¿Que me leo?

Foro abierto a simpatizantes y militantes de IU para debatir y opinar sobre la actualidad política y los temas que nos interesan.
Miguel Jiménez
Niña inquieta
Mensajes: 21
Registrado: 25 Abr 2010, 19:43

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Miguel Jiménez » 01 May 2010, 01:18

Compañero Iván.
NO es POSIBLE discutir contigo.
Vamos a ver, compañero que como yo, intentamos ser dialécticos.
NO se puede en una polémica abusar de adverbios de modo absoluto: léete tu post anterior; y los anteriores: nada; todo
"lo mezcla todo con conclusiones erróneas" ¿TODO?; "no me parece que su lectura ayude a entender nada de la realidad histórica" ¿NADA?; "UN análisis que de materialista no tiene nada" ¿NADA?; "no me has dicho NINGUNO" (te referías a ningún testimonio que evidenciara el descontento con el régimen estalinista". Nuevamente: ¿no he dado NINGÚN testimonio de esos en mi post anterior, compañero? ¿NINGUNO?
Voy a repetírtelo como se lo repetía (hace dos años) a a mi hijo, que ahora tiene 5 años: la N con la I = NI ... me canso
¿Ninguno compañero?
¿Para qué discutir?
Compañero, la dialéctica, para un marxista auténtico que trabaja y discute con gente real (y no únicamente en los ciberforos), a la que tiene que convencer; con gente real a la que no vas a convencer pero con la que tienes que trabajar ... En fin, en un discusión polémica la Dialéctica determina que los adverbios de modo absoluto se emplean en muy pocas, en muy pocas ocasiones: apréndelo. Nada, ninguno, todo, siempre, jamás ... Si delante de gente más o menos inteligente y que tiene cierta experiencia, quieres tener cierta autoridad y SER un compañero (independientemente de la órbita marxista en que te inscribas, compañero), tienes que APRENDER Y ESFORZARTE en discutir, cosa que (lo siento un montón), pero no sabes.
Espero que tengas un poquito de humildad más en el futuro compañero.
Puedes ser trotkista o estalinista, da RELATIVAMENTE igual, el tiempo da y quita razones: pero necesitas ser un buen comunista, un buen compañero.
Buenas noches.

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 01 May 2010, 02:33

Esto es interesante: dos comunistas licenciados en historia con puntos de vistas opuestos: yo que no estudié historia y hago lo que puedo, me voy a por palomitas a ver si aprendo algo de camino.

Sobre la Revolución Traicionada, Trotsky explica ya en 1936 qué le ocurrirá a la URSS si la burocracia se mantiene en el poder y no es derrocada por una revolución política (que no social): no hubo revolución política por parte de los obreros, la burocracia se mantuvo en el poder y ocurrió una de las hipótesis de Trotsky, que no la única, porque entendía el proceso como un proceso vivo, con diferentes posibles desenlaces: que la burocracia, al mantenerse en el poder por un periodo prolongado de tiempo, acabaría por recurrir a las relaciones burguesas de propiedad para mantener sus priviliegios. Esto es justo lo que ocurrió, y si no, que me digan de lo que iban Yeltsin y cia. Iván, leete la Revolución Traicionada con los dos ojos y dejate de tontería acerca de que Trotsky estaba resentido - que tenía todos los motivos de estarlo empezando por la perdida de su familia a manos de Stalin - es increible que haya logrado mantener la seriedad que mantuvo en su crítica al stalinismo, a sus escritos - de los que tú sabes poco - me remito. Trotsky es considerado como uno de los mejores teóricos del marxismo salvo por los estalinistas...y tú no eres estalinista. Por lo demás, son temas de los que ya hablamos hace tiempo: si no, vuelve al hilo acerca de "por qué fracasó el socialismo real".

Saludos coministas
PV
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 01 May 2010, 04:58

Qué entiendes tú por "socialismo"? Solo la nacionalización de los medios de producción y la economía planificada? Eso es el componente primordial, pero no el único. Después del ABC hay más letras en el alfabeto. Si eso un día te pego aqui un analisis de la URSS hecho por un maoísta (no sospechoso de trotskismo) y te sorprenderás. Eso sí con el error de considerar a la burocracia como "clase", incluso como "burguesía de nuevo cuño". Pero el problema, no es que nos pongamos de acuerdo en situar las razones del colapso de la URSS en el tiempo, por ejemplo los estalinistas del nucleo duro mantienen que el problema surgió después de la muerte de Stalin, con el neo revisionismo, sino en reconocer que allí había un problema de burocracia totalitaria, que eso ya lo reconoce todo el mundo y volver a Marx, Engels y Lenin acerca de como se combate esto. Lenin se dio cuenta del problema de la burocracia antes que Trotsky, aunque sea él quien llevó el analisis marxista del fenomeno hasta el fondo - vivió más que Lenin.

Saludos comunistas
PV
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 01 May 2010, 05:57

Patrik, compañero, para oir hablar de "burocracia totalitaria", me compro un libro de Robert Conquest.

No me jodas empleando un término que se ha inventado para igualar el comunismo al fascismo, hombre. :wink:
Me lo mezclas todo: fascismo, stalinismo y comunismo (marxismo).

Las burocracias fascistas y stalinistas no son muy diferentes entre sí, salvo que la burocracia fascista (una vez que, llegada al poder, se haya deshecho de su demagogia "socialista") se convierte en instrumento del capital financiero, mientras que la burocracia stalinista se basa en las relaciones socialistas de producción, por tanto se basan en relaciones sociales opuestas: no se puede igualar el stalinismo con el fascismo, porque el primero es progresista y el segundo es reaccionario.

Ahora bien, no es que yo iguale el comunismo con el fascismo (eso ni borracho!) eres tú el que iguala el stalinismo con el comunismo...

Saludos comunistas
PV
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Miguel Jiménez
Niña inquieta
Mensajes: 21
Registrado: 25 Abr 2010, 19:43

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Miguel Jiménez » 01 May 2010, 16:36

Hola nuevamente, compañero Iván.
Mira, compañero, un ejemplo del método que usas.
Yo digo en mi post que abre esta página, el segundo:
"En primer lugar, la caída de la URSS significó una tragedia para los trabajadores a nivel mundial. Nadie que se reclame marxista, y lo sea de verdad, se alegró por ello (todo el que sea auténticamente marxista "según mi punto de vista")."

Anteriormente yo había explicado cómo Trotsky dedica su PRIMER capítulo de la "Revolución traicionada" a explicar todas las conquistas y avances sociales de la URSS, conquistas que él pretendía preservar con su crítica.

Tú me respondes inmediatamente debajo.

"Y esto lo dice alguien que le niega totalmente a la URSS el carácter de socialista".

Insisto ¿Así se puede discutir contigo?

No compañero. No citas correctamente a aquellos a los que criticas; les caricaturizas; escondes aquella parte de la verdad que te interesa; les acusas de cosas que él (en este caso yo, antes lo hiciste con Patrick) no ha dicho . Y, después de casi un par de páginas de polémica ¿por qué surgió esta polémica?

Pues sencillamente, porque me atreví a aconsejar que se leyera el libro de Trotsky; y porque di MI OPINIÓN (cualquier persona inteligente puede juzgar por sí misma y sacar sus conclusiones), sobre cuáles eran los mejores libros de Trotsky y el porqué así lo consideraba.
Por cierto compañero, hay un régimen social que, objetivamente, se llama estalinismo porque, siguiendo a Lenin en EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN, el estado obrero en el que se basó Stalin tenía poco que ver con lo que Lenin definía en ese libro (no hablo ya del socialismo, sino de la etapa transicional al mismo, o dictadura del proletariado), ni con lo que Lenin ejercitó entre 1917-23. Y, teniendo en cuenta que este hecho social, llamado estalinismo fue una realidad, yo digo que nadie lo definió con tal perfección desde un punto de vista marxista como trotsky, como nación, cómo se desasrrolló, y como murió ... y sí, TODO eso (adverbio de modo absoluto), se explica en ese libro. Evientemente, se puede decir muchísimo más sobre ese fenómeno; pero ese libro sintéticamente da las claves para entender como nació-se desarrolló-murió.
Mira, compañero Iván, parte de mi familia fue estalinista (no lo digo como algo peyorativo, sino como una mera caracterización marxista), y abandonaron el ideal a partir de 1989; el que fundó el PCE en mi pueblo también acabó bastante mal... pero, como tú sabes si estás en este mundo, eso le pasó a decenas de millones de personas, de comunistas , buenos revolucionarios y luchadores ... Les explicaron que el "socialismo" era lo que había en la URSS y el socialismo se le derrumbó delante de sus ojos: muchos se fueron a su casa y eso ha tenido una muy negativa repercusión en el movimiento obrero: hubo una contraofensiva ideológica de la burguesía y una desarticulación importante de la izquierda.
¿Y ahora tú me dices que renunciemos al único clásico contemporáneo que dio una visión alternativa que hubiera servido para salvaguardar la revolución de octubre? ¿Tú quieres que renunciemos a la única visión MATERIALISTA, MARXISTA, que da una alternativa sobre este fenómeno?
Y cualquier lector que haya leído las dos últimas páginas de post's dirá: "muy bien compañero Iván, ¿Y qué leemos?"
Yo no digo que la explicación de Trotsky sea la unívoca; sí fue la más acabada EN SU ÉPOCA, e indudablemente esto tiene su mérito, reivindica la validez de su método. A los autores, a sus perspectivas, a sus libros, hay que juzgarlos por el contexto y la situación en que escriben y, más allá de ese contexto, será más o menos reivindicado por la universalidad de su mensaje, si pervive durante décadas: sí, el mensaje de Trotsky es de ésos, porque, basándode en Lenin y en EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN, desarrolla al que fue su compañero manteniendo lo fundamental de éste en lo que respecta a la defensa del socialismo, de la dictadura del proletariado, que hoy algunos seguimos llamando DEMOCRACIA OBRERA.
Los hechos son que te molestó que alguien aquí hablase positivamente de Trotsky. Y únicamente ese es el motivo que ta ha llevado a tener esta actitud virulenta en esta polémica.
¡Ay, compañero Iván! ¿Cómo se ve que estás un poco apartado del movimiento? ¿Cómo se nota que no has vivido el llamarte comunista, pero no en este foro, sino en tu trabajo, en la calle, con tus amigos! ¡Sí señor, fue Trotsky el que no nos falló (Lenin tampoco, pero murió)! Y podemos agarrarnos a él para tener hoy una bandera limpia que defender
saludos, compañero Iván.

Miguel Jiménez
Niña inquieta
Mensajes: 21
Registrado: 25 Abr 2010, 19:43

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Miguel Jiménez » 01 May 2010, 17:18

Vamos a ver, compañero Iván
Cualquier compañero que nos lea, convendrá en que una cosa es decir:

"- Ni en la URSS había comunismo
- Ni el comunismo ha fracasado, o el socialismo, entre otras cosas, porque TODAVÍA, nunca existieron"

Y otra diferente es negar CUALQUIER CARACTERÍSTICA SOCIALISTA a lo que fue la URSS.

Tú conoces perfectamente lo que Trotsky expone en "La revolución traicionada": básicamente, el defender precisamente las características socialistas de la URSS. Trotsky define a la URSS como a un régimen en transición entre el capitalismo y el socialismo. Tú conoces perfectamente, porque tú te declaras leninista como yo, y por tanto defiendes lo que Lenin escribió en EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN al respecto. A saber: el "socialismo" es la primera etapa del comunismo; es decir, desde un punto de vista teórico, el socialismo (que es un salto cualitativo con respecto a la dictadura del proletariado, siguiendo la teoría marxista) NUNCA existió en el planeta Tierra. existirá, claro que sí, por eso luchamos tú y yo, compañero Iván, y lo tenemos que hacer de forma más compañera y positiva desde la izquierda para tener éxito: tú junto a mí, compañero, ESCUCHÁNDONOS y sabiendo lo que queremos decir.
Por tanto, resumo lo que he dicho:
- La URSS es un régimen de transición al socialismo con características socialistas, que desgraciadamente cayó, perdiéndose lo que había que mejorar (régimen burocrático) y lo que era sano; la economía nacionalizada.
- El socialismo supone un salto cualitativo, la primera fase del comunismo, que no se dio en ningún país todavía, entre otras cosas porque presupone la superación del capitalismo: si el capitalismo es internacional, unificando al planeta; el SOCIALISMO para superar al capitalismo, debe superarlo a ese nivel ... y lo superará.

Y bien, compañero Iván, todavía no respondiste a mi pregunta, y es lo que esperarán otros compañeros. Si Trotsky no nos vale (o nos vale muy poco, según tú, para explicar lo que sucedió en la URSS desde 1919 hasta hoy) ¿Qué otro autor supera a Trotsky? Creo que es positivo que, cuando se critica, hay que dar a continuación una alternativa. Estamos esperando compañero ...

Miguel Jiménez
Niña inquieta
Mensajes: 21
Registrado: 25 Abr 2010, 19:43

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Miguel Jiménez » 01 May 2010, 17:29

"Que yo sepa la Cheka se inaguró con Lenin. Y Trotski no tuvo remilgos en recurrir a la represión y los fusilamientos masivos. De hecho es Trotski el que se cepilla los comités en el ejéricito e instaura un modelo de ejército al uso, jerarquía vertical, disciplina férrea, recutamiento forzado, y oficialidad zarista reciclada, con comisarios políticos vigilando. Muy diferente al modelo de ejército que proponían los sectores de izquierdas.

Lo que pasó durante Stalin, fue consecuencia de lo que ya se inició con la con la revolución bolchevique. Para bien y para mal. Y si no entendemos eso, no vamos a aprender nada de los errores cometidos."

vaya, vaya... Si es verdad lo que dice Patrick, y eres de historia como yo compañero, convendrás conmigo en que esa sí es la cantinela "procapitalista" que nos repetían en la facultad los mediocres defensores del sistema burgués. La burguesía pagó a centenares, por no decir millares, de plumíferos para que dijesen estas bonitas ... falsedades.
Pero bueno: alguien desde el campo comunista les ayuda: no tendrá éxito, compañero. Cada vez más gente leerá A Trotsky, y eso está pasando con miles y miles de camaradas a nivel mundial. Que hoy, entendiendo la necesidad de mantenerse como revolucionarios miran en su derredor y buscan una explicación real de lo que pasó en la URSS, no teorías idealistas.
El régimen de Lenin no se basó en los fusilamientos de sus compañeros para acallar las críticas.
lenin siempre tuvo una habilidad especial para sacar lo mejor de las personas con las que trabajó (superior su contemporáneo Trotsky en ese sentido claramente), incluyendo a los que discrepaban; siempre tuvo una tendencia clara en dar tareas a aquellos que quedaban en minoría en su organización ; por eso el PARTIDO BOLCHEVIQUE FUE EL MÁS DEMOCRÁTICO DEL MUNDO, y sigue siendo un ejemplo a imitar. Stalin se cepilló toda esa tradición.
Qué flaco favor le haces a la memoria de Lenin y de los héroes bolcheviques

calavera

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por calavera » 01 May 2010, 18:17

Decía Lenin en Marzo de 1922 (ya terminada la Guerra Civil):
Cuando un menchevique dice, "te retiras; yo siempre aconsejé retirarse; estoy de acuerdo contigo, soy de los tuyos, retirémonos juntos", le respondemos, "las manifestaciones públicas de menchevismo son penadas con la muerte por nuestros tribunales, pues de no ser así, no sería nuestros tribunales, sino Dios sabe qué".
Los mencheviques habían formado parte durante mucho tiempo del mismo partido y parece que a Lenin no le temblaba el pulso ni se andaba con florituras retóricas. En 1922 el porcentaje de obreros dentro del Partido Bolchevique era menor que en 1927 y no parece que en términos "materialistas" las decisiones del Partido Bolchevique de 1927 fuesen menos legítimas que las de un partido de profesionales consipirativos como hasta 1917. El mismo Lenin fue férreo defensor de la prohibición de facciones dentro del Partido, ¿con qué razón se puede recurrir a Lenin para defender un trato menos severo que el que se reservaba a los mencheviques para los que se enfrentaban al Partido una vez habían sido derrotados reiteradamente dentro de él? Tras 1927 llegan los años de la colectivización agraria y de la industrialización a través planes quinquenales (pilares para la construcción de una sociedad socialista), un momento de excitación revolucionaria deseado ampliamente por las bases obreras del Partido desencantadas con la NEP, ¿qué hubiese Lenin sugerido para los que aconsejasen la retirada y dijesen haber estado siempre de acuerdo?

Miguel Jiménez
Niña inquieta
Mensajes: 21
Registrado: 25 Abr 2010, 19:43

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Miguel Jiménez » 01 May 2010, 18:30

Bien compañero, diste una alternativa.
Estoy de acuerdo contigo y con Trotsky que, bien lo dice en LA REVOLCUIÓN TRAICIONADA: la URSS había pegado un salto cualitativo con respecto a los países capitalistas. Por eso, coincidimos tú y yo, espero, con lo que decía Trotsky: el primer deber de cualquier marxista es luchar por salvaguardar lo que de positivo tenía la URSS, empezando por la economía nacionalizada.
¿Ves compañero? como, si discutimos amigablemente, podemos llegar a acuerdos? al final, en algunas cosas al menos, estamos de acuerdo tú , yo y trotsky.
Y yo creo que, poco a poco queda claro que.
a) la URSS era un estado en transición, del capitalismo al socialismo que, como correctamente dices tú, supone un salto cualitatio con respecto al capitalismo.
b) El SOCIALISMO, tal como lo define lenin en EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN, es algo cualitativamente diferente a lo que nunca hubo en la URSS.
Bien, poco a poco, la dialéctica de la discusión se impone, y nos vamos poniendo de acuerdo.
Acepto que eres un comunista como yo (seguro que eres un muy buen comunista), sólo que nos separa esa "no coincidencia" en el análisis del pasado. adelante, creo que podríamos trabajar en muchísimas cosas juntos.
Disculpa si te sentiste ofendido porque me pasé en algun comentario. Mis disculpas.
Tomo nota de que descalificas a Trotsky "y a todos los trotskistas". Bien, que cada cual juzgue: quizás algún trokista dijo alguna cosa interesante alguna vez. Quizás yo dije algo interesante en los dos últimos días.
No leí nada de la tal "Sheila" (ya la recomendó antes otro compañero). A ver si puedo ponerla en la lista de lo que tengo previsto ...
Muchas gracias por la recomendación, y también por el compatriota de patrick. De Lubo si leía alguna cosilla.
LLegados a este punto, yo sí recomiendo a TED GRANT y su libro, RUSIA, DE LA REVOLUCIÓN A LA CONTRARREVOLUCIÓN, escrito en el 2006, unas cuantas décadas después de morir Trotsky.
saludos nuevamente

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 01 May 2010, 21:32

Trotskismo y stalinismo
¿Qué nos divide?

Ronald León
Rebelión

Fue publicado en Rebelión un artículo de Manuel M. Navarrete titulado “Trotsky no existe” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=98272), que aboga “por un marxismo creativo”. El texto, en el que se percibe un sano esfuerzo por colocar aspectos de carácter teórico-histórico, aborda un tema central y, quizás, uno de los más polémicos en las filas del marxismo: la distinción entre el trotskismo y el estalinismo. Un asunto apasionante y, aunque el autor del artículo no opine igual, muy vigente.

Nuestro autor, en su trabajo, toca otra serie de temas, algunos muy al paso. Extrae conclusiones y plantea propuestas de lo que, a su parecer, sería una “superación dialéctica” de ambas tendencias y una especie de “renovación” del propio marxismo para volverlo “abierto, antidogmático, adaptado al mundo actual”.

Navarrete parte de una preocupación real. Plantea que el capitalismo, raíz de todos los males sociales de la humanidad, sólo puede ser destruido mediante la organización y, en ese sentido, advierte una “infinita división y subdivisión” de las fuerzas de izquierda que impide el necesario “reagrupamiento de las fuerzas anticapitalistas que no se hayan integrado en el sistema”. Éste es un hecho innegable. Las diferencias surgen a la hora de exponer los motivos y el carácter de dichas divisiones. A esta tarea se aboca Navarrete al desarrollar sus concepciones y posiciones acerca de los orígenes y las razones de la divergencia entre trotskistas y estalinistas.

Nuestro autor de referencia afirma, incurriendo a nuestro criterio en una minimización y simplificación histórica muy marcada, que la cuestión del trotskismo y el estalinismo –la más colosal lucha programática, política e ideológica que se libra dentro de la izquierda mundial- es “una pelea de bar que divide nuestras propias fuerzas”. Haciendo una analogía religiosa con la división entre sunnitas y chiitas, plantea que entre trotskistas y estalinistas se da una división insensata producto de disputas personales entre dos hombres enfrascados en una “mera pelea sucesoria a la muerte de Lenin”.

En medio de estas apreciaciones, Navarrete lanza una pregunta fundamental y que consideramos importante responder: “¿Realmente tenemos un objetivo diferente? A nivel de propuestas concretas y dentro de la izquierda extraparlamentaria, ¿hay tanta diferencia entre los partidos ‘trotskistas’ y los ‘estalinistas’?”.

Antes de responder esta cuestión, se impone abordar y despejar algunas acusaciones y/o premisas en las que se sustenta la lógica de las posiciones del artículo citado.

El régimen bolchevique de los primeros años


Sin decirlo abiertamente, el artículo de Navarrete pretende empañar la figura y la lucha de Trotsky y sus seguidores, con falsedades o medias verdades, que a su vez son medias mentiras. En este sentido afirma que “Trotsky no existe” y que el mismo no fue el “adalid antiburocrático y antirrepresivo que se nos quiere vender”. No se detiene en Trotsky, cuestiona también a Lenin “¿Trotsky antiburocrático? Pero, es más, ¿Lenin antiburocrático?”.

El marco del cuestionamiento a Trotsky es, a su vez, una crítica a las características del régimen político de los primeros años del poder soviético. Su objetivo es claro: colocar un signo igual entre el régimen bolchevique de los primeros años con el régimen dictatorial y burocrático de la era de Stalin, a fin de atenuar las medidas y crímenes de éste. Esta es su premisa y lo afirma claramente: “A pesar de que el burocratismo existía antes y existiría después de Stalin, se denomina a este fenómeno ‘estalinismo’” (subrayado nuestro) ¿Por qué, entonces, cometer una injusticia histórica con Stalin, si el burocratismo ya se impuso antes de su asunción al poder? Tal es la lógica y la conclusión a la que no quiere hacer llegar Navarrete.

Se impone, entonces, un breve análisis de los primeros años de la revolución. El régimen político instaurado en 1917 representó un grado de libertad política, organizativa, de reunión, de prensa, artística y cultural nunca antes visto por la clase trabajadora. La democracia para las y los trabajadores era infinitamente superior a cualquier otra “democracia” capitalista existente entonces y hasta hoy. Esto fue así porque el novel Estado obrero se apoyaba en organismos masas, los consejos (soviets) de diputados obreros y campesinos. Se garantizaron además plenas libertades de organización para la clase trabajadora, en sindicatos, comités de fábrica, soviets campesinos. También existía amplia libertad partidaria, no sólo para los partidos en el gobierno (bolcheviques y los socialistas revolucionarios –SR- de izquierda al principio) sino para los mencheviques y socialistas revolucionarios de derecha hasta que éstos se pasaron al campo de la contrarrevolución.

Los decretos y la legislación soviética, impulsados por los bolcheviques, expresaban y estimulaban este régimen. Un decreto del 5 de enero de 1918 estipulaba: «Los soviets son, en todas partes, los órganos de la administración del poder local, debiendo ejercer su control sobre todas las instituciones de carácter administrativo, económico, financiero y cultural. (...) Todo el territorio debe ser cubierto por una red de soviets, estrechamente conectados unos con otros. Cada una de estas organizaciones hasta la más pequeña, es plenamente autónoma en cuanto a los cuestiones de carácter local, pero debe adaptar su actividad a los decretos generales y a las resoluciones del poder central y de las organizaciones soviéticas más elevadas. De esta forma, se establece una organización coherente de la República Soviética, uniforme en todas sus partes». De la misma forma, la constitución soviética de 1918 impone en su artículo 10 que «toda la autoridad en el territorio de la. R. S. F. S. R., se encuentra en manos de la población trabajadora organizada en los soviets urbanos y rurales», y en el artículo 11: «la autoridad suprema (...) se encuentra en manos del Congreso Pan-Ruso de los Soviets y, en los intervalos entre congresos, en las de su Comité Ejecutivo» (Broué, Pierre: El Partido Bolchevique).

Tal era, en líneas generales, el sistema soviético, que no implicaba, como se ve, la inexistencia de organismos jerarquizados o de centralismo ejecutivo, cuestión que sugiere criticar Navarrete.

Este régimen, al poco tiempo, se vio perturbado por durísimas circunstancias objetivas. Entre 1918 a 1921, la revolución soviética tuvo que enfrentar a los ejércitos de los generales blancos y de otras 14 naciones imperialistas en una sangrienta guerra civil que devastó el país. Ante el extremo peligro que corría el débil Estado obrero, dirigentes bolcheviques se vieron obligados a colocar su defensa como primera cuestión. Este fue el contexto, ineludible de enmarcar, de las medidas autoritarias o “burocráticas” que Navarrete señala a Trotsky, Lenin y a la dirección bolchevique.

Las condiciones de la lucha fraticida exigían del proletariado y su vanguardia una implacable represión a la burguesía, la aristocracia y sus agentes. Es conocido que, a propuesta de Trotsky, el Ejército Rojo debió emplear antiguos oficiales zaristas que eran controlados por comisarios políticos del partido. En muchos casos, estos oficiales saboteaban las operaciones o desertaban, por lo cual medidas como la coacción con apresar a sus familias eran sumamente necesarias. La heroica flota en Kronstadt, de vital papel en la revolución, sufrió drásticos cambios durante la guerra civil, siendo sus principales dirigentes comisionados a otros frentes o reubicados en otras tareas. La flota fue renovada por nuevas camadas, sin mayor experiencia política ni participación en la revolución. Un sector de la dirección anarquista –con apoyo oficiales blancos, sobre todo del jefe de la artillería, Kozlovsky - propició una rebelión en la flota y canalizó las disconformidades de los marineros en contra de la “autoridad” del nuevo Estado. La situación era extremadamente grave. Según Broué: “la experiencia de la guerra civil ha mostrado que los levantamientos populares espontáneos contra el régimen soviético han terminado siempre, a pesar del carácter democrático de sus reivindicaciones iniciales, por caer en manos de los reaccionarios y de los monárquicos”. La flota de Kronstadt poseía una ubicación estratégica para la defensa de Petrogrado, era casi la única defensa de la capital revolucionaria ¿Qué debían hacer los bolcheviques? ¿Dejar morir la revolución y que el Estado obrero, la mayor conquista del proletariado mundial, sea aplastada por sucumbir a la presión de sectores anarquistas que, de hecho, eran contrarios al Estado obrero? Lenin declaró al Congreso: “Aquí tenemos una manifestación del democratismo pequeño burgués que reclama la libertad de comercio y clama contra la dictadura del proletariado. Pero los elementos sin partido han servido de estribo, de escalón, de pasarela a los guardias blancos”. En igual sentido, Trotsky, años después, sostenía: “(…) naturalmente, el gobierno revolucionario no podía “regalar” la fortaleza que defendía la capital a los marineros insurrectos, simplemente porque unos cuantos anarquistas vacilantes se unieron a la rebelión reaccionaria de los soldados y campesinos. El análisis histórico concreto de los acontecimientos reduce a polvo todas las leyendas, basadas en la ignorancia y en el sentimentalismo, sobre Kronstadt, Majno y otros episodios de la revolución”. La acción del X Congreso -que votó la represión a la rebelión-, de Lenin y Trotsky, está plenamente justificada por la historia.

El caso de la prohibición de los partidos soviéticos y de las fracciones dentro del propio partido bolchevique tampoco puede descontextualizarse de la brutal situación de guerra civil desigual y crisis económica. Los partidos menchevique y los socialistas revolucionarios se declararon enemigos del Estado soviético. Lideres de estos partidos incluso integraron gobiernos contrarrevolucionarios. En Samara, por ejemplo, los SR integraron el gobierno del almirante Kolchak. Los SR de izquierda organizaron una serie de atentados, en donde llegaron a herir gravemente a Lenin y asesinar a Uritsky.

Los dirigentes bolcheviques, desde el principio, declararon que ambas medidas tenían carácter transitorio, excepcional y que se debían a las condiciones impuestas por la guerra civil. Fue una medida de guerra. Las limitaciones a la democracia tenían como objetivo supremo la defensa de la republica soviética. Estas medidas se demostraron indispensables para defender a la revolución. Si se permitía que los mencheviques y SRs continuasen conspirando contra la defensa de la revolución, es claro que el resultado de la guerra civil hubiese sido otro: el aplastamiento del Estado obrero y la restauración del capitalismo, imponiéndose ya no un régimen político con ciertas limitaciones circunstanciales a la democracia, sino un régimen de dictadura burguesa tipo fascista.

Trotsky, años más tarde, volvió a defender la prohibición de los partidos soviéticos en las circunstancias en que esa decisión fue tomada con estas palabras: “En cuanto a la prohibición de los demás partidos soviéticos, ésta no es producto de una “teoría” bolchevique, sino una medida de defensa de la dictadura en un país atrasado y devastado, rodeado de enemigos. Los bolcheviques comprendieron claramente, desde el principio, que esta medida, complementada posteriormente con la prohibición de fracciones en el propio partido gobernante, señalaba un peligro enorme. Sin embargo, el peligro no radicaba en la doctrina, ni en la táctica, sino en la debilidad material de la dictadura y en las dificultades internas e internacionales. Si la revolución hubiera triunfado tan sólo en Alemania, hubiera desaparecido por completo la necesidad de prohibir los partidos soviéticos. Es absolutamente indiscutible que la dominación del partido único Sirvió como punto de partida jurídico para el sistema totalitario estalinista. Pero la causa de este proceso no está en el bolchevismo, ni en la prohibición de los demás partidos como medida transitoria de guerra, sino en las derrotas del proletariado en Europa y Asia” (Trotsky: estalinismo y bolchevismo).

Al hacer estas aclaraciones, no pretendemos, ni en lo más mínimo, esconder o minimizar los errores de los bolcheviques o de Trotsky. Sus propuestas de incorporar los sindicatos al aparato del Estado o de militarizar el trabajo, si bien fueron hechas con el objetivo de levantar una economía destruida, representaron serios errores. De aplicarse, iban a vulnerar aún más las débiles defensas de los trabajadores contra la burocratización de su propio Estado. Fue por eso que Lenin y la mayoría del partido las rechazaron. Lo que buscamos con estas líneas es rescatar las condiciones objetivas en que estas medidas “autoritarias” fueron tomadas, contexto que Navarrete omite o cita al paso. Sin un análisis concreto y debidamente enmarcado, todos los hechos y citas sueltas que expone nuestro autor, aún con su aparente contundencia, pierden valor.

Nadie dice que, antes de 1924, la URSS era un paraíso, como exagera interesadamente Navarrete. El proceso revolucionario tuvo que enfrentar inmensos enemigos e innumeras contradicciones. Lo que no se puede afirmar o sugerir, es que la burocracia ya estaba consolidada antes de la muerte de Lenin o, peor aún, que comenzó a los pocos meses después de la toma del poder. Eso es una falsificación de los hechos. Lenin alertó los primeros indicios de burocratización y el crecimiento descomunal del aparato estatal en 1922 y, desde entonces, tanto él como Trotsky combatieron ése proceso, mientras Stalin lo alentaba y se dedicaba a armar su camarilla de incondicionales.

En síntesis, el burocratismo, comenzó y existía antes de 1924. La diferencia es que, en tiempos de Lenin y Trotsky, la burocracia (como casta privilegiada) no tenía aún el poder, no gobernaba, no dirigía, aún no había usurpado el lugar de los soviets y del partido. Este proceso se coronó tras la muerte de Lenin y el ascenso de Stalin al poder total.

Este razonamiento, repetimos, lo que pretende es atenuar las medidas y crímenes de la camarilla estalinista. Además, refuerza la idea, típica de la propaganda anticomunista, de que nunca hubo “democracia” en los ex Estados obreros.

Trotskismo y estalinismo

Por más que nuestro autor se excuse de no “ahondar en el estudio de los condicionantes históricos que rellenan de contenido una pelea sucesoria” - vaya supresión-, sugiere que entre ambas tendencias la “única diferencia es a nivel de interpretación del pasado histórico”. Esta afirmación nos parece completamente equivocada. Veremos que las diferencias son mucho mas profundas.

El primer error es presentar la cuestión como una “mera pelea sucesoria” movida por la “ambición personal”. Esta visión no es, ni mucho menos, nueva. El propio Trotsky tuvo que rebatirla varias veces: “el filisteo común quiere creer que el choque entre el bolchevismo (“trotskismo”) y el estalinismo es un mero choque de ambiciones personales o, en el mejor de los casos, entre dos “matices” del bolchevismo” (Ídem).

Pero démosle la razón por un segundo a Navarrete y consideremos que el enfrentamiento entre Trotsky y Stalin fuese una mera pelea por la sucesión de Lenin y su móvil las “ambiciones personales”. Si hubiese sido tan simple, el resultado de esta lucha hubiese sido muy diferente. Trotsky era el dirigente más reconocido y con más autoridad entre las masas después de Lenin. Era además el comandante del Ejército Rojo, mediante el cual, con extrema facilidad, hubiera podido dar un golpe y sacar a Stalin de en medio. Sin embargo no lo hizo. Muchos incluso, después de ver en qué se convirtió el estalinismo, le reprocharon el no haberlo hecho. Si no lo hizo fue porque, justamente, no le importaba el poder a cualquier precio.

Nuevamente nuestro autor incurre en un error fundamental: el analizar y juzgar los hechos fuera del contexto histórico y político en el cual se sucedieron. Detengámonos, entonces, en revisar algunos elementos para entender la raíz y el carácter de las diferencias de ambas corrientes de pensamiento y acción políticas.

La revolución rusa cambió el mundo de manera radical. Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que fue el principal acontecimiento histórico del siglo XX. Por primera vez, los explotados y oprimidos, la inmensa mayoría de la población, asumían en sus manos las riendas de su destino desde el poder del Estado y lanzaban el grito de insurrección a todos los desposeídos del planeta. Los bolcheviques fueron quienes inspiraron y dirigieron la toma del poder por los soviets. Fueron la dirección política de la revolución.

Es conocido –y reconocido hasta por sus enemigos- el importante papel desempeñado por León Trotsky en la revolución, como Presidente del Soviet de Petrogrado y del Comité Militar Revolucionario, que en la práctica ejecutó la insurrección. Trotsky fue también el creador y comandante del Ejercito Rojo que combatió en la guerra civil contra la reacción restauracionista. Está más que probada, además, su intransigente y desigual lucha política e ideológica contra el surgimiento y la consolidación de la burocracia estalinista al frente del partido bolchevique y de la URSS. No es necesario decir que el precio de este combate lo pagó con su propia vida, al igual que su familia y camaradas.

El estalinismo tiene sus raíces en el proceso de burocratización del Estado soviético y del partido bolchevique. Este fue un proceso objetivo (producto de la lucha de clases) y tuvo su causa fundamental en la derrota de la revolución europea, sobre todo la alemana. El aislamiento de la revolución rusa potenció al máximo todas las contradicciones y problemas derivados del atraso económico y cultural del país, sumado a la debacle generada por la guerra civil donde murió lo mejor de la vanguardia obrera y bolchevique que había dirigido la toma del poder.

Las calamidades después de soportar los efectos de la guerra imperialista y la guerra civil también provocaron un alejamiento acelerado de la arena política de parte de las masas. Las ciudades se despoblaban rápidamente y los obreros avanzados que no habían muerto, regresaban al campo. De aquella clase obrera ardorosa y activa políticamente en 1917, casi no quedaba nada. Lenin y Trotsky intentaron de todo para evitar la desintegración de la vanguardia obrera, pero poco consiguieron pues, como dijimos, se trataba de un proceso objetivo.

Mediante estos elementos, descriptos a grosso modo, se produjo el ascenso de todo tipo de arribistas, técnicos y “especialistas” del antiguo régimen dentro del aparato del Estado y del Partido. Emergió una corriente que expresaba las aspiraciones de los arribistas. Una casta burocrática, que en su mayoría no había participado ni siquiera de la guerra civil, comenzó a copar cada vez más cargos en la administración pública y, por supuesto, comenzó a defender su nueva posición y privilegios. La cara visible de este proceso social, fue Stalin.

Entre el bolchevismo (representado, para nosotros, actualmente por el trotskismo) y el estalinismo existen diferencias irreconciliables. Son producto de situaciones totalmente opuestas por la lucha de clases y, por tanto, sus objetivos son distintos. El bolchevismo fue fruto de una de las más grandes revoluciones que conoció la humanidad. Fue fruto del impresionante ascenso revolucionario que surgió con la Primera Guerra Mundial. El estalinismo, por el contrario, es producto social del retroceso y derrota de la revolución internacional entre 1919 y 1923, es fruto del reflujo y del aislamiento de la revolución en un país tan atrasado como lo era Rusia en esos años.

El estalinismo es la negación total del bolchevismo. Prueba de ello es que, para consolidarse definitivamente, tuvo que aniquilar físicamente a toda la vieja guardia bolchevique, a casi todo el Comité Central leninista que dirigió la insurrección.

El trotskismo es, a costa de coherencia y sangre, el heredero del bolchevismo, del marxismo-leninismo de esta época de guerras, crisis y revoluciones. Fueron Trotsky y la oposición de izquierda quienes tomaron la bandera de la democracia obrera y la revolución internacional tras la muerte de Lenin, que antes de morir había comenzado su batalla contra los indicios de la burocratización que se estaba gestando. Posteriormente, se funda la IV Internacional y la lucha contra la burocracia estalinista se concreta en la consigna de la revolución política en la URSS, que planteaba a la clase obrera derrocar a la camarilla usurpadora como condición para que no se pierdan las conquistas económicas y sociales de la revolución.

Es por eso que podemos responder a la pregunta de Navarrete. Los trotskistas y estalinistas no tenemos los mismos objetivos. La estrategia del trotskismo es, en palabras de Nahuel Moreno : “(…) lograr una sociedad mundial sin clases ni explotación, para que la humanidad progrese, haya abundancia para todos, no haya guerras y se conquiste una plena libertad. Para conseguirlo, lucha por expropiar al imperialismo y a los grandes explotadores, terminar con las fronteras nacionales y conquistar una economía mundial planificada al servicio de las necesidades y el desarrollo de la especie humana (…) Lucha para llegar al gobierno y desde allí destruir el Estado capitalista. Es decir, quiere destruir las instituciones del gobierno burgués. Quiere que la clase obrera asuma el poder político e implante sus instituciones democráticas. Quiere construir en cada país donde triunfa la revolución un Estado obrero fuerte, que ayude a que la revolución triunfe en los demás países. Desde el gobierno de ese Estado obrero quiere planificar la economía, federándose con los otros Estados obreros, para hacer avanzar las fuerzas productivas. Desde ese Estado obrero quiere revolucionar el sistema social, eliminando la propiedad burguesa de los medios de producción a nivel nacional, y ponerlo al servicio de esa tarea a nivel mundial. Y sólo después de haber liquidado la resistencia de la clase capitalista en el mundo, esos Estados obreros o federaciones de Estados obreros comenzarán a desaparecer y, con ellos, también desaparecerán el Estado y el Partido” (Revoluciones del siglo XX).

El estalinismo, al contrario, desde la década del 20 del siglo pasado se convirtió en el mayor aparato contrarrevolucionario que haya conocido la historia. Asesinó a cientos de revolucionarios, se consolidó como agente del imperialismo y se convirtió en un freno consciente de la revolución mundial con la teoría del “socialismo en un solo país” y la política que de la misma se desprende: la “coexistencia pacífica con el imperialismo”.

En síntesis y recurriendo a Trotsky: “Después de la purga, la demarcatoria entre el estalinismo y el bolchevismo no es una línea sangrienta, sino todo un torrente de sangre. La aniquilación de toda la vieja generación bolchevique, de un sector importante de la generación intermedia, la que participó en la guerra civil, y del sector de la juventud que asumió seriamente las tradiciones bolcheviques, demuestra que entre el bolchevismo y el estalinismo existe una incompatibilidad que no sólo es política, sino también directamente física” (ídem).

Es por esto y más que no se puede considerar al estalinismo – ni a los que se dicen abiertamente estalinistas ni a los que aplican sus políticas sin definirse como tales- como parte de las “fuerzas anticapitalistas que no se hayan integrado en el sistema”. Navarrete incurre aquí en un craso error de caracterización histórica y actual. El estalinismo ha apoyado y participado de incontables gobiernos capitalistas, para impedir o derrotar procesos revolucionarios, sobre todo mediante su política de los “frentes populares”.

La diferencia entre trotskismo y estalinismo no tiene que ver con cuestiones del pasado o abstractas, como intenta convencernos nuestro autor. Las implicancias de la aplicación de las políticas de una u otra corriente tienen consecuencias prácticas, concretas, diametralmente opuestas. El trotskismo sintetiza la herencia moral y la lucha revolucionaria, independiente e internacionalista que ha librado hasta ahora el proletariado mundial y los demás sectores explotados y oprimidos. El estalinismo representa la negación de todos estos principios; representa la traición, el pacto con la burguesía, el imperialismo y la descomposición moral a todo nivel. Representa, en suma, la contrarrevolución.

¿Una “supuesta polémica”?


El colocar la cuestión del debate entre la teoría del “socialismo en un solo país” y la “revolución permanente” como una “supuesta polémica” que “no resiste un análisis crítico” es no entender en absoluto la implicancia práctica, las consecuencias concretas que ambas concepciones tuvieron –y tienen- para el desarrollo de la revolución mundial.

La teoría del “socialismo en un solo país” fue expuesta por Stalin por primera vez en 1924, tras la muerte de Lenin y cuando la revolución alemana había sido derrotada. En el partido reinaba un ambiente de desmoralización en importantes sectores. Tras años de descomunales combates reinaba un deseo de “paz y tranquilidad”, clima psicológico que la burocracia –que adora la paz y la tranquilidad- utilizó para imponer sus ideas.

La teoría de Stalin revisaba todas las concepciones marxistas hasta entonces - ¿”superación dialéctica”?-. Planteaba, en síntesis, que se podía construir el socialismo en Rusia sin importar el curso de la revolución mundial pues, como afirmaba, existían países maduros para el socialismo y otros que aun no lo estaban. La URSS era el único país “maduro”.

Ser “internacionalista”, obviamente, no se trataba de emprender una aventura militar sobre Europa para exportar la revolución, como acusaba el estalinismo a Trotsky, sino de colocar la dictadura proletaria en la URSS al servicio de la revolución mundial, como parte de la revolución mundial, de la cual más temprano que tarde dependía su suerte. Era comprender que la mejor manera de “defender” y “consolidar” a la URSS era impulsando de todas las formas posibles la revolución internacional y romper el aislamiento.

La teoría de Stalin abandonaba la lucha por la revolución mundial, abandonaba el principio del internacionalismo proletario y servía para justificar las políticas concretas cada vez más nacionalistas de la burocracia. Con la teoría del “socialismo en un solo país” se daba un “marco teórico” a la política de subordinar la revolución mundial a los intereses inmediatos de la burocracia stalinista.

Trotsky, al defender la revolución permanente y la perspectiva de la revolución mundial, no planteó nunca abandonar la lucha para que avancen y se consoliden las conquistas económicas y sociales dentro de la URSS. No proponía tampoco “enviar al Ejército Rojo a imponer el socialismo pisoteando Europa”. Esa es la falsificación burda que hace el estalinismo de su teoría. Trotsky fue, hasta su asesinato, un defensor incondicional de la URSS.

La afirmación central del creador del Ejército Rojo es que el socialismo, como sistema, debe ser mundial o no es socialismo. El proletariado de un país puede y debe tomar el poder y mantenerlo a toda costa, pero debe ser plenamente consciente de que si no se desarrolla la revolución en otros países, tarde o temprano sucumbirá. Una revolución en un determinando país solo podrá triunfar definitivamente como eslabón de la revolución mundial. Convencido de esto y, como lastimosamente ocurrió después, Trotsky escribía en 1937: “Es posible que, en virtud de una determinada alineación de fuerzas nacionales e internacionales, el proletariado conquiste el poder por primera vez en un país atrasado como es Rusia. Pero la misma alineación de fuerzas demuestra de antemano que, sin una victoria más o menos rápida del proletariado en los países adelantados, el gobierno obrero ruso no sobrevivirá. El régimen soviético abandonado a su propia suerte degenerará o caerá. Más precisamente, degenerará y luego caerá”.

Es justamente esta concepción, esta “política internacionalista y revolucionaria” la que fue abandonada por Stalin. La dirigencia del PCUS abandonó el pensamiento de Lenin, en el mismo sentido de Trotsky, expresado en 1922: “Nuestro pensamiento era: inmediatamente, o por lo menos muy rápido, empezará una revolución en otros países, en los del desarrollo capitalista más avanzado; en caso contrario pereceremos”.

La restauración del capitalismo en la ex URSS es, en verdad, la derrota de la teoría reaccionaria del socialismo en un solo país.

Viejas calumnias o amalgamas


Navarrete también echa mano de un conocido argumento estalinista en contra del trotskismo: las viejas polémicas entre Lenin y Trotsky antes de 1917.

Para nadie, al menos para los militantes de izquierda, esto es una novedad, mucho menos un “mito”. Lo que no dice Navarrete es que las mismas fueron superadas completamente en el proceso revolucionario de 1917. Fue entonces que Trotsky comprendió definitivamente la importancia vital del partido centralizado y se unió a los bolcheviques y Lenin asumió la posición de Trotsky de que la revolución no debe detenerse en su etapa democrático-burguesa sino avanzar directamente a la dictadura del proletariado en un proceso “permanente” [ininterrumpido - PV].

El propio Lenin dijo el 14 de noviembre de 1917 refiriéndose a Trotsky: “Hace mucho que Trotsky comprendió que era imposible una unión con los mencheviques y, desde entonces, no ha habido otro mejor bolchevique”. Las masas y hasta los propios enemigos de la revolución se refirieron siempre al Partido Bolchevique, después de 1917, como “el partido de Lenin y Trotsky”. Durante la guerra civil, destacando la actuación militar de Trotsky, Lenin dijo: "Muéstreme usted otro hombre capaz de organizar en el término de un año un ejército que es casi un modelo y de ganarse el respeto de los especialistas militares. Nosotros tenemos ese hombre. Lo tenemos todo. Y haremos maravillas". En 1922, cuando el CC votó una medida que en los hechos iba a liquidar el monopolio del comercio exterior, Lenin escribió el propio Stalin: “He llegado a un acuerdo con Trotsky para la defensa de mis puntos de vista sobre el monopolio del comercio exterior. Estoy seguro que Trotsky defenderá mi posición tan bien como yo mismo”.

Existen varios otros ejemplos de la sintonía política entre Lenin y Trotsky post 1917, lo cual no significa que hayan coincidido en todos los asuntos. Fue la camarilla estalinista, con el objetivo de vilipendiar a Trotsky y enlodar su figura que, tras la muerte de Lenin, desempolvó las viejas polémicas y las utilizo para “demostrar” el supuesto carácter “antileninista” del trotskismo. Este método, al parecer, sigue siendo empleado.

En cuanto a la colectivización forzosa que emprendió Stalin y el fin de la NEP, también se impone ubicarla en su contexto concreto. Es falso que en cuanto a la colectivización del campo, “Trotsky proponía exactamente lo mismo”. La Oposición de izquierda, durante años, peleó en todos los ámbitos por el inicio de una economía planificada que ponga el énfasis en el desarrollo de la industria pesada. Para ello propuso el cobro progresivo de impuestos a los campesinos ricos (los Kulaks) y que se generen todo tipo de acciones educativas tendientes a una colectivización gradual del campo. Stalin y su facción, no solo acusaron a Trotsky de anti-campesino sino que siguieron incentivando y realizando todo tipo de concesiones a los Kulaks. Sólo cuando los campesinos ricos comenzaron a ganar cada vez mas peso social y político, teniendo incluso el poder económico de chantajear al Estado proletario con la entrega de granos etc., es decir, cuando se convirtieron en una amenaza al poder de la burocracia, es que Stalin se vio obligado, por medios administrativos y el uso de la fuerza, a la “liquidación del kulak como clase”. No es necesario ahondar en las profundas consecuencias sociales y económicas que tuvo la colectivización e industrialización burocráticas, cuyos costos fueron pagados por la clase obrera y el pueblo rusos. Presentar esta cuestión de manera simple y descontextualizada, diciendo: “lo que hizo Stalin fue detener la NEP para colectivizar y planificar toda la economía” está al servicio de engrandecer o embellecer la figura de Stalin, cuando todo lo que hizo lo hizo movido por los intereses mezquinos de la burocracia que encabezaba.

Nadie que se considere realmente marxista puede afirmar que Marx, Lenin o Trotsky fueron seres geniales e infalibles. Cultos así sólo caben al estalinismo. Cuando reivindicamos sus aportes teóricos y prácticos, lo hacemos pensando en personas que mejor pasaron la prueba de los acontecimientos de su tiempo y colocaron sus vidas al servicio de la liberación total de los oprimidos.

Es en este mismo sentido que reivindicamos, con orgullo, las banderas de lucha que el trotskismo –no exento de errores y sectores que se degeneraron- ha sabido defender y levantar soportando enormes presiones y persecuciones. Fue mediante un puñado de dirigentes, tras la aniquilación física de toda una generación de revolucionarios a manos de Stalin, que se mantuvo el hilo conductor del programa marxista, el programa de la dictadura revolucionaria del proletariado y la revolución mundial hasta nuestros días.

La IV Internacional fue la única corriente política que combatió los crímenes del estalinismo en todos los terrenos y Trotsky, su inspirador y fundador, fue el único que en la década del 30, en el momento de mayor auge político y presenciando un crecimiento impresionante de la URSS, pronosticó que si la clase obrera no efectuaba una revolución política que arrancase el poder a la burocracia, la misma burocracia terminaría restaurando el capitalismo. Tal pronostico, lamentablemente, se cumplió por la negativa 50 años después. La burocracia, agente del imperialismo, restauró el capitalismo en los ex Estados obreros. El programa trotskista fue el único que pasó la dura prueba de los hechos.

La búsqueda del “Nuevo Verbo”

Tenemos una gran coincidencia con Navarrete. El marxismo no es –ni debe ser entendido-como un dogma. El marxismo es una ciencia, una guía para la acción que parte de la explicación materialista del desarrollo histórico. Es la ciencia de la liberación total del proletariado y las demás clases explotadas.

El marxismo, por estas razones, no es estático. Todo lo contrario, se actualiza y se nutre de los hechos que ofrecen la realidad y las experiencias concretas. “El marxismo es la teoría del movimiento, no del estancamiento”, enseñaba Trotsky. Desde los tiempos de Marx y Engels, los grandes acontecimientos han ido enriqueciendo esta teoría y forma de entender el mundo. El bolchevismo, en este sentido, realizó invalorables aportes al arsenal marxista, sobre todo una vez abierta la época imperialista.

Las propuestas de nuestro autor, basadas en “superar a Lenin y superarlos a todos” para crear un “comunismo del siglo XXI”, a nuestro criterio, coincide con aquella situación, descrita por Trotsky, marcada por épocas de derrotas políticas o momentos de confusión en donde se efectúa una “reconsideración de los valores”. Esto, según Trotsky, se da en dos sentidos: “Por un lado, la verdadera vanguardia (…) defiende la herencia del pensamiento revolucionario con uñas y dientes y, sobre esta base, trata de educar a los nuevos cuadros para las próximas luchas de masas. En cambio, los rutinarios, los centristas y los diletantes hacen todo lo posible por destruir la autoridad de la tradición revolucionaria y por volver en busca de un “Nuevo Verbo”. Pensamos que nuestro autor se adscribe entre los segundos.

Frases grandilocuentes como “superación dialéctica, crítica y creativa del legado teórico de los clásicos del marxismo”, “reconstruir unos hábitos de actuación política”, “renunciar a la terminología decimonónica”, “renovar el marxismo”, “poner nuestras organizaciones, su capacidad logística y su experiencia organizativa al servicio de las luchas, en lugar de intentar liderarlas”, “unidad de la izquierda” etc. pueden parecer muy audaces, frutos de un pensamiento independiente y antidogmático.

Sin embargo, en muchos casos, tales propuestas no hacen sino esconder el verdadero objetivo de negar las lecciones fundamentales que la lucha de clases, entendidas mediante el marxismo, ha brindado hasta ahora. No es poco común que, detrás de expresiones como “cada país tiene su propia vía al socialismo” o “el socialismo latinoamericano no debe ser calco ni copia, sino creación heroica” exista la intención de negar, fundamentalmente, la experiencia de la revolución de Octubre.

Parafraseando a Trotsky: “nuestro reformador y buscador del Verbo se encuentra con un hato de ropa vieja”. Posiciones eclécticas, como las defendidas por Navarrete, aunque parezcan “creativas”, en realidad sirven a una vieja y fracasada política: al reformismo.

Es correcto luchar contra “el eurocentrismo, el dogmatismo, la deshistorización, la pedagogía de la repetición, el sectarismo, la cita mecánica, la extrapolación de experiencias...” pero partiendo de las experiencias y lecciones de la historia, de la lucha de clases, de las derrotas y victorias, de las revoluciones y de las traiciones.

Por lo general, detrás de “renovar el marxismo”, sobre todo después de la confusión y el vendaval oportunista que causó estragos en la izquierda mundial post-caída de la URSS, se esconde el desechar los postulados fundamentales del marxismo-leninismo. El retroceso ideológico “a etapas ya ampliamente superadas”, como decía Trotsky, hace frecuente que hoy las posiciones clasistas y revolucionarias sean tildadas de “dogmáticas”, “sectarias” o “anquilosadas”.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 02 May 2010, 00:06

Es totalmente cierto que el artículo de León, del que ignoro completamente a qué organización pertenece, no se menciona pero supongo que morenista (por la cita de Moreno), tiene connotaciones sectarias que no comparto en absoluto, y para decirlo todo, hasta lo "censuré" yo mismo un poco al recortar una pequeña parte al final, en la que hace referencia a la revolución venezolana, por ser puro sectarismo y resultarme inasumible. Aunque buena parte de la argumentación es correcta y asumible desde mi punto de vista. Mucho mejor es el libro de Ted Grant y Alan Woods del '69 (Lenin y Trotsky, qué defendieron realmente). No quita que el punto de vista de Navarrete es una chapuza, para ser amable y que su contrincante acierta en muchos aspectos de su respuesta. Por mi parte, no soy sectario, nunca lo he sido, pero tampoco oportunista: pongo las ideas y las diferencias sobre la mesa e invito a los demás a que hagan lo mismo. Si a partir de allí se pueden llegar a acuerdos, adelante, pero no me parece correcto, desde mi punto de vista, aguar el discurso, disimular las ideas y los principios para hacerlos más digeribles a los que tienen otros puntos de vista.

Saludos comunistas
PV
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 02 May 2010, 00:58

Añado un par de cosas: hablas de "los crímenes de Trotsky", pero entonces también son de Lenin y del congreso del partido!
Felicitaciones, apoyas el punto de vista burgués que pretende igualar bolchevismo y stalinismo y convertir el comunismo en algo criminal, aunque, en la ultraizquierda, estás en "buena" compañía, esto lo defendía también el "marxólogo" Rubel (para quien Marx era en realidad el verdadero teórico del anarquismo), y que consideraba que Trotsky se echó a perder cuando se unió al partido bolchevique en 1917. En cuanto a la relación entre Lenin y Trotsky, las citas que da León (me refiero al autor del artículo, no a LT) de Lenin son correctas y lo sabes perfectamente, como conoces perfectamente el método ideado por Zinoviev de ir a rebuscar en viejas polémicas anteriores a Octubre.
El problema de ese razonamiento, es que por la misma regla de tres se pueden justificar los muertos de Stalin. Si la defensa del Estado Obrero frente a la agresión imperialista en 1918 justifica esas medidas, también las justifica la defensa ante la agresión fascista de 1941.


Claro, la colectivización forzoza, la purga del partido después del Congreso del '34, los procesos de Moscú, etc., todo esto se justifica por la agresión nazi del '41! En la que Stalin ni creía hasta que ocurrió! ¿A quién le ves tú orejas de burro, camarada?

Por supuesto que no eres sectario: si alguien está dispuesto a renunciar a sus ideas y principios, lo acoges con los brazos abiertos!
Así es díficil discutir de nada.

Saludos comunistas.
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 02 May 2010, 04:49

Uf, para seguir leyendo lo que escribes sobre Trotsky, mejor me pillo la última biografía de Robert Service!

Stalin no creía en un ataque alemán porque pensaba haber neutralizado ese peligro con el pacto germano-soviético...
Para alguien que luego criticará el uso de citas descontextualizadas...ni Hitler estaba aún en el poder.

Y lo de las analogías con la religión, los santos y demás, espero que no juegues al futbol, que el balón debe tirarse más tiempo fuera del terreno que dentro.

En realidad, hablas de "prejuicios" pero eres tú mismo el que despotrica contra un teórico marxista del que apuesto que no habrás leído casi nada y desconoces las posiciones, excepto por las que expuso el "comunismo oficial", que es justo lo primero que yo leí, al igual que muchos comunistas, sobre Trotsky.

Sobre la barbarie hitleriana y como impedir su ascenso, hay por cierto un excelente recopilatorio de Trotsky titulado "La lucha contra el fascismo"...si logras vencer tus prejuicios.

Saludos comunistas
PV
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

Patrick Florent
Presidente del Soviet Supremo
Mensajes: 3522
Registrado: 08 Feb 2007, 20:29

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por Patrick Florent » 02 May 2010, 17:22

Voy a tener que dejar de escibir en este hilo y el resto del foro durante un rato, porque estoy con un trabajo de traducción, y cada vez que me detengo para entrar aqui, me retrazo y me va a vencer el plazo de entrega. solo unos cuantos apuntes:

Evidentemente que recomiendo la lectura directa de Trotsky para hacerse una idea exacta de sus posiciones, a partir de allí, que cualquiera juzgue y saque sus conclusiones, pero no sobre la base de exposiciones defectuosas.
Confiarse al sano sentido común y, para avanzar por lo demás con los tiempos y la filosofía, leer las recenciones de las obras filosóficas y tal vez, incluso, los prólogos y los primeros párrafos de ellas, que contienen los principios generales, que son los que interesan, y en aquellas, además de una reseña histórica, un juicio, que por serlo, trasciende incluso sobre los enjuiciados. Este camino usual se recorre con la bata de andar por casa; pero revestido con la túnica del gran sacerdote, avanza el sentimiento de lo eterno, lo sagrado y lo infinito...(Hegel, fenomenología, citado por Marx y Engels en La ideología alemana)
El método es muy viejo, según parece...
Hombre, creo que hoy en día llegamos 80 años tarde para parar el ascenso de Hitler. Una pena.
Un punto de vista raro para un comunista licenciado en historia, porque esto no exime de estudiar el pasado y sacar conclusiones, por esto de que él que no aprende de la historia es condenado a repetirla. Por lo demás, si estudiamos la lucha de clases en la república romana y los motivos de su caída, me dirás que para qué, si llegamos 2.000 años tarde. Curioso, dada tu disciplina académica.
Por ejemplo ese artículo exagera la figura de Trotski. Lo de decir que la Revolución Rusa la lideraron "Lenin y Trotski" es una exageración ya congénita en los trotskistas, no sois capaces de reconocer que Trotski no era el brazo derecho de Lenin, ni de lejos, y que al nivel de Trotski, hubieron muchísimos mas.
No caben dudas de que los dirigentes de la Revolución Rusa, Lenin y Trotsky, han dado más de un paso decisivo en su espinoso camino sembrado de toda clase de trampas con grandes vacilaciones interiores y haciéndose una gran violencia. Están actuando en condiciones de amarga compulsión y necesidad, en un torbellino rugiente de acontecimientos. Por lo tanto, nada debe estar más lejos de su pensamiento que la idea de que todo lo que hicieron y dejaron de hacer debe ser considerado por la Internacional como un ejemplo brillante de política socialista que sólo puede despertar admiración acrítica y un fervoroso afán de imitación. (Rosa Luxemburgo, "La Revolución Rusa", 1918)
Esto en la edición española del texto. En la edición francesa este párrafo queda así:
Il ne fait d'ailleurs aucun doute que c'est avec les plus grandes hésitations que Lénine et Trotsky, les cerveaux éminents qui dirigent la révolution russe, ont fait plus d'un pas décisif sur leur chemin épineux, semé de pièges de toutes sortes, et que rien ne saurait être plus éloigné de leur esprit que de voir l'Internationale accepter comme un modèle suprême de politique socialiste, ne laissant place qu'à l'admiration béate et à l'imitation servile, tout ce qu'ils ont dû faire ou ne pas faire sous la contrainte et dans le tumulte des événements. (Rosa Luxemburg, "La révolution russe", el subrayado es mío - PV)
Descubro ahora que la gran teórica marxista polaco-alemana era una "trotskysta" avant la lettre!
¿Respecto a un análisis y crítica de lo que ha sucedido en la URSS? Cualquier historiador de los últimos 70 años. Desde E.H. Carr, a Eric Hobsbawm. La tal Sheila Fitzpatrick que comentó Calavera parece tener buena pinta. Incluso el mas ferviente historiador estalinista como Ludo Marteens tiene una visión mas objetiva y completa que Trotski. Lo cual no es culpa de Trotski, es que han tenido décadas de reflexión, acceso a información mucho mas completa, y no son juez y parte.
Bien, me parece correcto que recomiendes a mi compatriota Martens, presidente del PTB (cuya web, dicho sea de paso, es una fuente de información muy interesante acerca de la situación política y las luchas sociales en mi país de orígen) como hisoriador estalinista, también, por la otra parte, puedo recomendar a Pierre Broué, el incansable historiador del trotskysmo.

Por otra parte, hablando de la revolución rusa, qué te parece el libro con título homónimo de Franco Soglian (1968), que utiliza el libro de Trotsky "Historia de la Revolución Rusa" como parte de su bibliografía? Aqui pide la opinión digamos "técnica" del experto.

Referencias positivas a la "Historia..." de Trotsky, en cuanto a que merece ser leída, tomando en cuenta que el autor fue también actor del proceso, nos vienen de alguién tan poco sospechoso de trotskysmo como el Che Guevara.
Y por favor, no me resuelvas el tema diciendo que practico el "argumento de autoridad", que por otra parte, tampoco es ningún "pecado".

Con esto me despido por el momento.

Saludos comunistas
PV
Patrick V. Florent
“Quien se arrodilla ante el hecho consumado es incapaz de enfrentar el porvenir.”

valerij
Venerable anciana recordando viejos tiempos
Mensajes: 1518
Registrado: 01 Abr 2006, 15:17
Contactar:

Re: ¿Que me leo?

Mensaje por valerij » 02 May 2010, 18:27

Está muy bien este debate, pero digo yo que, a estas alturas, igual a Jaime se le han quitado ya las ganas de leer algo...
No hay peor mal en la sociedad que aquel que hace de una varias; no hay mayor bien que lo que las reúne y unifica. Y nada hay que produzca mayores males en la sociedad que cuando un individuo dice de algo concreto: esto es mío y eso no lo es (Averroes)

Responder