pureza ideológica deseable". A continuación se entra a saco contra Trotsky (ya sabemos que para el régimen estalinista Trotsky siempre fue el malo más malísimo, más que Hitler por supuesto, de todos).

A consecuencia de la votación y una vez que la oposición trabajaba por una política diferente en el partido, el Comité Central del partido comunista decidió expulsar del partido a los principales dirigentes de la oposición. La persona principal de esta oposición -Trotsky- fue expulsado de la URSS.
Pues sí, lo mismo de siempre, ¿que no piensas como yo? ¡Pues expulsado! ¡Y tú al exilio, y tu cabeza tiene precio!. Claro, todo por el bien del pueblo... pero sin el pueblo como Luis XIV, comunista de toda la puñetera vida.

A continuación nos narra una peli de miedo, pero de las malas, donde da por buenas todas las confesiones conseguidas por medio de la tortura y la intimidación que sirvieron como exclusivo y único argumento para, en el juicio-farsa que se celebró en 1937, condenar a la ejecución a gran parte de los viejos revolucionarios de 1917, la vieja guardia que hizo la Revolución con Lenin. En concreto se acusa a los dirigentes comunistas de un plan que financiaba la "contrarrevolución" troskysta en base a las compras en el extranjero de material en mal estado a precio altos. Y todo se basa en las deducciones de un ingeniero norteamericano que trabajó para el régimen soviético. No se aporta prueba alguna de pagos, comisiones, libros de ningún tipo... Bueno, sí también están las "voluntarias" declaraciones en el juicio-farsa.

Y luego otra peli de terror, en este caso los culpables eran los oficiales del Ejército Rojo. Primero se nos advierte que el 10% de los oficiales (unos 4500) habían sido zarista. Se silencia, sin embargo que estos lucharon en la Guerra Civil en las filas del Ejército bolchevike, arriesgando sus vidas y prestando sus conocimientos militares a la causa revolucionaria para que saliese victoriosa. También se silencia que los oficiales ejecutados no fueron esos 4500 sino DIEZ veces más, por lo que habrá que deducir que la gran mayoría no habían sido zaristas o blancos. También se nos dice que Bujarin "confesó" que se había acordado con los nazis la entrega de Ucrania y otras zonas a Alemania a cambio de su apoyo. Esto que hoy nos puede producir hilaridad sin duda alguna eran "motivos" de peso para condenar a muerte a personas que habían entregado toda su vida a la Revolución. Se nota que los torturadores de la GPU tenían poca imaginación... o mucha según se mire.

Durante las depuraciones de 1937 y 38 fueron despedidos 34.000 oficiales y comisarios por motivos políticos, pero antes de mayo de 1940 ya habían sido reabilitados y reintegrados a sus puestos 11.596 de ellos. Esto significa que durante las depuraciones de 1937 y 38 fueron despedidos 22.705 oficiales y comisarios políticos (alrededor de 13.000 oficiales del ejército, 4700 de la aviación y 5.000 comisarios políticos), lo que es el 7,7% de todos los oficiales y comisarios y no el 50% como Conquest decía. De esos 7,7% fue una parte condenada como traidores, pero para la gran mayoría el material histórico a disposición indica que pasaron a la vida civil.
Pretender que se acepte sin más que el régimen estalinista se comportó de un modo tan "humanitario" y ponderado con "peligrosos agentes del troskysmo contrarevolucionario" que buscaban destruir la Patria del Socialismo es de una memez asombrosa. Eso de "material histórico" queda superguay ¿se referirá a los boletines de la Novosti?.

Finalmente para mostrarnos la limpieza de los juicios farsa se apunta al testimonio del ¡embajador norteamericano en Moscú!. A mí no deja de sorprenderme lo buenas que son las fuentes capitalistas cuando dicen lo que nos interesa. Robert Conquest - malo, peligroso agente capitalista. Embajador norteamericano - bueno, buena gente que aporta testimonios ecuánimes. Acojonante.

Para finalizar:
De hecho nos muestra una vez más que la historia sobre el socialismo que se divulga en la prensa burguesa en gran medida es falsa.
En definitiva: A Trostky lo mató el toro que mató a Manolete, Andreu Nin se cayó por un barranco cuando se pasaba al bando nacionalista. El general Pavlov, Kléver, Luckas y tantos otros que lucharon a nuestro lado contra los fascistas fueron asesinados o represaliados por Stalin porque realmente eran agentes nazis disfrazados. La verdad es que TODO EL PUTO MUNDO era agente contrarrevolucionario menos los cuatro gatos que se encontraba en poder de la verdadera sabiduría socialista, del verdadero y único camino que nos hará libres... como en Auschwitz.

Antihéroe dos cosas:
Querer validar los abusos y crímenes que cometió el régimen estalinista amparándose en que otros regímenes también fueron/son igual de sangrientos sólo nos da una idea de donde podemos poner a Stalin y a toda su canalla. ¿Para qué luchamos entonces? ¿Para reivindicar la memoria de un asesino, pero que es NUESTRO asesino? ¿Tiene alguna importancia si el asesino se vista con la esvástica o con la cruz y el martillo, acaso deja de ser un asesino?. Es más, al menos Hitler lo tenía claro, judíos a la cámaras de gas, unterschmen a los campos de concentración. Pero ¿no se supone que Stalin avalaba un Estado para el bienestar de TODOS?.

AntiHeroe escribió:Ponerse a discutir sobre si mató 100 millones o medio millón me parece algo irrelevante.
:shock: :shock: :shock: :shock: :shock:

AntiHeroe escribió:...si el sistema que introdujo Stalin funcionó realmente o no es algo que se debiese repetir.
Si no tienes claro (por irrelevante) si Stalin provocó la muerte de 100, 50 ó 5 millones de personas dudo mucho que puedas dilucidar consecuentemente lo "deseable" de un régimen así.
"Lo siento, pero no he tenido tiempo de hacerlo más breve" (Montaigne)
Príncipes del silencio

Shúrik
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1929
Registrado: 07 Feb 2007, 21:51

Mensajepor Shúrik » 03 Ago 2007, 00:47

Pongamos algo sobre Бухарин, ese peligroso agente contrarrevolucionario:

Nikolai Bujarin

Nikolai Ivanovich Bujarin, Николай Иванович Бухарин, (Moscú, 27 de septiembre de 1888 - 13 de marzo de 1938). Político, economista y filósofo marxista revolucionario ruso. Fue apresado varias veces y participó activamente en la Revolución de Octubre (1917). Se opuso a la colectivización agrícola forzada y fue detenido y ejecutado por su oposición a la política de Stalin.

Bolchevique

Bujarin inició su actividad política, cuando en compañía de su amigo Ilya Ehrenburg participó en el movimiento estudiantil de la Universidad de Moscú, durante la revolución de 1905.

Ingresó al Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia en 1906, integrando la fracción bolchevique. Con Grigori Sokólnikov participó en 1907 en la Conferencia Nacional de Jóvenes que se consideró después como la fundación del Komsomol. Trabajaba cercanamente con N. Osinskii y Vladimir Mikhailovich Smirnov. En esta época conoció a la que sería su esposa, Nadezhda Mikhailovna Lukina, hermana de Nikolai Lukin.

Detectada su labor política por la Ojrana, la policía secreta, y tras un breve encarcelamiento en 1911, fue deportado a Onega, Arjánguelsk, de donde se fugó y salió al exilio a Hannover. Entonces continuó sus estudios que lo conviertieron en el principal teórico del bolchevismo. Escribió varios libros y redactó informes y discursos para el grupo bolchevique de la Duma. En el otoño de 1912 Bujarin conoció a Lenin, quien se aseguró su colaboración como redactor para el periódico bolchevique Pravda y la revista Prosvéchtchénié.

En noviembre de 1916 viajó a Estados Unidos y en Nueva York colaboró con el diario Nuevo Mundo junto con Alexandra Kollontai. Al mismo tiempo Bujarin contribuyó a la organización del ala izquierda zinmerwaldiana, contra la guerra imperialista, del movimiento socialista americano, que debía constituir más tarde el núcleo del Partido Comunista de los EE.UU. Durante la Primera Guerra Mundial escribió el libro La economía mundial y el imperialismo.

Revolución socialista

Después de la Revolución de Febrero de 1917, regresó a Rusia. Allí apoyó las Tesis de Abril de Lenin. En Agosto, en el VI Congreso del Partido fue elegido miembro del Comité Central, por mandato del cual redactó el Manifiesto del citado Congreso. Desempeñó una función importante en la campaña contra el general golpista Kornilov. Como miembro del Comité Central, tomó posición contra las indecisiones que se produjeron en el mismo respecto a la insurrección y la conquista del poder. Después de la victoria de la Revolución de Octubre en Petrogrado, fue uno de los dirigentes de la insurrección armada en Moscú. En Enero de 1918, en nombre de los bolcheviques, Bujarin hizo uso de la palabra en la Asamblea Constituyente.

Con Evgeni Preobrazhenski escribió el ABC del Comunismo, manual que sirvió para la formación de cuadros comunistas en la Unión Soviética y otros países y que Lenin calificó de "en un libro precioso al mayor nivel".

Se opuso al tratado de Brest-Litovsk, argumentando que detenía la revolución mundial. En 1921, cambió su posición radical y aceptó la Nueva Política Económica. Por entonces publicó, como intento de popularización del marxismo, el manual Teoría del Materialismo Histórico, Ensayo popular de Sociología marxista, posteriormente criticado por Gramsci y Lukács.

En la nota hoy conocida como Testamento, en la cual solicitó sustituir a Stalin como secretario general del Partido, Lenin escribió: "En lo que respecta a los miembros jóvenes del Comité Central, quiero decir unas palabras sobre Bujarin y Piatakov. Son , en mi opinión, los hombres más sobresalientes (entre los más jóvenes) y en relación con ellos no habrá que perder de vista lo siguiente: Bujarin no es sólo el teórico más valioso y destacado del Partido, sino que además es considerado, merecidamente, el preferido de todo el partido. Sin embargo, sus conceptos teóricos sólo pueden ser considerados, desde todos los puntos de vista, marxistas con la mayor reserva, porque hay en él algo de escolástico, no ha estudiado nunca y pienso que jamás ha entendido del todo la dialéctica".

Tras la muerte de Lenin apoyó la política de Stalin de socialismo en un solo país y propuso un paso lento en la construcción de la economía socialista, en contra de la política de revolución permanente propuesta por Trotski y de la acumulación socialista originaria impulsada por Preobrazhenski. En 1926 fue nombrado Secretario General de la Internacional Comunista.

Enfrentamiento con Stalin

En 1928 Bujarin se opuso al viraje de Stalin hacia la colectivización forzada de la agricultura. Como resultado, Bujarin perdió su cargo en la Internacional y en la dirección ejecutiva del Partido soviético. Todos quienes le apoyaron en la Unión Soviética y en la Internacional también debieron abandonar cualquier cargo de dirección.

Tras años de ser hostilizado, Bujarin reapareció nombrado editor de Izvestia en 1934, pero en 1937 fue arrestado y acusado de conspirar para derribar el estado soviético. Fue procesado en marzo de 1938 en el Juicio de los 21. Fue uno de los pocos que mantuvo una increíble entereza frente a los jueces a pesar de las torturas y enormes presiones psicológicas. Fue ejecutado por la NKVD.

Su rehabilitación oficial solamente ocurrió durante el gobierno de Mikhail Gorbachev en 1988.

Imagen

Wikipedia
"Lo siento, pero no he tenido tiempo de hacerlo más breve" (Montaigne)
Príncipes del silencio

sacerdote de dionisios
Adolescente buscando su sitio
Mensajes: 195
Registrado: 04 Abr 2006, 16:50

Mensajepor sacerdote de dionisios » 03 Ago 2007, 01:31

Algunos apuntes a lo dicho por Shurik, vaya por delante que no me he leido el texto que apuntilla, me lo lei hace tiempo pero no lo tengo fresco.

Parece que desacreditando a unos cuantos a sueldo del capitalismo se persigue la idea de eliminar la realidad del brutal régimen de "justicia" que imperaba durante al estalinismo. Cierto que los datos están manipulados y exagerados, pero eso no evita que los gulags existiesen, que los presos por contrarrevolucionarios se contasen por millones



El primer apunte es de tipo metodologico. El texto nos da claves del mito de los millones de muertos fabricado por nazis y sectores capitalistas estadounidenses. Las conexiones entre ambos sectores estan bien probadas, te remito a la abundante historiografia sobre el tema. Por tanto, es positivo que el texto intente buscar como contribuyo ese acuerdo tacito entre los capitalistas americanos y el regimen nazi al regimen sovietico. Se centra en el aspecto ideologico fundamentalmente, y las veces que menciona el militar(las acusaciones de invasion de la URSS) no lo justifica.
Entonces, el texto realiza una labor positiva, en cuanto analiza esos acuerdos nazi estadounidenses desde el punto de vista ideologico. Y da datos, sino me equivoco. Lo mas preciso es que en principio alabemos esto, y luego maticemos las conclusiones, si creemos que es pretencioso con la informacion dada llegar a las conclusiones que el autor deriva. Pero suponer de antemano que el texto es prejuicioso, cuando es evidente que esa conexion existia, creo que es erroneo.

Por otro lado, en la misma cita hablas de millones de contrarevolucionarios cuando en el texto se expone como cifra maxima 578 mil presos por delitos politicos, y el resto de fuentes disponibles no llega nunca a millones. Si se supone que mas tarde aceptas

A pesar de ello y de que los estudiosos rusos rebajan la cifra de muertos a 450.000 muertos, ahí queda el dato 450.000 víctimas de la "justicia" estalinista, 450.000 muertos, la gran mayoría por "contrarrevolucionarios"



La conclusion es que con todos esos prejuicios es dificil que saques nada positivo del texto, ni que hagas validar tus opiniones como objetivas. A menos que sean eso, opiniones, y entonces sobra que intentes refutar un texto que se pretende cientifico, o que acuses al mismo texto de la parcialidad que tu demuestras.

Esto es radicalmente FALSO. En los años 30 la URSS no estaba amenazada por nadie. ¿A qué potencias extranjeras se refiere Japon, China, Reino Unido, la aislacionista Norteamérica?. Siguen con el victimista discurso de TODOS están contra mí, que penita que doy..


¡Mira que cosa mas curiosa!. Dices que la Rusia Sovietica en los 30 no estaba amenazada. Recordemos cual era la situacion:

1. Se acababa de salir de una Gran Guerra. Por tanto los animos estaban caldeaditos, y los objetivos de la guerra no cuumplidos para nadie. Mas o menos la busqueda y control de territorios,ej: Sudan, Guerras Balcanicas,Alsacia y lorena...etc

2. La alemania Nazi. No solo habia sido enemigo en la IGM sino que ademas tenian a un tio llamado Hitler que si bien no habia subido al poder, ya gobernaba Alemania: golpes de estado,y grupo parlamentario mas numeroso en el 32.

3. Tenemos adema sa numerosas potencias capitalistas: Francia, UK, EEUU que miraban con recelo al regimen sovietico, sobre todo tras el "crack del 29" que no fue sufrido en la URSS. Del mismo modo, crecia el apoyo internacional al regimen, a traves de la Komintern y la consigna de "frente unico".

Es decir, una situacion complicada para un regimen aislado, con problemas internos con una guerra civil y una gran guerra en sus carnes y con graves problemas en el campo. Creo sinceramente que facil, la situacion no lo era, y la amenaza estaba planteada. Otra cosa es que me digfas, que posteriormente esa amenaza fue aun mas real, eso es cierto, Tanto en la 2GM como posteriormente

Por otro lado y para terminar, entiendo lo que quiere decir "antiheroe". Las cifras son para los historiadores. Ya han sido refutadas los millones que se decia, lo que quedara seran ajustes hasta llegar a la definitiva. Pero lo interesante del periodo es analizar el porque de cada proceso politico, y que parte de ellos nos pueden ser utiles hoy, por ejemplo, la consigna de frentes populares y frentes unicos desarrollada en esa etapa como en etapas anteriores

Un saludo

sacerdote de dionisios
Adolescente buscando su sitio
Mensajes: 195
Registrado: 04 Abr 2006, 16:50

Mensajepor sacerdote de dionisios » 03 Ago 2007, 01:42

Por cierto, no creo adecuado llegar a este foro y espamear(mas parece eso) un
texto de este calado(en cuanto a debate) y marcharse de nuevo.

Es entrar cual elefante en una cacharreria, la verdad

Avatar de Usuario
CAMAS
Adolescente buscando su sitio
Mensajes: 179
Registrado: 01 Feb 2007, 01:38
Ubicación: CAMAS
Contactar:

Mensajepor CAMAS » 03 Ago 2007, 21:21

Stalin es la bestia más salvaje que ha parido mujer: traicionó la memoria de Lenin hechando a los leones a Troski, se alió con los nazis al mismo tiempo que proclamaba esa estupidez de la revolución en un solo pais, que despues continuó la Urss, liquidó a la antigua guardia volchevibe, los verdaderos comunistas, se alió más tarde con las potencias capitalistas y llevó un mando imperialistas con las tierras que no eran rusas: las republicas balticas, el caucaso, y toda la siberia, masacrando a los indígenas nómanas...

Las potencias capitalistas no tenían nada que temer hacia la URSS, pues vieron como Stalin, primero con el asesinato de Troski en mexico, luego con la descomposición del frente popular en España y más tarde con la desmantelación de todos los grupos revolucionarios en todo el mundo, llevaba a cabo su asquerosa frase "el comunismo en un solo pais", y dejaba tranquilos a los paises capitalistas... y lo peor es que esto se mantuvo despues con los demás dirigentes, y sino, ver los casos del Che en Bolivia y de Allende en Chile, situaciones suficientes como para declarar la guerra a los EEUU, pero clara, ¿Como iba a declarar la guerra por la clase obrera, si la URSS había aprendido de Stalin a machacarla?

No es de estrañar, que más tarde, todos los grupos revolucionarios dejaran a un lado a la URSS y el caso más fagrante es el de Nicagua, que renunció a toda ayuda de los rusos por considerar a estos, traidores.

Esta es la escuela que dejó Stalin... Lenin tiene que estar retorciendose de asco en su tumba.
PRESENTE Y COMBATIENDO COMANDANTE CHE GUEVARA

Avatar de Usuario
AntiHeroe
Living la vida loca
Mensajes: 517
Registrado: 16 May 2007, 10:37
Ubicación: Madrid

Mensajepor AntiHeroe » 04 Ago 2007, 02:11

Shúrik escribió:
AntiHeroe escribió:Ponerse a discutir sobre si mató 100 millones o medio millón me parece algo irrelevante.
:shock: :shock: :shock: :shock: :shock:



¿qué importa cuantas personas matase? A mi me da igual. Su sistema me produce igual asco, igual que el sistema Nazi. PA mi como si hitler no hubiese llevado a cabo el Holocausto Judio y no hubiese matado a 6 millones de judios...su sistema lo odiaría igual

Shúrik escribió:
AntiHeroe escribió:...si el sistema que introdujo Stalin funcionó realmente o no es algo que se debiese repetir.
Si no tienes claro (por irrelevante) si Stalin provocó la muerte de 100, 50 ó 5 millones de personas dudo mucho que puedas dilucidar consecuentemente lo "deseable" de un régimen así.


Estaba planteando un punto para iniciar el debate, no he dicho que estuviese de acuerdo con ella.

A mi el número de muertos que ha producido el estalinismo/nazismo/capitalismo me es indiferente. El problema es que estos sistemas no me parecen adecuados y considero que no funcionan bien, por lo que habría que cambiarlos tanto si producen muertes como si no.

Contraelmiedo
Niña inquieta
Mensajes: 29
Registrado: 05 Mar 2007, 19:34

klaudia_daniela

Mensajepor Contraelmiedo » 04 Ago 2007, 12:34

sacerdote de dionisios escribió:Por cierto, no creo adecuado llegar a este foro y espamear (mas parece eso) un texto de este calado (en cuanto a debate) y marcharse de nuevo.
Es entrar cual elefante en una cacharreria, la verdad.


Para que nos vayamos conociendo. La compañera Klaudia Daniela, con la que no comparto posición política en este asunto, se ha destacado por preparar un ingente material videográfico que rebelión.org ha puesto a nuestra disposición en la sección de vídeos rebeldes. Se considera a sí misma estalinista y ya abrió un hilo de largo debate con este mismo título aquí.

sacerdote de dionisios
Adolescente buscando su sitio
Mensajes: 195
Registrado: 04 Abr 2006, 16:50

Mensajepor sacerdote de dionisios » 04 Ago 2007, 12:45

Si, y yo la conozco de RebeldeMule. A lo que me referia es que sino se opina mas parece un spam. No pretendia ofender a nadie

Un saludo

Avatar de Usuario
Pere
Living la vida loca
Mensajes: 523
Registrado: 11 Sep 2005, 18:59

Mensajepor Pere » 05 Ago 2007, 13:26

Sin entrar en el tema porque estoy de vacaciones al menos un rato, me gustaría saber si la compañera que firma como Klaudia daniela y que está abarrotando cualquier medio libre de internet de prpaganda pro estalinista... me gustaría saber si participa en alguna lucha social, organización coletiva donde tenga que confrontar planteamientos como estos con gente real, etc...
o si no se tratará de uno más de esos fantasmas que con una mano levante biblias de la puereza "m-l" y con otra mano llama a la limusina pagada con dinero publico para ir al cine como hace el "camarada" Silva (pope talibán donde los hubiera) en Sevilla, hacienso uso de sus privilegios como concejal en el ayuntamiento.
http://www.internationalviewpoint.org / http://www.puntodevistainternacional.org
Parafraseando a Durruti: al capitalismo, al fascismo y al estalinismo, no se les discute... se les destruye!

Shúrik
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1929
Registrado: 07 Feb 2007, 21:51

Mensajepor Shúrik » 05 Ago 2007, 19:40

Pere escribió:...como hace el "camarada" Silva (pope talibán donde los hubiera) en Sevilla, hacienso uso de sus privilegios como concejal en el ayuntamiento.
Cualquier motivo es bueno para airear los trapos sucios de nuestros camaradas :twisted: :twisted: :twisted:.

AntiHeroe escribió:A mi el número de muertos que ha producido el estalinismo/nazismo/capitalismo me es indiferente. El problema es que estos sistemas no me parecen adecuados y considero que no funcionan bien, por lo que habría que cambiarlos tanto si producen muertes como si no.
¿Qué es lo más importante que tiene un ser humano? ¿La vida no?. Imagínate un régimen que permite el acceso a una vivienda digna, trabajo adecuadamente remunerado, sanidad universal total y gratuita, una cultura amplia y de calidad, que se preocupe por todos y cada unos de sus ciudadanos, pero que tenga el pequeño "fallo" de que al Gran Líder le entre de vez en cuando una nuera psicótica, donde piense que uno o dos millones de ciudadanos conspiran contra él y que hay que "eliminarlos" ¿te parecería adecuado este régimen?. Y es que el primer derecho que se tiene que respetar, el más fundamental, es el de la vida. A partir de ahí lo que quieras.

sacerdote de dionisios los grupos neonazis también habla de "mito" cuando hablamos de los millones de muertos en los campos de exterminio. Pero fíjate en el dato que hasta los regímenes postsoviéticos han abominado del estalinismo (bueno, de hecho hasta los dirigentes de la URSS ya renegaron de Stalin... una vez que se murió la fiera, claro, que antes no podían) y han dado cifras sobre MILLONES de muertos en sus respectivos estados gracias a los diligentes agentes de Stalin (el Parlamento ucraniano sin ir más lejos y supongo que en Ucrania sabrán más de sus muertos que en España... o en Suecia).

No me importa que se haga mención a las conexiones entre los magnates usamericanos y los difamadores de la URSS, a nadie puede alarmar que existan, pero dedicar la mitad del artículo a "desenmascarar" estas...

Y yo sí que considero el texto prejuicioso ¿porqué?. Bueno, nos habla de un puñado (3 ó 4) escritores a sueldo ¿Y el resto? Ya que, según tú, emplea un tipo metodológico no estaría de más que enumerara UNO a UNO a TODOS los historiadores que denuncian la terrible mortandad que produjo el régimen estalinista y que los hubiese desenmascarado, también UNO a UNO. Pretender que una ínfima parte representa al todo, no es más que una manipulación. Por lo tanto, donde tú ves un texto positivo, yo lo veo negativo, porque realmente no nos aclara nada, sólo se ve como un folleto propagandístico de escaso valor (con la consiguiente creación de dudas sobre sus fines).

Hablo de "millones de contrarrevolucionarios" porque en el texto SE ADMITE que fueron MILLONES los que fueron "premiados" con estancias en los campos de trabajo, cárceles y gulags... por no hablar de los asesinados en el acto. Y no es que acepte la cantidad de 450.000 muertos ¿acaso me fiaría de la cifra de muertos de la posguerra dado por historiadores franquistas como De la Cierva o Pío Moa?, sino que esa cantidad en sí misma ya me parece una monstruosidad.

No se puede sacar nada positivo de un texto que NIEGA la verdad, que niega el gran sufrimiento que tuvo que soportar el pueblo ruso, ucraniano, báltico, kazajo..., que niega que el régimen stalinista supuso la defunción de la ilusión de un régimen de justicia e igualdad comunista para todo el mundo.

¿Afirmas que en 1930,31,32,33... estaba la URSS amenazada?. Bueno, eso como poco es falso. Recordemos como era la situación:
1. La Gran Guerra hacía DIECIOCHO AÑOS que había finalizado ¿te parecen pocos?. A mí bastantes para que los animos ya no estuvieran "caldeaditos". Y los objetivos estaban sobradamente cumplidos para TODOS excepto Alemania, la gran perjudicada (que para eso perdió la guerra digo yo). Sudan ¿Sudán, que pasaba en Sudán?. Guerras Balcánicas - Creación de una gran estado pan-serbio (Yugoslavia) y desmembración del Imperio Austrohúngaro en sus diferentes nacionalidades (Rep. Checa, Hungría y Austria). Alsacia y Lorena - Volvían a ser francesas después de 40 años.
2. Alemania. Por si no te has leído mi anterior post te lo repito: Alemania en 1930 pintaba poco más que España en el concierto internacional. Desmembrada, sometida a unas indemnizaciones ruinosas, sin Ejército y con graves conflictos internos. Aquí no estaría de más recordar que la URSS de Stalin fue un aliado estratégico de primer nivel de Alemania, allí fue donde ésta pudo probar sus nuevos prototipos de aviones y tanques, donde se adiestraron sus pilotos y sus militares mientras Alemania se atuvo a lo firmado en Versalles.
3. También lo repito: USA, tras la llegada de los muertos de Europa se encerró en sí misma. El partido aislacionista era tan fuerte que Roosvelt tuvo que prometer que no entraría en guerra y tuvo que "forzar" a Japón a que los atacase para poder entrar en guerra. Con respecto a Francia y UK ¿acaso eran un peligro para la URSS?. Y con respecto al "frente único", es gracioso que sólo tras el ascenso de Hitler al poder y constatar el fracaso de la política de la Komintern de único partido de los trabajadores se variase de rumbo y se permitiesen la creación de los Frentes Populares.
Era una situación complicada, pero más por los problemas que acarreaba la reconstrucción del país y la superación de los problemas endémicos del mismo que por fabulosas confabulaciones internacionalistas contra ellos. Pretender distraer los problemas internos con supuestos problemas externos es una táctica muy empleada por los malos políticos y los peores gestores.
"Lo siento, pero no he tenido tiempo de hacerlo más breve" (Montaigne)
Príncipes del silencio

Avatar de Usuario
AntiHeroe
Living la vida loca
Mensajes: 517
Registrado: 16 May 2007, 10:37
Ubicación: Madrid

Mensajepor AntiHeroe » 05 Ago 2007, 20:29

Shúrik escribió:
AntiHeroe escribió:A mi el número de muertos que ha producido el estalinismo/nazismo/capitalismo me es indiferente. El problema es que estos sistemas no me parecen adecuados y considero que no funcionan bien, por lo que habría que cambiarlos tanto si producen muertes como si no.


¿Qué es lo más importante que tiene un ser humano? ¿La vida no?. Imagínate un régimen que permite el acceso a una vivienda digna, trabajo adecuadamente remunerado, sanidad universal total y gratuita, una cultura amplia y de calidad, que se preocupe por todos y cada unos de sus ciudadanos, pero que tenga el pequeño "fallo" de que al Gran Líder le entre de vez en cuando una nuera psicótica, donde piense que uno o dos millones de ciudadanos conspiran contra él y que hay que "eliminarlos" ¿te parecería adecuado este régimen?. Y es que el primer derecho que se tiene que respetar, el más fundamental, es el de la vida. A partir de ahí lo que quieras.


¿He dicho yo que no?

Eso ya lo se. Yo me refiero al hecho de debatir si el estalinismo es malo porque ha matado a medio millón o a 100 millones de personas me parece irrelevante.

El estalinismo es un sistema político, que desde mi punto de vista, no se debería volver a imitar nunca más, hubiese matado a 1 persona o a 100 millones.

A eso me refería.

Con mi primera intervención lo que pretendía es que la persona que ha colgado el tocho post del inicio o cualquiera otra diese a explicar un poco mejor su postura proestalinista (porque he interpretado que la persona que ha colgado ese test tiene una tendencia ideológica proestalinista) y ver por qué defiende ese sistema.

Na más


Volver a “Historia Política”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron