Somonte resiste.

Foro abierto a simpatizantes y militantes de IU para debatir y opinar sobre la actualidad política y los temas que nos interesan.
Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 19 Oct 2012, 19:51

A por otra!

El SAT ocupa simbólicamente la finca La Rueda que está en manos de los bancos

Un centenar de Jornaleros/as de Jódar, en una acción simbólica del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT), han llevado a cabo una ocupación en la Finca “La Rueda” propiedad del BBVA.

El SAT plantea que la Finca en cuestión pase a manos de los jornaleros/as para ser explotada en cooperativa, cumpliendo así un fin social.

En dicha finca, han estado trabajando meses atrás, más de 600 jornaleros/as de Jódar, por lo que desde el Sindicato entendemos que la finca cumple los requisitos necesarios para atender a más de 500 familias de la localidad y de esta forma terminar con la lacra de desempleo que supera el 77% de la población activa.

Con esta acción el Sindicato Andaluz de Trabajadores pretende llevar a cabo las negociaciones con el banco BBVA para que la mencionada finca cumpla el fin social que se plantea. Durante la jornada los compañeros y compañeras han podido observar a través de las vallas el estado de abandono vergonzoso al que está sometida la finca.

Durante está semana se plantearán nuevas acciones para conseguir que al final la finca acabe en manos de los trabajadores y que, por poca que sea, se coja la aceitun a que tiene la finca para aliviar la dramática situación de multitud de familias.

http://kaosenlared.net/territorios/t/an ... ancos.html

Somonte:

Kaosenlared entrevistó a Lola Álvarez, portavoz de la ocupación de la finca Somonte y Pepe Caballero, secretario organización nacional del SAT

http://www.kaosenlared.net/component/k2 ... l-sat.html

Intento frustrado de ocupación de una finca por parte de jornaleros de SAT


«La tierra es para quien la trabaja». Con esta consigna, más de 60 jornaleros pertenecientes al Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) intentaron ocupar en la mañana de ayer una finca situada cerca de El Donadío, pedanía dependiente de Úbeda.

Una ocupación que se vio frustrada y se quedó en simbólica, sin incidentes, por el amplio despliegue de patrullas y agentes de la Guardia Civil, tanto en el poblado, los alrededores y los caminos, como en el interior de la finca. Los manifestantes no tuvieron margen de maniobra.

La Rueda es el nombre de esta finca, la cual está actualmente en propiedad del banco (BBVA), pendiente de subasta. Algunos de los jornaleros participantes en la marcha, en su mayoría de la localidad de Jódar, trabajaron allí hasta hace poco, así como muchos habitantes de El Donadío. Y ahora sólo pueden ver a través del vallado la inactividad reinante. Por ello piden que les dejen explotar las tierras mientras se resuelve la situación.

http://ubeda.ideal.es/actualidad/2152-i ... ubeda.html

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 27 Oct 2012, 09:46

El gobierno central rechaza la propuesta de IU de crear un banco de tierra, ya sólo nos falba saber cual es la opinión de la Junta sobre las tierras que son de su titularidad...

El Gobierno rechaza la creación de un banco de tierras para los desempleados
IU acusa al Ejecutivo central de renunciar a la creación de empleo como prioridad

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/26/ ... 63612.html

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 10 Ene 2013, 19:16

Otra más...

IU pide que la Junta asuma la gestión de la finca de La Almoraima


La parlamentaria andaluza de Izquierda Unida por la provincia de Cádiz, Inmaculada Nieto, ha propuesto que la Junta asuma la gestión de la finca de La Almoraima, situada en Castellar , al ser «el mayor latifundio de España» competencia «exclusiva» del Gobierno central desde hace años. Nieto ha anunciado que elevará al Parlamento andaluz las iniciativas necesarias para lograr que esta reclamación al Gobierno central se convierta «en una prioridad para el Gobierno andaluz».
Nieto realiza esta propuesta tras la concentración que tuvo lugar este pasado martes a las puertas de la finca La Almoraima y que congregó a un centenar de personas en busca de alternativas de empleo para desarrollar en la finca, según precisa en un comunicado.
Cabe recordar que hace escasas fechas el alcalde de Castellar, Juan Casanova (IU), mantenía un encuentro con la directora de La Almoraima, Isabel Ugalde, para tratar sobre el uso de esta finca por parte de los vecinos pero, según sostiene Nieto, no se ha concretado nada con posterioridad en actuaciones «que redunden en beneficio del pueblo».
El mayor latifundio de España
Castellar reclama la gestión municipal de varias hectáreas incluidas en la finca de La Almoraima, «el mayor latifundio de España», que se encuentra «muy escasamente explotado para el potencial y la riqueza que alberga, cuestión inaceptable habida cuenta del desempleo que azota el municipio y la comarca».
Nieto recuerda así que ya viene trabajando «activamente» desde el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida para que se paralizara la subasta que pesaba sobre la finca de Majarambú, también en el término municipal de Castellar y en la que se está estudiando la posibilidad de que el pueblo pueda desarrollar algún tipo de proyecto de agricultura y ganadería ecológica en dicha superficie.
Así, explica que La Almoraima es competencia «exclusiva» de la Administración central, e insiste en que Izquierda Unida «hace años» que plantea enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado en el sentido de incrementar las partidas presupuestarias destinadas a la misma, «enmiendas que han sido rechazadas tanto por el PP como por el PSOE», añade.
La diputada de la federación de izquierdas considera necesario «superar el bloqueo permanente que Madrid ejerce sobre las propuestas que recibe del consistorio» e incide en que desde el Parlamento andaluz trabajarán las iniciativas necesarias «para que la Almoraima sea un motor generador de empleo que dinamice económicamente su entorno».

http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/2013 ... 30110.html

Beticomunista
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 2470
Registrado: 11 May 2009, 16:33

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Beticomunista » 15 Mar 2013, 17:50

Un año de la ocupación y autogestión cooperativista de Somonte:

http://somonte.net/

pd: ¿Que cohones espera IU-CA para exigir lo mismo en todas las fincas de la Junta a su socio de gobierno?

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 23 Abr 2013, 23:23

Beticomunista escribió:Un año de la ocupación y autogestión cooperativista de Somonte:

http://somonte.net/

pd: ¿Que cohones espera IU-CA para exigir lo mismo en todas las fincas de la Junta a su socio de gobierno?


Parece que te escucharon...hacía tiempo que no sabíamos nada de somonte...

La revolución consentida de Somonte


Un grupo de 18 jornaleros del SAT mantiene ocupada una finca de 400 hectáreas de titularidad de la Junta de Andalucía en Palma del Río desde hace más de un año.

“Esto es el socialismo de verdad”, advierten los jornaleros en las primeras preguntas. “Aquí no estamos porque nos hayan desahuciado de nuestras casas ni porque seamos pobres, sino porque tenemos una ideología y porque queremos combatir este sistema injusto llamado capitalismo”. Es Somonte, una finca de Palma del Río que es propiedad de la Junta de Andalucía. Entrar por su camino custodiado por dos banderas de Andalucía es como adentrarse en Marinaleda, o en el antiguo El Coronil, cuando lo gobernaba Diego Cañamero, los dos en la provincia de Sevilla. Las paredes de las edificaciones del cortijo están repletas de mensajes y retratos de líderes jornaleros como Diamantino, de referentes como el Ché o de la histórica Pasionaria. Una enorme pintada que rodea la casa en la que viven los jornaleros no deja ninguna duda de lo que está pasando allí: “Somonte pal pueblo”.

El Sindidato Andaluz de Trabajadores (SAT) es quien impulsa la ocupación de esta finca, en la que todo huele a revolución neorrealista, a la alegoría utópica del Novecento de Roberto Rossellini y, sobre todo, al movimiento jornalero que sacudió la campiña de Andalucía a finales de los 80. “La tierra pa quien la trabaja”, sostiene uno de los jornaleros mientras, azada en mano, aclara un barbecho en el que la asamblea de Somontes ha decidido sembrar garbanzos.

Hoy, por fin, en Somonte el SAT ha logrado que le dejen hacer. Más de un centenar de jornaleros ocupó la finca hace más de un año. A los 56 días, un fuerte dispositivo de la Guardia Civil los desalojó. A las 24 horas volvieron los jornaleros y reocuparon la finca, y ya no se han vuelto a marchar. La Junta de Andalucía, que es la propietaria de una finca que fuentes de la Consejería de Agricultura reconocen que estaba abandonada, no quiere problemas y no ha vuelto a pedir el desalojo de los jornaleros. Por eso, en Somontes y poco a poco, el tiempo en que tardan en crecer los frutos de la tierra, se va consolidando la revolución jornalera del SAT.

En Somontes viven 18 personas y dos niñas pequeñas. Todos son jornaleros convencidos del “socialismo de verdad”, todos están allí “por ideología” y todos creen “en el reparto justo de las tierras”. Pese a que son sólo 18 jornaleros, tienen ante sí un reto titánico: poner en producción una finca de más de 400 hectáreas de extensión, levantada sobre una de las vegas más fértiles de Andalucía, la de Palma del Río. De momento, poco a poco lo están logrando. Javier Ballesteros Osuna es el encargado de la organización y del funcionamiento de la finca. Junto a su mujer, Lola Álvarez, lleva toda una vida de militancia y lucha jornalera. Con la azada al hombro, señala al horizonte, a la gigantesca torreta de la planta solar de Torresol, en Fuentes de Andalucía. “Ahí nos han puesto esa torre, para que la veamos desde todos sitios”. La planta solar está a unos 50 kilómetros de distancia, pero se ve perfectamente. “Vino el Rey a inaugurarla, con toda su cohorte de sirvientes”, se quejan los jornaleros desde Somontes, coronada por una enorme bandera republicana.

La finca ya produce y alimenta ese deseo de transformación revolucionaria que tuvo la ocupación de Somonte. Poco, pero produce. Los jornaleros han logrado poner riego en nueve hectáreas, donde siembran todo tipo de hortalizas y verduras que venden en mercadillos ambulantes, en el puerta a puerta o en el mercado social de La Tejedora, en la calle Gutiérrez de los Ríos de Córdoba. Los jornaleros conocen su oficio y saben producir. El agua la sacan de un pozo que han logrado poner en marcha. Tienen ovejas, cabras, gallinas y hasta patos que cuida un pastor. Han sembrado más de 150 hectáreas de trigo y de avena, y casi todo lo trabajan a mano. Poseen un tractor tan viejo que llaman Matusalén, pero que les da el apaño para laborar esta enorme extensión agrícola.

Y se ponen de acuerdo en asambleas, donde reparten el trabajo. Funcionan como están ya funcionando las comunas de viviendas ocupadas en Sevilla, y como ha funcionado siempre el movimiento jornalero andaluz liderado por Diamantino, Sánchez Gordillo o Cañamero. Sin embargo, no todo el mundo es admitido en Somontes. Es la asamblea la que manda. Si se detectan fricciones, falta de compromiso político e ideológico o cualquier otra cosa, los aspirantes a vivir en Somontes son rechazados. A la pregunta de “¿y vienen por aquí muchos parados o gente que se ha quedado sin casa?”, la respuesta es “aquí estamos por ideología, para hacer caer a este sistema”. Y luego añaden que sí, que algunos vienen, pero que no todos se quedan. Y que desde luego, los frutos y alimentos de Somontes están para alimentar al necesitado.

Ballesteros reflexiona, mientras encarga al grupo a que siga quitando malezas para preparar la tierra para la siembra de garbanzos. “Antes, de aquí a Córdoba había un montón de empresas en las que trabajaba mucha gente. Hoy no queda nada, y por tanto no hay trabajo. Esto que estamos haciendo nosotros es la única solución posible”. Ballesteros nombra a la azucarera de Villarrubia, cerrada, la desmotadora de algodón en Almodóvar del Río, la antigua Colecor, la finca que perteneció a los Ruiz Mateos entre Córdoba y Almodóvar y en la que según él trabajaban unas 500 personas en sus frutales. “Ya no queda nada”, dice.

http://www.kaosenlared.net/territorios/ ... monte.html

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 28 Abr 2013, 20:54

Ocupación de tierras en desuso para asegurar la subsistencia… en Andalucía

Ciudadanos de dos localidades malagueñas han ocupado tierras de la Junta de Andalucía en desuso para autogestionarlas. Hablamos con portavoces del caso de Campillos, donde el Ayuntamiento está organizando huertos, y de Er banco güeno que han creado el Parador Libertario en Pizarra...

Desde hace algún tiempo, organizaciones como el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) está ocupando fincas abandonadas para darles uso a esas tierras y buscar así la subsistencia de trabajadores y trabajadoras del campo. Hoy nos vamos a la provincia de Málaga porque allí hay dos experiencias recientes que nacen con la filosofía de dar vida a la tierra abandonada y garantizar el alimento a familias que lo necesiten. Es el caso de Campillos, donde se están creando huertos, y de Pizarra donde Er Banco Güeno , con el apoyo de CGT, CNT y SAT han creado el Parador Libertario. Hablamos de estas dos experiencias con Francisco Guerrero, concejal del Ayuntamiento de Campillos, y con Miguel Pacheco, integrante de CGT y de Er banco güeno.

“Se han ocupado inicialmente unas tierras que están a once kilómetros del municipio y la extensión de la tierra son 800 hectáreas, propiedad de la Junta de Andalucía” F. Guerrero

“Hemos hecho una ocupación simbólica de esa tierra para exigir la derogación del decreto de subasta de tierras pública que se aprobó en 2010 y que ponía a disposición de la Junta 22.000 hectáreas para venderlas al mejor postor y que la tierra volviera a caer en manos de los terratenientes que poseen el 80% de la tierra en Andalucía” F. Guerrero

“Vamos a reunirnos para que la gente decida en asamblea qué quiere hacer con la tierra” F. Guerrero

“Si en estas tierras no se puede, la Junta se ha comprometido a darnos otra” M. Pacheco

“En este caso está claro que el interés general es lo público y lo público pertenece al pueblo” F. Guerrero.

programa de radio: http://periodismohumano.com/economia/po ... spana.html

Aquí hablan de 22.000 hectáreas y no las 10.000 que se comentaba con el banco de tierra andaluz. Pq no incluyen a las 22.000 hectáreas en el banco de tierra?

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 04 May 2013, 14:48

“La tierra solo puede ser propiedad pública, propiedad del Pueblo”

Ha pasado siglo y medio desde que las y los campesinos andaluces comenzaron a movilizarse bajo el lema de “la tierra para quien la trabaja”. Miles de jornaleras y jornaleros no han cesado de luchar durante todo este tiempo con la ilusión de conseguir un pedazo de tierra con la que poder subsistir, o bien trabajando la tierra en común con el fin de poder llevar una vida digna. Tras este siglo y medio de espera la reivindicación centenaria vuelve a la actualidad de la que en alguna manera nunca se fue. Así hemos visto como en las últimas semanas se están dando a una serie de ocupaciones de tierras, junto a manifestaciones y marchas en diversas ciudades andaluzas, y simbólicas expropiaciones en dos grandes superficies.

En lo referente a las ocupaciones de tierras cabe reseñar las llevadas a cabo en la Finca “Somontes” en Palma del Río y la de la Finca “Las Turquillas” en Sevilla. Las “Turquilla” es propiedad del ejército, y en sus 1 200 hectáreas acoge a la Yeguada Militar (unos pocos caballos y unas burras) para cuya función solo se utilizan 20 hectáreas. El resto se cultiva de cereal para conseguir la subvención de 300 euros/hectáreas de la UE


La resonancia mediática de estas acciones ha sido muy grande. Todos los medios de comunicación españoles y muchos del extranjero se han hecho eco de lo ocurrido. Y junto a informaciones más o menos imparciales y documentadas, ha habido también una campaña de desprestigio de las mismas. Así, nos parece fundamental revisar y analizar las motivaciones que han llevado a tales movilizaciones. De hecho, sus organizaciones, el SOC, y posteriormente el SAT, desde el fin de la dictadura no ha cesado de reivindicar trabajo para las y los 500.000 obreros agrícolas que existen en la región, en una comunidad autónoma con un 33% de paro, así como denunciar que ocho millones de hectáreas, la mitad de la tierra agrícola de Andalucía, esté en manos de un puñado de terratenientes, cuyo esfuerzo máximo es alargar la mano para obtener millones de euros anuales de las subvenciones de la PAC.

De los 1600 millones de euros que recibe Andalucía anualmente de la PAC, 1 280 millones van a los terratenientes, la Junta de Andalucía y el Gobierno central.

LA LEGITIMIDAD HISTÓRICA: LAS AGITACIONES CAMPESINAS ANDALUZAS

El campo en Andalucía históricamente se configuró en grandes propiedades detentadas por una minoría, generalmente miembros de la nobleza, quienes tenían un peso importante en el poder del Estado, lo que se ha denominado la oligarquía terrateniente. Frente a esta clase social, había una masa de obreros y obreras agrícolas, de gentes jornaleras sin tierra, dependientes de un salario diario que tenían que conseguir a través de su contratación en las plazas de los pueblos de la mano de los capataces al servicio de los propietarios. Estas personas trabajaban muy pocos meses al año (dos o tres como máximo) en los momentos de la siembra o de la cosecha fuera cereal, vid u olivos, con lo que el hambre y la miseria era la tónica dominante en el campo andaluz. Situación agravada en la medida que aumentaba la población y los recursos (los jornales) escaseaban. A mediados del siglo XIX las revueltas de jornaleros y jornaleras proliferan, imbuidos de las ideas del anarquismo, pues ya no aceptan con resignación condiciones tan difíciles y, regularmente, a través de revueltas, descargan sus iras sobre los terratenientes y sus testaferros: capataces, alcaldes, policía rural, registradores de la propiedad, jueces, autoridades eclesiásticas, etc. La mentalidad de las y los obreros agrícolas sin tierra, colectivamente, fue cambiando, lo que dio lugar, junto a reivindicaciones y lemas que se popularizaron por todo el mundo donde este fenómeno dual se producía (México, Italia, Argentina, Rusia, etc.), a organizaciones de clase que, con mayor o menor acierto, dirigían la luchas, generalmente bajo la enseña del anarquismo. Pero frente al avance de la conciencia social los terratenientes y el Estado respondían con una brutal represión, con provocaciones, con detenciones, torturas y asesinatos.

Estos días nuevamente hemos visto en Andalucía emparejados a la Guardía Civil y a las y los obreros agrícolas. Viejos conocidos. Unos, de nuevo ocupando tierras y exigiendo que se les permitiese cultivarlas para sobrevivir, y los otros procediendo a su desalojo, como en tiempos pasados.

¿De dónde surgen las reivindicaciones del SAT y el fervor revolucionario de sus militancia? A raíz de los recientes acontecimientos, hemos vuelto a consultar viejas lecturas realizadas en los años 60 y 70: Juan Díaz del Moral, Gerald Brenan, Tuñón de Lara, Pascual Carrión, Guy Hermet, Edward Malefakis, Joan Martinez Allier, Eric J. Hobsbawn, etc. y hemos podido reflexionar sobre si las demandas y reivindicaciones del SAT son improvisadas, “el sueño de una noche de verano” de un grupo de advenedizos y alborotadores iluminados, o más bien se inscriben en un legado histórico secular, que ha quedado sin resolver, y que de nuevo surge a la superficie, con fuerza, ligado, es cierto, a unas condiciones económicas dramáticas, para la clase obrera agrícola andaluza, pero también para millones de ciudadanos y ciudadanas españoles.

FRANQUISMO Y TRANSICIÓN

La Transición española, es decir el paso de un sistema dictatorial, el del general Franco, a un sistema democrático, está hoy quedando cada vez más al desnudo. El compromiso entre fuerzas franquistas, sectores del gran capital industrial, financiero y terrateniente, y partidos y organizaciones de izquierda, para que no se produjera ninguna ruptura, sino más bien una reforma del sistema que diera ciertas libertades pero que mantuviera inalterables gran parte de las estructuras del régimen (judicatura, poderes financieros, privilegios de la Iglesia, alta jefatura del Estado, amnesia histórica, etc), es cada vez más contestado.

Entre las muchas cosas pendientes a la muerte del dictador, estaba la cuestión de la tierra, fundamentalmente en Andalucía y Extremadura: la desposesión de miles de obreras y obreros agrícolas de estas dos regiones. Es verdad que la industrialización del país a partir de la década de los años 60 del siglo XX había disminuido su número lo que había provocado que, o bien habían emigrado a otras regiones industrializadas de España, o hacia el extranjero. Así mismo, el poder de la oligarquía terrateniente había disminuido en beneficio del capital industrial y financiero. Pero aun así, en 1975 el número de personas jornaleras sin tierra en Andalucía era de 700.000. Personas que la represión del franquismo durante dos décadas había dejado desarmadas, pues vieron que las propiedades expropiadas a los terratenientes por la Reforma Agraria de la II República eran devueltas a sus antiguos dueños. Y volvieron a unas condiciones de vida y trabajo propias del período de preguerra: contrataciones en la plaza del pueblo por parte de los capataces de los caciques, escasos jornales al año, emigración “golondrina” a otras regiones españolas o a Francia, cuando se pudo, a trabajos agrícolas de temporada, salarios de miseria, subsistencia a base de recogida de caracoles, recolección de espárragos silvestres, caza de pájaros para su venta en los bares de las ciudades, de conejos o de perdices, acopio de romero, lavanda y esparto para su venta clandestina, servicio doméstico casi por nada para los “señoritos”, etc. Y sus organizaciones sindicales desmanteladas por una dura represión, sus líderes eliminados, sus locales incautados, su prensa prohibida, y las posibilidades de recuperarse organizativamente, por la falta de libertades públicas, muy limitadas.

En los últimos años del franquismo se ideó, con el visto bueno de los terratenientes, el Empleo Comunitario como forma de disminuir la presión social que comenzaba de nuevo a sentirse en el campo andaluz, y que consistía en contratar a jornaleros y jornaleras para realizar pequeñas obras de infraestructuras (cunetas, limpieza de montes, etc.). Entrados en la Transición se le sustituyó por los Programas de Empleo Comunitario (PER) siempre con la intención de evitar el reparto de la tierra. Para poder acceder a estas ayudas las y los jornaleros tienen que justificar que han trabajado al año 35 peonadas.

El PER ha suscitado mucha polémica en Andalucía y fuera de ella. Se ha visto, como una cultura del “subsidio”, como una especie de “voto cautivo” para quien ha estado en el poder en la región (PSOE), etc. Los mismos sindicalistas del SAT-SOC lo han criticado, pero viendo en él un mal menor ante una situación que no se resuelve radicalmente, como sería la Reforma Agraria y la industrialización de las zonas rurales de Andalucía.

La cuestión de la tierra en Andalucía, como otras cuestiones del cuerpo fundamental de la oposición al franquismo durante los largos años de la dictadura, quedó relegada a un segundo plano, en búsqueda de una solución tecnocrática que no pusiera en cuestión la propiedad de la tierra y el poder de sus propietarios.

EL INSTITUTO ANDALUZ DE REFORMA AGRARIA: EL FINAL DE UNA ILUSIÓN.

En el año 1984 se crea el Instituto Andaluz de Reforma Agraria ((IARA) quien con una visión muy empresarial, propia de la clase tecnócrata que se puso a su frente y de la clase política que lo impulso, procede a la expropiación con indemnización de varios miles de hectáreas de fincas mal cultivadas o de tierras baldías. Es un organismo autónomo dependiente de la Junta de Andalucía, que ambiciosamente pretendía proceder a una concentración parcelaria, a la distribución de la tierra de los latifundios expropiados entregándolas a colonos en arrendamiento, a extender el regadío, a realizar asistencias técnicas y a impulsar la comercialización de los productos cultivados. El IARA desde sus inicios se convierte en un organismo burocrático repleto de técnicos, ideólogos, asesores, consejos de administración, oficinas, administrativos, secretarias, vehículos de servicio, etc., que producen tal cantidad de estudios e informes por hectárea que justifican, al menos, a nivel de la Junta de Andalucía, su propia existencia. La Reforma Agraria del Instituto se diseña en los despachos, con aire acondicionado en verano y buena calefacción en invierno, sin organismos bilaterales de concertación con las y los interesados: los sindicatos agrarios y las y los obreros agrícolas.

El IARA pasa sin pena ni gloria, por un espacio de tiempo que finaliza el 31 de diciembre de 2010, cuando la Junta decide disolverlo e integrarlo en una Dirección General de la propia Junta, y sus funcionarios y técnicos (muchos de ellos contratados “digitalmente”, que habían trabajado en una Arcadia feliz, inútil e ineficaz) reubicados.

CONCLUSIÓN

Nunca hubo la intención, tras la larga etapa franquista, de llevar a cabo una auténtica Reforma Agraria. Se confiaba, que con la disminución de la población activa en el campo, el problema de la reivindicación de la tierra en Andalucía se difuminara y dejara de ser una cuestión conflictiva. Y que otros sectores (servicios, industria) o la emigración, pudieran absorber a estas personas jornaleras sin tierras, y sus reivindicaciones al fin quedaran diluidas en una España que iba camino de ser la décima potencia económica del mundo y donde “viejos tópicos” como el de la Reforma Agraria fueran definitivamente abandonados.

Hoy la Junta de Andalucía tiene más de 20 000 hectáreas de tierra sin dueño, buscando desesperadamente quien las adquiera, para conseguir, según sus previsiones, alrededor de 75 millones de euros y poder tapar los agujeros de sus manirrotos políticos y los escándalos de corrupción que han dejado sus arcas maltrechas, pero nunca se ha planteado que todas esas tierras puedan ser cultivadas por los miles de obraras y obreros agrícolas existentes, que piden ni más ni menos, que un pedazo de tierra para sobrevivir. Ni tampoco que esos ocho millones de hectáreas en poder de los latifundios puedan ser distribuidas para ser trabajadas por las 500 000 personas sin tierra.

Andalucía con un 33% de paro, con miles de obreros y obreras agrícolas sin subsidio de desempleo, o con la miseria de 400 euros por trabajador en el mejor de los casos, ha encontrado en las reivindicaciones del Sindicato Andaluz de Trabajadores, cuyas raíces históricas se remontan a decenas de años, y cuyas movilizaciones se inscriben en las páginas más gloriosas del movimiento obrero internacional, una bandera de lucha, que hay que reconocerlo, no es propia ya solo de esta región, sino que además, puede servir de ejemplo a otras zonas del Estado, ser un revulsivo ante la pasividad y el desconcierto de las fuerzas de izquierda que siguen buscando hacia donde ir y cómo actuar.

La Reforma Agraria que nunca se hizo, ni se quiso hacer, y que la Transición escatimó, es una cuestión pendiente que cualquier movimiento progresista con visión de futuro debe reconocer y poner destacadamente en sus programas. Ya lo dijo hace varías décadas Diamantino Garcia, líder fundacional del SOC, “nuestra filosofía en cuanto a la reforma Agraria podría resumirse diciendo que la tierra como el aire y el agua, es un don de la Naturaleza y que por tanto no puede ser tenida por nadie para su provecho o enriquecimiento privado, sino que es un bien público, una propiedad del Pueblo, algo que ha de ser para uso y disfrute de la comunidad que la habita y la trabaja. Por tanto se debe abolir la propiedad de la tierra y su uso privado. La tierra no es de nadie. Si nadie ha hecho la tierra, nadie puede poseerla y su uso sólo corresponde a la clase jornalera cuando la trabaje directamente. La tierra solo puede ser propiedad pública, propiedad del Pueblo.”

http://revistasoberaniaalimentaria.word ... -andaluci/

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 07 Jun 2013, 20:06

Interesante documento para conocer un poco mejor la realidad del campo andaluz...

La lucha del movimiento jornalero por el uso de la tierra como proyecto de transformación socioambiental en Andalucía occidental
por Javier Encina, José R. González de Rueda, Luis Ocaña y Montse Rosa

“Los propagandistas de la anarquía han rehuido siempre desarrollar las
fórmulas en proposiciones concretas de inmediata ejecución; pero los
campesinos andaluces(...) les han encontrado un sentido preciso: el reparto,
dividir las tierras en lotes iguales y sortearlos entre todos, como se hizo
cuando la desamortización de bienes comunales, y como han hecho ellos
en cuantas ocasiones han podido”.
Juan Díaz del Moral
1. Introducción.
Los últimos años del franquismo consolidaron la idea de “crisis de la agricultura tradicional”, y
apuntalaron una política agraria que servía de base material y económica del desarrollo industrial, que
suponía “el progreso” de España y su entrada en el mundo “civilizado”.
El primer Plan de Desarrollo Económico y Social (1964­67) tenía entre sus objetivos un trasvase de
población obrera del campo a otros sectores, y en este contexto parece que se hacía a necesario idealizar
el modo de vida urbano y mostrar el campo como un sitio de rudeza, ignorancia, atraso... Pero la crisis de
los setenta daría al traste con todas estas aspiraciones desarrollistas de los sesenta, y el campo andaluz se
tuvo que enfrentar con la vuelta de los inmigrantes: 400.000 jornaleros más para “el ejercito de los
parados”, ¡y con sus viejas estructuras de la propiedad intactas!; eso sí, con un proceso de mecanización
que expulsaba mano de obra.
Esto intenta “solucionarlo” la administración tardofranquista con la aprobación en 1971 del Plan de
Empleo Comunitario, que como afirma Diego Cañamero (dirigente del Sindicato de Obreros del Campo ­
SOC­)... “(era) una cantidad económica para que se repartiera a la gente en paro a cambio de ciertos
trabajos (arreglo de calles, cunetas, obras en el pueblo...)... constituía una buena forma de “apagar
fuegos”. Esto serviría como colchón derivando la presión jornalera hacia los ayuntamientos para que
buscaran fondos, desviando, así, el objetivo de la lucha por la tierra”.
Desde los Pactos de la Moncloa (1977) hasta hoy nos encontramos con un proceso acelerado de
modernización agraria concretado en la mecanización integral de los cultivos y en la generalización del
uso de las técnicas de la llamada “revolución verde”. Las consecuencias de estas medidas se traducen en
una destrucción de empleo que hace que miles de hombres y mujeres queden en situación de paro
forzoso. Además, el Estado adquiere una posición protagonista nunca antes conocida en las relaciones
sociales del campo andaluz disponiendo con carácter de urgencia fondos que mitiguen las necesidades
más perentorias de estos jornaleros y que a la vez calmen las situaciones de conflictividad...

Documento completo aquí: http://ilusionismosocial.org/mod/resour ... php?id=188

Aprendizjov
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 7017
Registrado: 13 May 2010, 20:22

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Aprendizjov » 17 Sep 2013, 19:54

La Junta se opondrá a la venta de la Almoraima, donde IU sueña una nueva Marinaleda

Son fincas en venta dentro del plan para la reforma de las administraciones
La coalición podría usar el Banco de Tierras en su estrategia de oposición
IU asume el reto como uno de los ejes de la batalla política en Andalucía



El Gobierno andaluz se opondrá a la privatización de La Almoraima una de las fincas forestales más valiosas de la comunidad autónoma, que ocupa 14.000 hectáreas de las 18.000 del municipio campogibraltareño de Castellar de la Frontera. La cifra de venta, según fuentes municipales, podría estar en torno a los 180 millones de euros y dar paso a un proyecto turístico y residencial orientado a residentes de alto poder adquisitivo de la Costa del Sol.

Una de las opciones, no confirmada, contemplaría la construcción de un aeródromo, dos campos de golf y un hotel de cinco estrellas. La Almoraima es, probablemente, uno de los más bellos parajes naturales del sur de Europa, dentro de las 170.000 hectáreas del Parque Natural de Los Alcornocales, un bosque mediterráneo de enorme valor medioambiental.

El nuevo Ejecutivo que preside Susana Díaz asume sin fisuras los planteamientos de uno de los socios, IU, que ha incluido en su programa para el presente curso político la oposición radical a la enajenación de este patrimonio, ahora propiedad de la Dirección General del Patrimonio del Estado tras ser expropiado a Rumasa. IU paralizó en junio de 2012 la subasta de la finca de Majarambú, de Castellar, que será usada en proyectos de ganadería y agricultura sostenible.
La Almoraima

El hoy ex consejero de Agricultura, Luis Planas, ya se opuso este verano a la venta de la finca y sobre la mesa del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias, hay una propuesta de petición de gestión formulada por la Junta, y los proyectos del municipio para crear una industria de transformación agrícola en la que se integrarían más de 50 empleados fijos y unos 40 eventuales de la empresa La Almoraima, en la que se han invertido 3,34 millones de euros gracias al Plan E y 7,4 millones en un plan de desarrollo sostenible.

La batalla política será radical y la paradoja es que el alcalde de Castellar, Juan Casanova, gobierna su municipio gracias al apoyo del PP local –que no se ha pronunciado aún sobre los planes del gobierno de Rajoy- lo que podría tener efectos incluso en la gobernabilidad. Un precio que IU no tendría inconveniente en afrontar, porque daría paso a un acuerdo con el PSOE, que algunas voces en ambos partidos vienen reclamando sin éxito hasta ahora.
Demasiadas fincas rústicas

La Almoraima es una de las 4.681 fincas rústicas "enajenables" dentro de la cartera inmobiliaria de la Dirección General del Patrimonio del Estado, que presenta, desde el punto de vista numérico, una acusada preponderancia de ese tipo de propiedades.

El Gobierno quiere reducir el peso relativo en el inventario estatal de estas fincas y por eso la decisión sobre La Almoraima "está tomada", según fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y del Ministerio de Hacienda. Forma parte del programa "para la puesta en valor de los activos inmobiliarios del Estado" que fue decidido por el pleno de la Comisión de Coordinación Financiera de Actuaciones Inmobiliarias y Patrimoniales del Ministerio de Hacienda en su reunión de 8 de abril de 2013.

El programa fija las estrategias de movilización inmobiliaria del Gobierno para los próximos tres años (ejercicios 2013, 2014 y 2015) de los principales centros gestores de patrimonio del sector estatal, y constituye la base de una de las medidas contempladas en el Informe de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA).

Pero se va a encontrar con una ley andaluza, la del Banco de Tierras (uno de los ejes del pacto de IU con el PSOE en la Junta), que podría incorporar la gran finca forestal gaditana y frenar en seco el proceso de venta de La Almoraima por parte del Gobierno central. Además, IU ha elegido Castellar como un ejemplo de su programa político de "revitalización de las zonas rurales de Cádiz", según el coordinador de la coalición en la provincia y delegado territorial de la Junta, Manuel Cárdenas, ex alcalde del municipio rural de Trebujena.
La batalla de IU

La anunciada batalla de La Almoraima, en la que previsiblemente se enfrentarán Gobierno central y Junta de Andalucía, tiene una clave política y es la estrategia del alcalde de Castellar, Juan Casanova, un defensor del "empoderamiento" muy próximo a las posiciones del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y del alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Casanova opina que el modelo capitalista-neoliberal es "el responsable de la actual situación económica y social" y su modelo alternativo se basta en el cooperativismo y en la puesta en valor de los recursos públicos. El alcalde ha explicado reiteradamente a los suyos, en especial a la dirección provincial de IU, que La Almoraima, podría constituir un "instrumento" decisivo para el proyecto alternativo que pretende desarrollar en su pueblo. Castellar es un municipio que basa su economía en los sectores agrícola y forestal.

Casanova cree que, hasta ahora, la gestión pública de esta finca del Estado se ha basado "en parámetros de mercado y no en parámetros de rentabilidad social". El municipio, con dos núcleos de población definidos –uno en torno a un castillo y otro en llano, donde reside la mayor parte de sus ciudadanos- cedió una casa en el primero al ex presidente del Gobierno Felipe González, por la defensa, en su etapa de abogado, que hizo ante Ruiz Mateos para la devolución de una finca, la Dehesa La Boyal, que fue incorporada al patrimonio municipal.

En su batería de preguntas al Gobierno, presentada en el Congreso, Izquierda Unida demanda información al Gobierno sobre el procedimiento que se va a seguir para venderla: "Si se venderá entera o sólo una parte, y en caso de que así sea, a qué parte afectaría". También acerca el valor de tasación actual o si se han realizado ante la Junta de Andalucía las tramitaciones necesarias, desde los puntos de vista urbanístico y medioambiental, "para la pretendida implantación de un aeródromo, dos campos de golf y un hotel de cinco estrellas".

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/09/1 ... 72440.html

Beticomunista
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 2470
Registrado: 11 May 2009, 16:33

Re: Somonte resiste.

Mensajepor Beticomunista » 03 Jul 2017, 10:42

Somonte de nuevo desalojado y de nuevo en vías de reocupación.


Volver a “Foro General”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 8 invitados