Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Foro abierto a simpatizantes y militantes de IU para debatir y opinar sobre la actualidad política y los temas que nos interesan.
Boromir
Pureta responsable
Mensajes: 1026
Registrado: 29 Abr 2010, 23:15
Contactar:

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Boromir » 26 Ene 2013, 22:43

Ivan el Rojo escribió:
Boromir escribió:Yo ya no soy militante de IU, pero bueno, no creo que eso sea importante.
Opción lógica dado que apenas has coincidido con la línea de IU.

¿Y en donde militas ahora?
Que yo sepa en política económica y social coincidía prácticamente al 100%, pero bueno.

De momento no milito en ningún sitio, y no pienso hacerlo en un futuro cercano. Luego ya se verá.
Ence escribió: Esto son auténticos delirios de grandeza, ¿tú te imaginas a dos ciudadanos de Mali discutiendo entre ellos a ver cómo tienen que solucionar el problema de los desahucios o el paro en España?. No tengo ni la más remota idea de qué hacer para solucionar los problemas de Mali, ni los de Burkina Faso, ni los de Madagascar, ni los de Etiopía, ni los de Somalia. Es que eso de ponerte a exigir que yo te de una solución para los problemas de Mali es delirante.
O sea que según tú, si en un país por ejemplo meten a todos los disidentes en un campo de concentración o en cámaras de gas (notese que estoy hablando de un hipotético caso y no haciendo referencia a ningún país o época en concreto), todos los demás países no tendrían que hacer nada porque sencillamente no va con ellos, ¿no?
A eso es a lo que me refería con el pacifismo absurdo. Hay ocasiones en las que hay que intervenir, sencillamente porque no podemos quedarnos de brazos cruzados hacia ciertas cosas.
Ence escribió:Mira, si quieres me tomo la molestia de explicarte cómo creo yo que habría que resolver los problemas de Mali. Con la condición de que previamente tú me des una información precisa sobre como resolver los problemas de los siguientes países: Nigeria, Honduras, Haiti, Botsuana, Vietnam, Papúa Nueva Guinea y Bangladesh.

Una vez te hayas tomado esa molestia tú, me la tomaré yo. Pero ya te anticipo que en mis planes en ningún caso se contemplará la opción de la intervención militar imperialista, porque sé de sobra que ese tipo de cosas no solo no resuelven los problemas, sino que los empeoran.
No se a que vienen esas exigencias, te recuerdo que el tema de Mali le has empezado tú. Además, si criticas una cierta política respecto a Mali, lo lógico es que a continuación propongas algo al respecto que sea diferente, ¿no? Es que sino es como decir: "Nos oponemos a los recortes de Rajoy", pero no dar ninguna alternativa al respecto.
Yo no te estoy pidiendo una solución a todos los problemas de Mali, tampoco yo la estoy dando. Lo único que digo es que la política seguida por Francia en este caso me parece bien. A ti no te parece bien. Pues vale. Pero en ese caso me gustaría saber tu propuesta, por lo que digo, no creo que la política sea solo criticar, también hay que proponer.

Y los países que comentas no se a que vienen, pero si quieres comentar sobre ellos te recomendaría hacerlo de cada uno en una zona distinta, porque este es el post del mundo árabe, y como comprenderás aquí no entra ningún país que has mencionado excepto Nigeria, y no seré yo quien desvirtue el tema del post con una discusión extensísima sobre todos esos países.
Ivan el Rojo escribió:La cuestión es que no se si te has parado a mirar un mapa de Mali. Aquí te dejo uno:
No cito más en esta parte para no hacer una respuesta demasiado extensa. Ya conocía el mapa de Mali y la situación que comentas, pero te reconozco las molestias que te has tomado en buscarlo y publicarlo.
Cierto es que los tuaregs quieren la independencia (ya lo había mencionado antes).
De todos modos, a mi entender, la intervención no se produce únicamente (que también) para asegurar las actuales fronteras y los recursos...sino entre otras cosas para que los islamistas no se hiciesen con todo Mali (porque estaban avanzando hacia el Sur), para que no diesen refugio a Al Qaeda, para que no oprimiesen a otras minorías religiosas, y para que no destruyesen más patrimonio de la humanidad. A mí estos motivos por sí solos ya me parecen suficientes para reclamar una intervención, más allá de asegurar las actuales fronteras.
Ivan el Rojo escribió:Ahora dime... si, por ejemplo, los catalanes decidieran finalmente independizarse de España... ¿verías bien que los japoneses atacaran y ocuparan militarmente Cataluña, en defensa de la autoridad de Madrid? Si eso sucediera, ¿te extrañaría que los catalanes se radicalizaran? (nota que esta argumentación es la que sistemáticamente has utilizado en este hilo para justificar la presencia de extremistas islámicos entre los "rebeldes" de turno). Quizá te sorprenda, o mas bien te parezca ridículo, que hable de tropas japonesas interviniendo en Europa. A fin de cuentas están lejos y en otro continente. Y haces bien. Lo que te deberías preguntar es por qué no te suena ridículo hablar de tropas francesas interviniendo en África.
Aquí te digo lo mismo que a Ence, no voy a desvirtuar el tema hablando de una posible intervención japonesa en Cataluña...
Pero en respuesta a tus preguntas te diré que no me parecería extraño que los catalanes se radicalizasen, aunque no vería muy realista la intervención por lo que te he dicho arriba, en Mali a mi entender la intervención no ha sido únicamente por esos motivos.
Aparte una cosa bastante importante, el resto de Mali pedía la intervención. En este caso habría que ver si el resto de España querría la ayuda japonesa.
Ivan el Rojo escribió:A todo esto, aquí tenemosa la, según Boromir, maravillosa democracia egipcia:
Yo en ningún momento he dicho que sea maravillosa, es más, cuando me he referido a ellas he dicho que no son perfectas. Todavía tienen que avanzar bastante, pero desde luego a mi entender la situación es muy diferente de con Mubarak.
Aquí ha habido unas elecciones y han ganado los Hermanos Musulmanes por mucho que les pese a los laicos.

Con eso no estoy defendiendo todo lo que han hecho ni mucho menos. Lo que digo es que sus acciones se respaldan por las urnas, no como Mubarak. Si, ya, Rajoy también se legitima por las urnas. No estoy diciendo que no puedan protestar ni que no tengan razón, que seguramente la tendrán...lo que digo es que Mursi es un avance frente a Mubarak, igual que Rajoy frente a Franco. ¿Que no es un avance muy significativo? Por supuesto. Pero avance al fin y al cabo, más que nada porque Rajoy o Mursi permiten la existencia libre de la oposición, y Franco o Mubarak no.

Ence
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6077
Registrado: 08 Dic 2008, 23:40

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Ence » 27 Ene 2013, 02:46

Boromir escribió:O sea que según tú, si en un país por ejemplo meten a todos los disidentes en un campo de concentración o en cámaras de gas (notese que estoy hablando de un hipotético caso y no haciendo referencia a ningún país o época en concreto), todos los demás países no tendrían que hacer nada porque sencillamente no va con ellos, ¿no?
En ese hipotético caso aplaudiría tu decisión, tu arrojo y tu valentía si fueses voluntario en primera línea con un fusil a luchar codo con codo con las víctimas de esa terrible represión. Si a lo que te refieres en cambio es a que desde tu silloncito y el calor de tu casa tienes derecho a decidir quién debe morir a manos de soldados a sueldo enviados por un gobierno europeo para salvaguardar intereses económicos bastardos, entonces anda y vete a cagar.
Boromir escribió:A eso es a lo que me refería con el pacifismo absurdo. Hay ocasiones en las que hay que intervenir, sencillamente porque no podemos quedarnos de brazos cruzados hacia ciertas cosas.
Y yo insisto: si tan correcto te parece combatir por esa causa, entonces ve tú el primero, a primera línea por favor. Yo eso lo respeto: lo que no respeto es que haya gerifaltes que desde sus despachitos decidan enviar a miles de personas pagadas con el dinero de todos a matar y morir por ellos. Y lo lamentable es que haya gente que les ría la gracia y encima se crean poseedores de algún tipo de superioridad moral, como si los demás estuviésemos diciendo que no haya que luchar contra las injusticias del mundo o que no haya que hacer nada.
Boromir escribió:No se a que vienen esas exigencias, te recuerdo que el tema de Mali le has empezado tú. Además, si criticas una cierta política respecto a Mali, lo lógico es que a continuación propongas algo al respecto que sea diferente, ¿no? Es que sino es como decir: "Nos oponemos a los recortes de Rajoy", pero no dar ninguna alternativa al respecto.
Yo no te estoy pidiendo una solución a todos los problemas de Mali, tampoco yo la estoy dando. Lo único que digo es que la política seguida por Francia en este caso me parece bien. A ti no te parece bien. Pues vale. Pero en ese caso me gustaría saber tu propuesta, por lo que digo, no creo que la política sea solo criticar, también hay que proponer.
Te equivocas: yo puedo criticar que una persona cometa un asesinato sin tener por ello que dar una explicación pormenorizada de lo que esa persona debería haber hecho con su tiempo libre en lugar de cometer el asesinato. Yo puedo decir que el aeropuerto de Castellón ha sido un despilfarro sin tener por ello que dar un destino alternativo a todo ese dinero. Puedo criticar las urbanizaciones del pocero en Seseña sin tener por ello que buscarle una vivienda alternativa a toda la gente que compró aquellas casas. Etc.

De verdad: estaría bien que además de falacias tan pueriles intentases utilizar algún argumento mínimamente serio. Sobre las actuaciones pacíficas y constructivas que se podrían hacer para ayudar a los africanos a resolver sus propios problemas hay muchísima gente conocedora del tema que podría informarte muchísimo mejor que yo (si la decisión dependiese de mí acudiría a este tipo de personas). Por tercera o cuarta vez te insisto: que no lo sé Boromir; te prometo que no sé cómo resolver los problemas de Mali; algunos tenemos el problema de no saberlo todo, discúlpame.

No me hace ninguna falta saber eso para oponerme a que los gobiernos europeos envíen personas a sueldo a matar y morir en África para hacerle el trabajo sucio a los de siempre con pretextos (pretextos) humanitarios.
"En Zamora, la encrucijada del Mundo, encontrarás lo que buscas. Sí"

Que no, que no, que no nos representan.

DaniG
Currando en trabajos basura
Mensajes: 293
Registrado: 03 Jul 2008, 02:04

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por DaniG » 27 Ene 2013, 22:20

Ivan el Rojo escribió:El hecho de que los disturbios relatados en la segunda noticia probablemente no tengan nada que ver con la política si no con el fútbol, no les impediría utilizarlo como argumento. Ya sabes, no dejes que la verdad empañe una buena noticia.
Mas que con el fútbol con la política, los hinchas asesinados eran del Al Ahly un equipo cariota al que siempre han seguido las clases populares de todo Egipto y cuyos ultras (de izquierdas y antifascitas) han sido los que han estado apoyando la revolución en Egipto desde el primer momento y por eso el día ese del partido policías y militares no impidieron que los hinchas del otro equipo (fascistas) atacaran a estos y causaran 74 muertos.

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Patrick Florent » 31 Ene 2013, 03:49

Pongo el breve artículo que publicó el periódico marxista francés La Riposte sobre la intervención imperialista en Malí, que traduje para marxist.com. Alguien, en la web del periódico, comentó acerca de la brevedad del artículo, que ciertamente es muy breve, pero como comentó un camarada, la brevedad del mismo refleja también la falta de alternativas que hay.
La intervención imperialista en Malí

La Riposte
20 de Enero de 2013

Contrariamente a lo que afirman François Hollande y su gobierno, la intervención del ejército francés en Malí no tiene nada que ver con los llamados "valores de Francia", los "derechos humanos" u otras preocupaciones "humanitarias". Se trata de una intervención imperialista para proteger los intereses de las multinacionales francesas en la región.

El reciente colapso del gobierno maliense y la ofensiva de los yihadistas en el norte del país amenazan con desestabilizar a los países vecinos de Malí, donde la clase dominante francesa explota a gran escala los recursos naturales: el uranio en Níger, el oro en Mauritania, el petróleo y el gas en Argelia, etc.

Lejos de "luchar contra el terrorismo", esta intervención militar les hará el juego a los grupos fundamentalistas implantados en el norte de África. La agresión imperialista a Libia, en 2010, ha aumentado el armamento de los fundamentalistas. Muchas de las armas en manos de los yihadistas que ocupan el norte de Malí proceden de Libia. En lugar de "dar estabilidad", la intervención francesa exacerbará la inestabilidad regional. Y quienes pagarán el precio por ello, como siempre, serán las personas que ya sufren de extrema pobreza.

Los objetivos de guerra del gobierno francés son la reconquista del norte de Malí y la reconstrucción de un Estado Maliense sometido a los intereses imperialistas franceses y que controle todo el territorio. Esto es imposible sin el despliegue sobre el terreno de un gran número de soldados durante un largo período, con su lote de atentados, soldados y civiles muertos, sin contar los cientos de millones de euros - y tal vez más – que gastará el gobierno francés, en momentos en que el presidente “socialista” François Hollande le impone la austeridad presupuestaria a la masa de la población. No hay dinero para hospitales y servicios públicos - pero sí que lo hay para defender los intereses del imperialismo francés.

Los gobiernos europeos y norteamericano "aprueban" por unanimidad la intervención francesa, prometen todo tipo de apoyo logístico, pero son muy reacios a enviar tropas sobre el terreno. Ellos saben que esta guerra será larga y costosa. Les dejan generosamente el privilegio a los soldados franceses de arriesgar sus vidas por cuenta de las multinacionales - y al gobierno francés que pague el precio político y presupuestario por ello.

El Frente de Izquierda y el movimiento obrero debe condenar esta acción y exigir la retirada de las tropas francesas que participan en Malí. Los pueblos de la región no tienen nada bueno que esperar de esta nueva aventura militar. Son los imperialistas los que, desde hace décadas, siembran el caos, la miseria y la desolación en el continente africano. Ellos no pueden constituir a la vez el problema y la solución. Sólo una movilización de las masas africanas contra el capitalismo y el imperialismo, les puede ofrecer un futuro digno de tal nombre.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Patrick Florent » 03 Feb 2013, 03:54

El PCF y la guerra en Malí
Greg Oxley (PCF París)
La Riposte
02/02/2013

(La traducción del francés es mía - PV)

La intervención militar en Malí ha comprometido a Francia en una nueva guerra imperialista. Detrás de las motivaciones oficiales, su objetivo es asegurar y ampliar las posiciones económicas y estratégicas del capitalismo francés en la región. Además de sus recursos naturales - los actuales y los potenciales - Malí, el tercer productor de oro de África, está rodeado por varios países donde las grandes empresas francesas, entre ellas Total y Areva están fuertemente implantadas. El grupo Areva obtiene en Níger un tercio de sus necesidades de uranio. Total explota el petróleo de Mauritania. El capitalismo francés domina la Costa de Marfil. Con sus vastas reservas de petróleo y gas, Argelia es el mayor socio comercial de Francia en África. Son principalmente los intereses de los grandes grupos franceses en los países vecinos de Malí los que lo convierten en una cuestión importante, desde el punto de vista estratégico, para el imperialismo francés.

François Hollande le dio la bienvenida a la aprobación “unánime” a esta guerra en la Asamblea Nacional y en el Senado. La UMP [derecha] y el Frente Nacional [extrema derecha] también la aprueban. El Partido Socialista la aprueba igualmente. Pero Hollande también ha contado con el apoyo de la dirección de nuestro propio partido, el Partido Comunista, lo cual conmocionó a muchos militantes comunistas. Esta decisión, al igual que ocurrió en 2001, durante la invasión de Afganistán, compromete a nuestro partido con la política imperialista de Francia ante el público. Esto va en contra de la tradición antiimperialista y antimilitarista del PCF.

La verdad es la primera víctima de una guerra imperialista. Ocultar el verdadero objetivo de la guerra es de vital importancia para los imperialistas. Al igual que el primer deber del movimiento obrero – y de nuestro partido en particular - es explicar sus verdaderas causas y objetivos. Con respecto a la guerra en Malí, la dirección de nuestro partido ha fracasado en esta tarea.

¿Una guerra contra el fundamentalismo?

Según el Gobierno francés, la intervención en Malí queda justificada por la amenaza inminente de la toma de Bamako por “fundamentalistas islámicos”. Oficialmente, la intervención fue, por tanto, para detener el avance de las milicias islamistas, destruirlas y proteger a la población de sus abusos. Estas nobles motivaciones son difícilmente cuestionables. El problema es que la explicación oficial es una farsa. Sólo sirve para ocultar los verdaderos objetivos de esta operación. Siempre que las potencias imperialistas lanzan una guerra, se arman con excusas “humanitarias” similares: la guerra contra Serbia era para proteger a los albaneses, los Estados Unidos invadieron Irak para proteger a los chiítas y Afganistán para proteger a las mujeres afganas y erradicar el terrorismo, la guerra en Libia era para evitar una masacre inminente de la población de Bengasi. ¿Debíamos por ello apoyar estas intervenciones?

En Malí, Francia estaría en guerra contra el yihadismo y la intervención respondería a una solicitud del régimen de Malí. Sin embargo, este régimen es una dictadura militar, culpable, también, de muchos abusos y asesinatos. Pero el Gobierno da a entender que, en comparación con los yihadistas, la dictadura militar sería un “mal menor”. En cambio, en Libia, la Fuerza Aérea francesa - en alianza con Gran Bretaña y los Estados Unidos - ha apoyado poderosamente la milicia yihadista para derrocar a la dictadura de Gadafi. Las potencias occidentales han coordinado sus ataques para facilitar el movimiento en tierra de grupos como Abdel-Hakim Belhaj. Vinculado a Al Qaeda, Belhaj se hizo con el control de Trípoli después de que las fuerzas de Gadafi fueran derrotadas. En ese momento, los medios de comunicación nos presentaban a estos yihadistas no sólo como el “mal menor”, sino como ¡auténticos “revolucionarios”!

En Siria, la correlación de fuerzas es comparable a la que prevaleció durante la guerra de Libia. Aquellos a los que los medios de comunicación nos presentan como “revolucionarios” son esencialmente financiados, armados y supervisados por agentes de Arabia Saudita y Qatar. El mismo François Hollande que justifica la guerra en Malí por la necesidad de luchar contra el “fundamentalismo”, al mismo tiempo defiende la intervención militar en Siria para apoyar a las milicias fundamentalistas. Ya le ha concedido el reconocimiento diplomático de Francia al Consejo Nacional Sirio (CNS), cuyo componente dominante no es otro que la Hermandad Musulmana.

Así, la Francia imperialista – de la cual Hollande no es aquí más que el intérprete - no se opone de ninguna manera al “fundamentalismo islámico” por principio. En cambio, no duda en apoyar a los fanáticos fundamentalistas cuando esto puede beneficiar a sus intereses. En otras circunstancias, el imperialismo francés podría apoyar a los yihadistas en Malí, llamándolos “rebeldes” o “revolucionarios” para la ocasión, contra el régimen de Bamako. Pero en este caso, la actual guerra en Malí se lleva a cabo en beneficio de los grandes grupos capitalistas franceses y para contrarrestar las ambiciones de sus rivales, entre otros en esta región, Qatar, que financia ciertas milicias (Mujao y Ansar Eddine ) para expandir su esfera de influencia y fortalecer su posición en futuras “negociaciones”. La intervención francesa es apoyada por Arabia Saudita, que, si bien arma y financia a movimientos fundamentalistas en todo el mundo, quiere poner freno a la expansión de los intereses de Qatar en el norte de África. Qatar ha fortalecido significativamente su posición en Libia, Egipto y Túnez.

Para tratar de justificar su posición, el PCF explica que cualquiera que sea nuestro análisis sobre los verdaderos objetivos de la intervención, sin embargo, logró detener a las milicias fundamentalistas, bloqueando su avance hacia la capital y permitió liberar varias ciudades que estaban bajo su control. Estos son hechos que nadie puede negar. Pero el reconocimiento de esta realidad no agota la cuestión. Si tenemos en cuenta la “protección de la población” en contra de los abusos, represión, etc., como pretexto suficiente para justificar intervenciones militares, entonces ¡deberíamos apoyar e incluso exigir intervenciones militares en muchos países! Es cierto que la intervención francesa repelió la milicia hacia el norte sin mucha dificultad por el momento. Pero estas milicias volverán a actuar de nuevo en Malí o en otras partes - y tal vez, dependiendo de las circunstancias del momento, ¡con el apoyo de Francia! - Su repliegue actual es, por así decirlo, un subproducto de una intervención que sigue siendo imperialista. Por consiguiente, este repliegue de los yihadistas no debería justificar el apoyo a esta intervención por parte de los dirigentes de nuestro partido.

¿Qué hacer?

Sin embargo, nuestra posición sobre la guerra en Malí no puede limitarse a una simple oposición de principio. Muchos compañeros que están en contra de la intervención o que sienten, al menos, que hay algo “que no está claro” en las justificaciones oficiales, no quieren ver al fundamentalismo difundirse e instalarse más allá, ya sea en África o en otros lugares. Oponerse a la intervención, dicen esencialmente, equivale a permanecer pasivos ante la amenaza fundamentalista. De hecho, nuestra actitud hacia la guerra no puede ser reducida a una especie de pacifismo pasivo. La guerra es un problema real que requiere un enfoque político también práctico. Como comunistas, necesitamos un programa de acción contra esta guerra y contra la guerra imperialista en general, de solidaridad internacionalista con las víctimas de la agresión militar – ya sean por parte de milicias fundamentalistas o de ejércitos “regulares”.

¿Cuáles deberían ser los puntos clave del programa del PCF sobre la guerra en Malí? En primer lugar, el PCF debería explicar que para luchar contra el fundamentalismo, debemos comenzar por hacer frente a los poderosos intereses financieros e industriales, que son los principales proveedores de armas y equipo de las milicias, a saber, Arabia Saudí, Qatar y los otros países del Golfo. En la guerra contra Gadafi, los activos del Estado libio en el extranjero fueron embargados con el pretexto de que sus recursos fueron utilizados para financiar masacres. Debemos insistir, por lo tanto, en la expropiación de los activos de Qatar - y son considerables - en Francia. Los sindicatos en el sector bancario deberían centrarse en los movimientos de capitales entre Francia y los países que promueven el fundamentalismo - y hacerlos públicos. El PCF debería exigir el fin de todas las ventas de armas (aviones, fragatas, sistemas de defensa, etc.) Y detener los programas de entrenamiento y otras formas de cooperación militar con los Estados involucrados. En los puertos, el partido y la CGT [el principal sindicato en Francia] deberían hacer campaña para convencer a los trabajadores para que bloqueen todo los cargamentos militares destinados a Arabia Saudí, Qatar, etc. Los trabajadores de los aeropuertos deberían bloquear los vuelos de sus líneas aéreas. Por último, los grandes grupos capitalistas que practican el “terrorismo económico” mediante el saqueo de los recursos de Malí y el apoyo a regímenes corruptos y dictatoriales en África deberían ser nacionalizados, sus dirigentes expulsados, su gestión reorganizada sobre bases democráticas y sus recursos utilizados para fines progresistas.

Y no olvidemos, en medio de todos estos cálculos imperialistas, a la juventud obrera de Malí y a todos los explotados y oprimidos del país. Hay que extenderles una mano fraternal e internacionalista, basada en una política independiente, en lugar de aferrarse a la maquinaria de guerra imperialista. Es a los trabajadores malienses a los que hay que ayudar. Tenemos que darles los medios para defenderse, no sólo contra unos pocos miles de fanáticos islamistas, sino también contra los elementos no menos reaccionarios de las fuerzas armadas malienses. Este ejército se ha mostrado incapaz de defender al pueblo. Sus líderes son corruptos. Debe ser purgado y reorganizado sobre una base democrática. Los soldados del rango, salidos del pueblo y que viven en sus mismas condiciones, aliados a los trabajadores de Bamako y otras ciudades, serían el mejor baluarte contra el fanatismo armado.

Al defender la posición de clase e internacionalista que ofrecemos, es muy posible que el PCF no obtuviera mucho seguimiento en un primer momento, ya sea en Francia o en Malí. El PCF no puede ofrecer una solución inmediata a este problema. Nadie tampoco le exige tanto. Pero lo que puede hacer, sin embargo, aquí y ahora, es explicar los verdaderos intereses en juego en esta guerra, disociándose por completo de la política imperialista de Francia y sus justificaciones falsas, y así contribuir a formar la conciencia antimilitarista y revolucionaria de los trabajadores en Francia y en Malí.

La intervención militar de Francia no dará lugar a ninguna “estabilización”, al igual que no lo hizo en Libia o Afganistán, como tampoco la invasión estadounidense “estabilizó” a Irak. En Europa como en África, el capitalismo no les ofrece ningún futuro a los pueblos. Es la fuente de los problemas. Más que nunca, necesitamos un partido que se posicione claramente como el enemigo implacable de este sistema y sus consecuencias desastrosas, tanto en Francia como en el extranjero. Debemos esforzarnos por corregir la política del PCF. Nuestro partido debe oponerse a la intervención imperialista en Malí, sobre la base de una política revolucionaria e internacionalista.

Fuente: Lucha de Clases (Venezuela)
http://www.luchadeclases.org.ve/interna ... uerra-mali
Última edición por Patrick Florent el 06 Feb 2013, 18:23, editado 1 vez en total.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

ReVoluCioN!
Enterrado en el Kremlin
Mensajes: 2743
Registrado: 23 Mar 2005, 03:30

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por ReVoluCioN! » 05 Feb 2013, 09:24

Atacar Malí para salvar Níger
Los intereseses franceses en el Sahel se concentran en territorio nigerino, cuarto productor mundial de uranio
China aumenta su presencia en el país


Francia “no tiene ningún interés en Malí”. El presidente François Hollande lo ha repetido hasta la saciedad desde hace un mes. Malí carece prácticamente de cualquier atractivo económico a ojos de Francia. Su principal riqueza es el oro, que representa el 70% de sus exportaciones. Está repartido en ocho minas que explotan empresas de Suráfrica, Australia y Canadá en las que el Estado maliense posee una participación del 20%.

Pero París sí tiene grandes intereses mineros en el vecino Níger, que en más de una ocasión ha sufrido los coletazos de la inestabilidad en Malí. Para proteger las minas de uranio de Arlit, donde hace ya 29 meses fueron secuestrados por Al Qaeda cinco técnicos franceses, París envió a finales de enero a un puñado de soldados de sus fuerzas especiales, según reveló el semanario Le Point, una información confirmada este lunes por el Gobierno de Níger. Su objetivo es impedir un asalto como el que los terroristas a las órdenes de Mojtar Belmojtar dieron, en enero, a la planta gasística de In Amenas, en el sureste de Argelia.

El propio Níger ha desplegado 5.000 hombres de su exiguo Ejército para intentar evitar que, a través de sus 840 kilómetros de frontera común con Malí, se infiltren los terroristas para quedarse allí o huir al sur de Libia. “Pero es un Ejército que carece de medios aéreos y electrónicos para vigilar eficazmente esa frontera”, comenta un diplomático europeo en Niamey.

La inseguridad impide, por ejemplo, a los policías de la misión de la UE (Eucap Sahel), que entrenan a las fuerzas de seguridad nigerinas, recorrer por carretera los 850 kilómetros que separan Niamey de Agadez, la capital de los tuaregs.

Aunque es uno de los países más pobres del planeta —ocupa el lugar 170º entre los 192 de la lista elaborada por el Banco Mundial— Níger es el cuarto productor de uranio. “Lamentablemente los intereses en materia de seguridad energética no conllevan mejoras para el conjunto de las poblaciones locales, que, en última instancia, son las legítimas titulares de los recursos naturales”, señala Jesús García-Luengos, experto en recursos naturales y cofundador del think tank Reset. Por algo grupos armados de la minoría tuareg —cerca de un millón de personas de los 16,3 millones de nigerinos— desarrollaron en el norte del país de 2007 a 2009, donde están casi todas las minas, la llamada “guerra del uranio”.

El presidente nigerino, Mahamadou Issoufou, también se mostró quejoso el domingo, en una entrevista con TV 5 y el diario Le Monde. “Del sector del uranio se reciben apenas 100 millones de euros al año”, se lamentó. “Eso representa apenas el 5% de nuestro presupuesto; no es admisible”.

De las minas nigerinas en funcionamiento se extrae el 8% de la producción mundial de uranio, pero cuando la de Imouraren alcance su pleno rendimiento, probablemente no antes del año 2020, ese porcentaje aumentará. Imouraren será el segundo yacimiento más importante del mundo, en el que se producirán unas 5.000 toneladas anuales.

Níger se colocará así dentro de siete años en el segundo puesto de la clasificación mundial. Hoy en día el uranio representa el 60% de las exportaciones de este Estado africano.

Francia, la antigua potencia colonial, es el país más nuclearizado del mundo, con 58 centrales que producen el 78% de la electricidad —en España ese porcentaje es solo del 22%—, pero solo un 17% del conjunto de la energía consumida. “De ahí la enorme importancia para Francia del uranio nigerino en términos de seguridad energética”, subraya García-Luengos.

“Francia importa todo el uranio que consume y más del 30% —algunos años rondó el 40%— proviene de Níger”, prosigue García-Luengos. “De forma expresiva se puede decir que una de cada tres bombillas funciona en Francia gracias al uranio nigerino”, recalca este investigador, que es coordinador del área de Recursos Naturales de la Universidad Autónoma de Madrid.

A través de su gigantesca multinacional Areva, de la que el Estado posee el 80%, Francia explota las dos principales minas de Níger. En la de Arlit posee el 63%; en la de Akokan el 34%, y en la de Imouraren, que aún no ha arrancado, el 56%. Ponerla en funcionamiento requiere una inversión de 1.200 millones de euros. En Cominak, la empresa que tiene la concesión de Akokan, un 10% del capital es español, de la Empresa Nacional del Uranio.

Ansiosos por acceder a las materias primas, los chinos empezaron a asomar la cabeza en Níger desde 2007. Ese año la empresa China Nuclear International Uranium Corporation (CNIUC) comenzó a explotar la mina de uranio de Azelik, la más pequeña del país. El verano pasado CNIUC consiguió además una participación del 10% en la futura mina de Imouraren. Pero donde China lleva la delantera es en el petróleo. Desde hace año y medio China National Petroleum Corporation explota el yacimiento de Agadem (20.000 barriles diarios) en asociación con el Estado nigerino.

El presidente del país dejó caer en su entrevista del domingo que si Areva no incrementaba sus transferencias, los chinos tendrían más oportunidades.

Por algo Pekín no puso ninguna pega para que el Consejo de Seguridad de la ONU avalase una intervención en el norte de Malí para desalojar a los terroristas que se apoderaron hace 11 meses de ese inmenso territorio. “Después de Francia, China es la potencia más interesada por la estabilidad de la franja del Sahel”, asegura el diplomático europeo aceditado en Niamey. “Tiene la suerte de que París se encarga de defender sus intereses y esa defensa no le cuesta un céntimo”.

Fuente
El que es revolucionario puede vivir donde quiera.
Cuando yo caiga, que empuñe otro mi arma y mi coraje y que no se olvide de vengarme también
La esclavitud no fue abolida, sólo se puso en nómina.

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Patrick Florent » 08 Feb 2013, 13:50

Túnez: ¿hacia una segunda revolución?

Por Jorge Martin
07 February 2013
Marxist.com

En la mañana del 6 de febrero, el prominente dirigente de izquierda Chokri Belaid fue asesinado frente a su casa en Túnez. Miles han salido a las calles, atacado oficinas del partido gobernante Ennahda, que es considerado el responsable del asesinato, y se ha convocado una huelga general para mañana, 8 de febrero. Éste podría ser el incidente que desencadene una muy necesaria segunda revolución, dos años después del derrocamiento del odiado régimen de Ben Alí.

Chokri Belaïd Chokri Belaid era el secretario general del Partido Unificado de los Demócratas Patriotas (PUPD) que se define como marxista y Panarabe, además de ser una de las principales figuras del Frente Popular, una coalición de fuerzas de izquierda, que incluye al Partido de los Trabajadores (PT, antes PCOT). La familia y compañeros de Belaid culpan de su asesinato a las autodenominadas "Ligas para la Protección de la Revolución", pandillas de matones fascistas vinculados al partido gobernante islamista Ennahda. Hamma Hammami, portavoz del Frente Popular y principal dirigente del PT ha declarado que "el gobierno en su conjunto es responsable de este crimen político". El gobierno actual es una coalición entre el islamista Ennahda, el Congreso para la República (CPR) y el socialdemócrata Ettakol.

El sábado, 2 de febrero, un congreso regional de la PUPD fue atacado por bandas salafistas que dejaron 11 personas heridas. En esa reunión, Chokri Belaid denunció a Ennahda como responsable del ataque, que fue sólo el último de una campaña constante y creciente de intimidación y violencia llevada a cabo por los extremistas islámicos.

Inmediatamente después de que las noticias sobre su asesinato se extendieran, miles se reunieron en manifestaciones de protesta, tanto en la capital de Túnez así como en ciudades y pueblos de todo el país, incluyendo Gafsa, Sidi Bouzid, Beja, Kasserine, Bizerte, Mahdia, Sousse, Siliana y Mezzouna. En muchos de esos lugares los manifestantes incendiaron y saquearon las oficinas del partido gobernante Ennahda. Miles se reunieron en la avenida Habib Bourgiba en la capital y frente al Ministerio del Interior. Una vez más se volvieron a escuchar los gritos de "el pueblo quiere la caída del régimen", consigna de la revolución contra Ben Alí.

Increíblemente, a pesar de la condena oficial del asesinato por porte del gobierno y Ennahda, el estado usó la policía antidisturbios y gases lacrimógenos contra los manifestantes y el cortejo que acompañó a la ambulancia que transportaba el cuerpo de Belaid.

Algunas de las manifestaciones en la jornada del jueves han adquirido proporciones de insurrección. En Sidi Bouzid los jóvenes se enfrentaron con la policía durante la noche y atacaron el cuartel de la Policía, finalmente forzando su retirada y teniendo que ser reemplazados por el Ejército en las calles. En Jendouba, una marcha organizada por el sindicato regional UGTT el jueves 7, ocupó el edificio de la governación regional y exigió que el gobernador abandone la región. Asimismo, en Gafsa, paralizada por una huelga general, los manifestantes se enfrentaron con la policía al tratar de ocupar el edificio de la gobernación. Hubo una huelga general en Siliana, donde ya se había dado un levantamiento popular en noviembre de 2012. En El Kef, que fue escenario de una huelga regional dos semanas atrás, las oficinas de Ennahda fueron agredidas, declarando el pueblo a todos los representantes gubernamentales como personas no gratas en la región. Reportes de la prensa señalaron que las fuerzas de policía estaban completamente ausentes y los militantes del Frente Popular organizaron piquetes para garantizar la seguridad pública.

Es evidente que, incluso antes del asesinato de Belaid, se había producido una oleada creciente de ira y descontento que fue acumulándose durante meses. La actual coalición inestable en el gobierno nunca ha tenido un apoyo de masas. En el momento de las elecciones a la Asamblea Constituyente en octubre de 2011, con una participación de sólo el 50% de los inscritos para votar, Ennahda, el principal socio de la coalición consiguió apenas el 37% de los votos y sus aliados aún menos, el CPR 8,7% y Ettakol 7%.

La falta de legitimidad del gobierno tripartito quedó en evidencia por el hecho de que la ola de huelgas y levantamientos regionales que se desataron con el derrocamiento del gobierno de Ben Alí el 14 de enero de 2011, continuó sin cesar, aunque con altibajos.

La razón fundamental de esto es que las condiciones sociales y económicas no han cambiado de forma significativa. Si acaso, la situación ha empeorado desde el derrocamiento del régimen de Ben Alí. En el pasado, la economía tunecina dependía en gran medida de la inversión extranjera, atraída por mano de obra barata y una situación política estable (es decir, una implacable dictadura que garantizaba la represión de las protestas sociales), el turismo y la migración a Europa como válvula de escape. Con el inicio de la crisis capitalista en Europa, estas tres vías se han cerrado. Decenas de empresas europeas han cerrado en Túnez, ya que no hay más “paz social”, y adicionalmente, porque Europa ya no proporciona un mercado para sus productos. El turismo tiene un comportamiento similar, y ha colapsado con una caída del 30% en número de turistas en 2011.

Tenemos que recordar que fueron las condiciones sociales y económicas principalmente las que generaron el levantamiento revolucionario que culminó con el derrocamiento de Ben Alí. Tasas de desempleo juvenil endémicas de más del 35%, y cientos de miles de licenciados en paro, sin futuro, estaban entre las principales razones para el movimiento. Nada de eso ha cambiado. El desempleo ronda el 17 a 18% del total de la población activa (frente al 13% antes de la revolución) y 40% para los jóvenes.

El levantamiento en Siliana, donde una huelga general exigía puestos de trabajo y progreso económico en noviembre, llevó a enfrentamientos con la policía, la quema de las oficinas de Ennahda y más de 300 heridos, y marcó el comienzo de una nueva ola de protestas. A principios de diciembre, matones salafistas (que actúan con la complacencia del gobierno nacional) atacaron las oficinas de la UGTT en la capital el día en que el sindicato conmemoraba el aniversario del asesinato su fundador. El ataque provocó una reacción airada que obligó a los dirigentes sindicales a convocar una huelga general para el 13 de diciembre. Incluso días antes varias regiones que desempeñaron un papel clave en la caída de Ben Alí se declararon en huelga el 6 de diciembre: Gafsa, Sidi Bouzid, Sfax y Kasserine.

La huelga general del 13 de diciembre era vista por todos como una huelga política, cuyo único objetivo posible era el derrocamiento del gobierno. Se ejerció una enorme presión sobre los dirigentes de la UGTT, que finalmente, en el último momento, decidieron cancelarla. La decisión de suspender la huelga general fue tomada con una muy mayoría estrecha y generó descontento generalizado entre la militancia.

En cualquier caso, la cancelación a la convocatoria de la huelga no resolvió nada. Siguieron las huelgas y movimientos regionales, así como una ola de huelgas sectoriales que involucraron a funcionarios de aduanas, de educación secundaria, profesores universitarios, funcionarios de la seguridad social, hospitales, etc. Diciembre de 2012 terminó con una huelga regional en Jendouba y enero de 2013 comenzó con una huelga general muy radical en El Kef, con decenas de miles de personas que participaron en manifestaciones y el establecimiento de bloqueos de carreteras en la región. En una señal de la desesperación de muchos de los desempleados, algunos de los participantes de las sentadas que demandaban empleos fueron a huelga de hambre y decidieron coserse los labios.

Esta enorme presión desde abajo llevó a una crisis en la coalición de gobierno y todos tipo de conjuros para intentar ampliar su base, es decir, hacer a más partidos responsables por sus políticas económicas. En el transcurso de Enero se hicieron llamamientos a la formación de comisiones para una especie de "diálogo nacional", con el objetivo principal de atar a los dirigentes sindicales de la UGTT a algún tipo de acuerdo para poner fin a la ola de huelgas y exigencias de los trabajadores. Mientras tanto, el gobierno ha estado en negociaciones con el FMI para lograr un préstamo de 1.800 millones de dólares. Las condiciones impuestas para tal préstamo son, en sí mismas, una receta para una explosión social, exigen una mayor desregulación del mercado de trabajo, recortes a los subsidios de los productos básicos, la reducción del número de funcionarios, etc.

Bajo una enorme presión desde abajo, la dirección de la UGTT ha decidido convocar una huelga general para mañana viernes, coincidiendo con el funeral de Chokri Belaid. Al mismo tiempo, el primer ministro Hamadi Jebali decidió destituir al gobierno y designar a un nuevo "gobierno tecnocrático". Esto ha sido rechazado por Ennahda (el partido al que pertenece). Las operaciones y transacciones desde arriba reflejan la dificultad de la clase dirigente tunecina para encontrar un gobierno con suficiente legitimidad para llevar a cabo la política anti-obrera necesaria desde su punto de vista. Esto es un reflejo de la fuerza del movimiento de los trabajadores.

La revolución de 2010/11 en Túnez no se ha completado. Ben Alí fue derrocado, pero el régimen y el sistema capitalista que él defendía aún permanecen. En el momento de la revolución ninguna de las organizaciones revolucionarias ofreció una alternativa clara que hubiera podido llevar al movimiento más allá de los límites de la democracia burguesa y hacia una transformación social verdadera. En esas condiciones, el movimiento se descarriló y fue contenido dentro del marco democrático-burgués.

La revolución que se está preparando necesita estudiar y aprender de las deficiencias de la previa. La única manera de resolver los problemas acuciantes de las masas tunecinas, de los trabajadores y los pobres es a través de la expropiación de un puñado de familias capitalistas y grupos multinacionales que controlan la economía del país, para que los recursos del país (materiales y humanos) pueden ser engarzados en un plan democrático de producción para comenzar a satisfacer las necesidades de las masas.

Lo que tiene que quedar claro es que mientras el sistema capitalista, basado en la propiedad privada de los de medios de producción, se deje intacto, entonces, ninguno de los problemas de pobreza, desempleo y opresión que enfrentan millones de tunecinos se pueden resolver. Ésta es precisamente la lección de los últimos dos años.

Decenas de miles de trabajadores y jóvenes ya han experimentado las alegrías de la "democracia" capitalista en Túnez. Ellos están listos y dispuestos a luchar por la liberación auténtica. Lo que se necesita es una dirección revolucionaria armada con un programa que puede llevar a las masas a la victoria. Un proceso similar se está produciendo en otros países árabes, en particular en Egipto. Un nuevo auge revolucionario en Túnez tendría un impacto mucho más grande a lo largo del Mundo Árabe que incluso el derrocamiento de Ben Alí dos años atrás.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Dunántúl
Currando en trabajos basura
Mensajes: 425
Registrado: 30 Nov 2007, 15:28
Contactar:

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Dunántúl » 17 Feb 2013, 14:37

Interesante video sobre la situación en Libia:



de RT

javi_komu
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1519
Registrado: 15 Oct 2011, 16:46

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por javi_komu » 01 Jun 2013, 16:49

Alguien que este informado sobre lo que esta ocurriendo en Turquía puede comentar como esta la situación?

Ence
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6077
Registrado: 08 Dic 2008, 23:40

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Ence » 05 Jun 2013, 02:41

Es un partidillo marginal, pero bueno, ahí va...
Declaración del Partido Comunista de Turquía (TKP)

Imagen

1. Desde hace días Turquía está siendo testigo de un genuino movimiento popular. Las acciones y protestas, que empezaron en Estambul y se han extendido por toda Turquía tienen un carácter de masas, legítimo e histórico. Lo más importante de todo es el cambio en el ánimo de la gente. El miedo y la apatía se han superado y la gente ha ganado autoconfianza.

2. El Partido Comunista de Turquía ha sido parte del movimiento popular desde el comienzo y ha movilizado a todas sus fuerzas, tratando de incentivar el carácter proletario y revolucionario del movimiento, esforzándose para impregnarlo de una actitud madura de disciplina, ha organizado numerosos actos y manifestaciones. En este proceso, las fuerzas policiales han llevado a cabo fuertes ataques contra nuestra sede en Ankara. En toda Turquía, varios miembros del partido han sido heridos y detenidos. Ha habido varios intentos de secuestro de cuadros de nuestro partido. Pero las provocaciones contra nuestro partido han sido derrotadas.

3. Nuestro énfasis sobre el papel del TKP no pretende subestimar la naturaleza espontánea del movimiento o la contribución de otros actores políticos. Al contrario, el TKP insiste en que este movimiento tiene un aspecto que va más allá del impacto de uno u otro actor político o de cualquier tipo de oportunismo político.

4. El mensaje de las masas al gobierno para que dimita es una absoluta verdad de este movimiento. Aunque es obvio que una alternativa de izquierda no puede construirse “ahora mismo”, esta exigencia debe expresarse con claridad. Esta opción para el pueblo trabajador puede generarse únicamente mediante el aprovechamiento de la energía que ha surgido en este momento histórico. El TKP se centrará en esto y denunciará el verdadero sentido de alternativas como “la formación de un gobierno nacional”, que es seguro que se planteará para engañar a las masas trabajadoras al hacerles pensar que la crisis puede superarse de esa manera.

5. Sin duda, los detentadores del poder político intentarán calmar a la gente, instituir mayor control e incluso intentarán utilizar la situación para su propio beneficio. Es posible que logren éxitos temporales. Incluso en ese caso, el movimiento popular no habría sido inútil. El TKP está preparado para un período de tenaz pero intensa lucha.

6. Para actuar de forma concertada, diferentes ramas del movimiento socialista que comparten objetivos y preocupaciones tienen que analizar la aparición de este movimiento popular inmediatamente. El TKP, sin interrumpir sus tareas y actividades diarias, va a actuar con responsabilidad en lo referente a esto y se esforzará para crear un terreno común en línea con las exigencias urgentes que se expresan más abajo.

7. Para anular los planes del gobierno tendentes a clasificar y dividir al movimiento popular entre legítimo e ilegítimo, todas las fuerzas tienen que evitar dar pasos que puedan causar daño a la legitimidad del movimiento. Es el poder político quien ataca. La gente debe defenderse, igual que actúa correctamente, pero nunca caer en las trampas de la provocación gubernamental.

8. Mientras las masas cantan la consigna “gobierno dimisión”, las negociaciones limitadas al futuro del parque Taksim-Gezi no tienen sentido. El gobierno pretende no entender el hecho de que la antigua balanza ha sido alterada de forma fundamental y de que no puede restaurarse. Todo el mundo sabe que el movimiento popular no es el producto de la susceptibilidad hacia los árboles del parque Gezi. La ira del pueblo va más allá de los proyectos de transformación urbana: se trata del terrorismo de mercado, de las abiertas y directas intervenciones en los diferentes estilos de vida, el americanismo y la subordinación a los EEUU, las políticas reaccionarias o la enemistad con el pueblo sirio. El AKP no puede engañar a la gente con un discurso del tipo “plantaremos más árboles de los que talaremos”.

9. Mientras nos ponemos manos a la obra para crear una alternativa del pueblo trabajador, el movimiento necesita apoyarse en algunas demandas concretas. Estas demandas son válidas en el caso de que dimita el gobierno o Erdogan:

a)El gobierno debe anunciar la cancelación de los proyectos que implican la demolición del parque Gezi y del Centro Cultural Ataturk.

b)Libertad para los detenidos durante la resistencia y retirada inmediata de todos los cargos contra ellos.

c)Todos los funcionarios cuyos crímenes contra el pueblo sean demostrados por los informes de las comisiones que ha formado la Unión de Colegios de Abogados y los Colegios locales deben ser relevados de sus tareas.

d)Deben cesar los intentos de dificultar el derecho de la gente a obtener noticias veraces sobre los acontecimientos.

e)Deben cesar todas las prohibiciones relativas a reuniones, manifestaciones y marchas.

f)Deben retirarse todos los obstáculos de facto o de iure que impiden la participación política del pueblo, incluyendo la barrera electoral del 10% y los artículos antidemocráticos de la “ley de partidos políticos”.

g)Deben cesar todas las iniciativas puestas en marcha para tratar de imponer un estilo de vida único a todo el pueblo.

10.Estas demandas urgentes en ningún caso afectarán a nuestro derecho y obligación de continuar con la oposición al poder político. La reacción popular al gobierno debe reforzarse y se deben centrar los esfuerzos en plantear una verdadera alternativa al escenario político.

11. La bandera turca de la estrella y la luna, en la que se envolvían quienes realizaban los ataques reaccionarios y chovinistas contra los trabajadores, la gente de izquierda y el pueblo kurdo tras el golpe militar fascista del 12 de septiembre de 1980 ha sido quitada ahora por el pueblo de las manos del fascismo y entregada a las honorables manos de Deniz Gezmis y sus camaradas, como bandera en manos del pueblo patriótico.

12. El movimiento popular, desde su inicio, ha ignorado la siniestra estrategia tendente a enfrentar a una comunidad con otra en Turquía. Esta actitud debe mantenerse con sumo cuidado, dejando sin espacio al chovinismo o al vulgar nacionalismo.

13. A nuestros hermanos y hermanas kurdos, ya les dijimos que “No puede haber acuerdo de paz con el AKP”. No puede haber acuerdo con un poder político a quien su propia gente ha dado la espalda, y cuya verdadera cara ha sido desvelada. Los políticos kurdos deben dejar de “albergar esperanzas de continuar hablando con el AKP” y convertirse en un fuerte componente de un movimiento popular unido, patriótico, laico y trabajador.

14. Nuestros ciudadanos que han perdido la vida a manos de la policía o del poder político, han sacrificado sus vidas en nombre de una lucha justa e histórica. El pueblo nunca olvidará sus nombres, y quienes son responsables de sus muertes responderán ante la ley.

Comité Central
Partido Comunista de Turquía
"En Zamora, la encrucijada del Mundo, encontrarás lo que buscas. Sí"

Que no, que no, que no nos representan.

Dr Z
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1944
Registrado: 11 Mar 2005, 22:39
Ubicación: Imeprio Faraonico-Gallardoniano de Madrid
Contactar:

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Dr Z » 05 Jun 2013, 10:13

1. Turquia no es un país arabe.
2. En turquia ya gobiernan los islamistas y son protestas contra la islamistización de turquía. A partir de ahí podemos discutir
El liberalismo y todas su variantes no son mas que un cáncer social a extirpar.

FRIKIS NO ESTO NO ES EL ZOO.

Giputxilandes
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 5626
Registrado: 16 Abr 2007, 17:50

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Giputxilandes » 05 Jun 2013, 23:17

Hombre, partido marginal el TKP... el hecho de que sean ilegales y de vez en cuando maten alguno algo tiene que ver.
"La tarea de las juventudes comunistas se puede resumir en una palabra; aprender" V.I.U.

"Cuidado cuidado, os avisamos; ¡somos los mismos que cuando empezamos!" Iosu Expósito/Juanma Suárez

Ence
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 6077
Registrado: 08 Dic 2008, 23:40

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Ence » 06 Jun 2013, 00:56

No es ilegal
"En Zamora, la encrucijada del Mundo, encontrarás lo que buscas. Sí"

Que no, que no, que no nos representan.

ReVoluCioN!
Enterrado en el Kremlin
Mensajes: 2743
Registrado: 23 Mar 2005, 03:30

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por ReVoluCioN! » 06 Jun 2013, 02:49

Ence escribió:No es ilegal
Parece mentira guiputxi, pero la wikipedia es tu amiga
El que es revolucionario puede vivir donde quiera.
Cuando yo caiga, que empuñe otro mi arma y mi coraje y que no se olvide de vengarme también
La esclavitud no fue abolida, sólo se puso en nómina.

Giputxilandes
Dictó el Capital a Marx y Engels
Mensajes: 5626
Registrado: 16 Abr 2007, 17:50

Re: Revoluciones populares en el mundo árabe, Túnez, Egipto...

Mensaje por Giputxilandes » 06 Jun 2013, 10:21

Al gulag por llamarme guiputxi


Ah, vale, no son ilegales pero se han pasado gran parte del siglo XX siéndolo y solo han conseguido la legalidad hace cuatro días. Pues eso. De hecho, apuesto a que tener un "liderazgo colectivo del comité central" no es precisamente otra cosa sino no tener un lider que asesine la policía cada 3-4 años.
"La tarea de las juventudes comunistas se puede resumir en una palabra; aprender" V.I.U.

"Cuidado cuidado, os avisamos; ¡somos los mismos que cuando empezamos!" Iosu Expósito/Juanma Suárez

Responder